Dólar Obs: $ 788,98 | 0,22% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.076,36
IPC: 0,10%


Alcalde de Londres

domingo, 08 de mayo de 2016


Opinión
El Mercurio




Señor Director:

El viernes se informaba en la prensa de la elección de Sadiq Khan como nuevo alcalde de Londres, y se enfatizaba su religión musulmana como rasgo distintivo. En el contexto de una guerra civil como la de Siria, donde organizaciones como el Estado Islámico han tratado de proyectarla como una guerra civilizatoria de "ellos" contra "nosotros", de "Occidente" contra el "Islam", y cuando los efectos de la guerra han llevado a que miles de refugiados sean considerados entidades extrañas, sospechosas, personas susceptibles de provocar daño (a pesar de estar escapando de la misma violencia del EI), cabría notar lo inútil que es, a mi juicio, encapsular a las personas en torno a una categoría tan general como son sus creencias religiosas.

Khan no fue elegido por ser musulmán, sino porque los londinenses creen que sus políticas mejorarán su calidad de vida. La religión acá es irrelevante, y establecerla como un elemento distintivo contribuye a incrementar la idea -ya conocida- de una separación virtual entre algunos ciudadanos europeos y aquellos que, de forma circunstancial, son musulmanes.

Khan es británico y miembro del Partido Laborista. Fue ministro de Transporte durante el gobierno de Gordon Brown y es fan del club del Liverpool. Su creencia religiosa es un detalle adicional de su vida privada.

Guido Larson Bosco

Docente Instituto de Humanidades Universidad del Desarrollo

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia