Dólar Obs: $ 678,49 | -1,24% IPSA 0,78%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
Futbolistas que llegaron desde distintos rincones del planeta:

El dispar presente de los extranjeros más "exóticos" que jugaron en Chile

domingo, 24 de julio de 2016

Javier Ramírez-Musella
Deportes
El Mercurio

Historias de fútbol e inmigración. Desde el guatemalteco Pezzarossi, que fue ministro y hoy enfrenta un juicio por corrupción, hasta el ruso Molokoedov, descubierto por Borghi en la Penitenciaría, y que tras jugar en el Morning nunca más actuó en el profesionalismo.



E l campeonato chileno es uno de los torneos con más cupos de extranjeros de Sudamérica. Argentinos, uruguayos, paraguayos o brasileños llegan permanentemente. Sin embargo, cada tanto aparecen jugadores de rincones más alejados del planeta. El caso más reciente es el del palestino Shadi Shaban, quien este lunes aterrizó en La Cisterna para sumarse a Palestino. Proviene del club Ahli-Al Khaleel, de Gaza.

Pero Shaban no es el primer jugador de origen árabe en el fútbol nacional. En los años 80, el enganche iraní-estadounidense Omid Namazi jugó siete partidos de la Copa Digeder por Iquique. Luego volvió a Estados Unidos, donde desarrolló una larga carrera y hoy es el DT Sub 18 de la escuadra estadounidense.

Namazi recuerda con nostalgia su paso por Chile: "A pesar de que solo estuve nueve meses, fue una de mis mejores experiencias", afirma.

Desde el Lejano Oriente vinieron los japoneses Norio Takahashi (portero de San Felipe en 2004) e Hiroki Uchida (volante de Huachipato). El primero no alcanzó a debutar con los aconcagüinos y regresó para jugar en Japón y Singapur. Hoy es el entrenador de porteros de la academia formativa del Vegalta Sendai.

Luego de un fugaz paso por el cuadro acerero en 2014, Uchida jugó en Paraguay, donde le pagaron tarde, mal y nunca, por lo que debió sostenerse por sus propios medios. Finalmente volvió a su natal Chiba -de donde también es Takahashi-, aunque antes probó suerte en Serbia.

Suerte dispar

Tres guatemaltecos han jugado en Chile. Uno de ellos fue Dwight Pezzarossi , capitán de su selección. Jugó en Palestino, Wanderers y La Serena. Tras su retiro, en 2013, inició una carrera política en su país y terminó siendo ministro de Cultura y Deporte entre 2014 y 2015.

Sin embargo, luego de una investigación a varios funcionarios públicos, el recordado "Portaaviones" fue sometido a juicio junto con otros 53 empleados gubernamentales, por "desfalco a la nación". Aún está en proceso.

El ruso Maxim Molokoedov es recordado por haber sido "descubierto" en una cárcel chilena por Claudio Borghi. En 2011, el "Bichi" visitó la Penitenciaria de Santiago como DT de la Roja para presenciar un partido del torneo interno de futbolito y quedó impresionado al ver jugar al eslavo, quien cumplía una pena de cuatro años por tráfico de drogas. Lo felicitó. Un año después, Molokoedov recuperó la libertad y fue contratado por Santiago Morning. Jugó algunos partidos de Copa Chile, pero pidió permiso para ir de visita a su natal San Petersburgo -tras cuatro años en prisión-, y no regresó jamás. "Fue un error del que no quiero volver a hablar", dijo en una entrevista concedida en enero del 2015 a "Sports Daily" de San Petersburgo. "Quise volver a jugar de manera profesional, pero me fue imposible. Así que me sumé a un equipo del sector en el que vivo", agregó. En efecto, estuvo en los registros del club "Estrella" hasta 2015.

Milenko Popovic es un ex jugador serbio que pasó por Iquique en 2000. En la edición de "El Mercurio" del viernes 15 de diciembre se reseña: "El hombre vive un drama, ya que hace cinco meses que no recibe nada de dinero. De hecho, el pobre Popovic come en la casa de un compañero solidario, el defensor Juan Beltrand. Todo, por la pésima situación económica del cuadro nortino, que tiene totalmente botado al futbolista".

Tras la mala experiencia en el norte, Popovic se fue a Estados Unidos, donde hoy es técnico de una academia de fútbol infantil en Nueva Jersey.

Desde África

En 1981, el técnico Mario Tuane trajo al país a dos sudafricanos: David Waterson y Rodney Anley . El primero fue el arquero de Magallanes en esa temporada, cuando lograron el segundo lugar en la liguilla para Copa Libertadores. Anley, en tanto, marcó un gol por Palestino en la liguilla de promoción contra Antofagasta, que les permitió a los árabes mantenerse en Primera. "Fue el único gol que hizo en el año, ni en el entrenamiento había anotado", recuerda entre risas su entonces compañero Rodolfo Dubó. Los sudafricanos volvieron a su país al año siguiente.

El congoleño Occupé Bayenga fue de los últimos en estar en primera división, con la Universidad de Concepción, entre 2012 y 2013. Hoy juega en el club Dragón de Kinshasa, la capital de su país.

Antes estuvo Luc Bessala . El camerunés pasó por Fernández Vial, Osorno y Temuco, donde se recuerda el enfrentamiento que tuvo con el fallecido Eduardo Bonvallet. "No tardé un mes en darme cuenta de que salvo por la motivación, tácticamente aquello no iba a funcionar", recordó en su momento. Tras haber vivido en Venezuela, actualmente dirige una academia infantil en Yaoundé.

El nigeriano Ekele Udojoh estuvo 17 partidos en La Serena. "Era bastante especial", recuerda el técnico Víctor Castañeda. "Rápido, encarador y además hablaba español. Pero en la vida cotidiana hubo anécdotas como que se gastaba el sueldo en una semana comprando cosas en el mall y luego se complicaba en los entrenamientos. Fue una experiencia exótica". Ekele, hoy en día está en la segunda división de Malta.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia