Dólar Obs: $ 788,98 | 0,22% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.076,36
IPC: 0,10%
Reportaje:

El origen de los nombres de los clubes chilenos

domingo, 29 de mayo de 2016

Claudio Herrera
Deportes
El Mercurio

Imitaciones de equipos británicos, sacerdotes futboleros, ciudades, colegios maristas y reivindicaciones territoriales generaron un variopinto cultivo para denominar a las instituciones que hoy compiten en el fútbol profesional. Versiones oficiales y documentadas, otras que se popularizaron de boca en boca e historiadores inquietos explican las denominaciones.



¿P or qué Colo Colo se llama así? El nombre fue idea de Luis Contreras, uno de los rebeldes que dejó Magallanes junto a David Arellano. "Cúpome el alto honor de proponer el nombre que hoy lleva nuestro club, y lo busqué como un símbolo que encarnara el amor por las cosas de nuestra tierra", explicaba el ex delantero en la revista Los Sports, en julio de 1926. El nombre de Colo Colo se impuso a otras propuestas como Independiente, Lautaro, Caupolicán, Arturo Prat, O'Higgins y Valentín Letelier, entre otros. ¿Qué significa Colo Colo? Según el libro "Por Empuje y Coraje" (Sebastián Salinas) significa "gato montés", pero también sirvió para identificar a un mapuche, según reseña Alonso de Ercilla en La Araucana. "Colocolo murió luchando contra los españoles en la batalla de Quipeo en 1560, pese a que algunos historiadores lo declaran muerto en Lumaco, un año después, o incluso en 1570" , detalla.

Varias denominaciones de clubes en el mapa actual obedecen a casas de estudios ( U. de Chile , U. Católica y U. de Concepción ), ciudades, provincias ( Colchagua , Ñublense ) o bien mezclan geografía y actividades económicas ( Cobreloa y Cobresal ), mientras que otros se dejaron seducir por el embrujo británico a comienzos del siglo pasado: Everton (1909) hace honor a su símil inglés, a partir de una gira que por esos días hacía la escuadra de Liverpool por Buenos Aires; mientras que Rangers de Talca (1902) surge como un homenaje al Rangers Glasgow escocés, tras una propuesta de Luis Greenstreet. "No fue unánime, porque los criollos, sobre todo los que venían del Club 18 de Septiembre, no querían un nombre británico, aunque se terminó por imponer Rangers", precisa José Luis Fernández, promotor del libro "Un Siglo Rojinegro" .

Los sacerdotes también tuvieron un rol valioso. El religioso Rafael Edwards Salas creó el Small Chile, que fue la semilla del Morning Star (1909), cuya amalgama con el Santiago Football Club (1903) hizo nacer el actual Santiago Morning , otro de los equipos señeros del fútbol nacional.

El cura Gilberto Lizana espoleó la rama de fútbol de Iberia (1934), club que pasó por Conchalí y Puente Alto antes de radicarse en Los Ángeles. "Se le dio esa denominación para marcar la presencia catalana y para diferenciarse de Unión Española", explica el historiador Sebastián Salinas. Algunas versiones vinculan el nombre al Iberia Sport Club, que era un cuadro aragonés posteriormente devenido en el Real Zaragoza.

San Luis también tiene su historia. "El club se funda con el nombre de Ex Alumnos del Instituto Quillota FC en 1919, que fue el precedente de lo que actualmente es el Colegio Marista Rafael Ariztía de esa ciudad. El que convoca a los chicos es el director de ese colegio, el hermano francés Louis Tiron. Cuando a él lo trasladan a Perú en 1921, los socios deciden por unanimidad bautizarlo como San Luis de Quillota", relata el ingeniero Francisco Manzo, quien asegura que "otros cuatro clubes en el mundo tienen origen marista: Sport Boys peruano, Celtic Glasgow escocés, América de México y O'Higgins".

En Rancagua no todos están de acuerdo. El actual club celeste tiene su origen en tres entidades: en el colegio Instituto O'Higgins de los Hermanos Maristas, en la compañía minera Braden Copper y en el club América. Los dos primeros se unieron en 1954 y al año siguiente se anexan los americanistas: "Manuel Riquelme, presidente del América, estaba reticente pero cede ante la presiones políticas y de la Asociación Central de Fútbol (ACF), que exigió una fusión de los tres clubes rancagüinos para competir en Primera. Entonces decidieron bautizarlo con un nombre que tuviera relación con la provincia, que en ese tiempo se llamaba O'Higgins y no Cachapoal como ahora, para representar al Padre de la Patria. Además, se elabora un estatuto en el que se consigna que ninguna de las tres instituciones originales podía llevar sus nombres por los próximos 50 años", dice José Lizana, quien encabezó el resurgimiento social del América.

San Marcos de Arica sucedió en 2006 al tradicional Deportes Arica. El acta de fundación de la ciudad nortina data del 25 de abril de 1541, cuando el santoral católico celebra a San Marcos Evangelista. En 1570, la corona española le dio el título de Muy Ilustre y Real Ciudad de San Marcos de Arica.

¿Y Huachipato ? "La siderúrgica ha llevado siempre este nombre, todo el que trabaja ahí es huachipatino . La palabra tiene significado mapuche: 'huachi' es trampa. Es decir, significa trampa para cazar patos", relata Carlos Moya, el socio número 21 de la institución acerera.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia