Dólar Obs: $ 761,34 | 0,57% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.664,66
IPC: -0,10%


Políticas públicas para la transferencia tecnológica

domingo, 08 de mayo de 2016

Macarena Rosenkranz, presidenta de la Red de Gestores Tecnológicos de Chile.
Ediciones Especiales
El Mercurio




El escenario de la transferencia tecnológica en Chile ha tenido un impulso importante en el último tiempo gracias al diseño e implementación de políticas públicas que se han ido ejecutando, al arduo trabajo que realizan las oficinas de transferencia y licenciamiento (OTLs) del país y el apoyo logístico y estratégico que brinda la Red de Gestores Tecnológicos de Chile, Red GT.

Hace cinco años atrás, las universidades y centros de investigación, que son las entidades donde se genera mayormente conocimiento y se desarrollan tecnologías en Chile, no contaban con financiamiento específico para facilitar procesos de transferencia de tecnologías, había muy pocas oficinas y, el capital humano especializado en protección de activos intelectuales y transferencia era escaso. Por ello, era bastante difícil que las tecnologías fueran comercializadas y/o transferidas, solo unos pocos investigadores lograban transferir conocimiento requerido por el sector privado para resolver sus necesidades. Ante esta situación y con la premisa de que es necesario, para el tan deseado desarrollo económico del país, invertir en el desarrollo de ciencia y tecnología, se lanzó el Programa de Fortalecimiento de Oficinas de Transferencia y Licenciamiento de Corfo, lo que se relaciona con objetivos de la Red GT, como la creación del capital humano avanzado y de un conjunto de mecanismos y acciones de colaboración en el ámbito de la gestión de propiedad intelectual. Ello ha permitido estrechar lazos entre las universidades del país para conseguir la unificación del sistema de transferencia en Chile.

Actualmente, Corfo ha propuesto la creación y financiamiento de hubs de transferencia tecnológica, cuya misión principal es transferir innovaciones de alto potencial que estratégicamente solucionan, con tecnologías chilenas, problemáticas de la industria a nivel nacional e internacional.

Es para el cumplimiento de todas las metas señaladas que, sigue siendo un elemento esencial el diseño de políticas de financiamiento, que permitan a países como Chile, con una tradición basada en la explotación de recursos naturales, invertir en el desarrollo de ciencia y tecnología tendientes a incrementar su productividad y competitividad modificando la matriz productiva, permitiendo agregar valor desde la investigación.

Si bien es cierto que aunando esfuerzos en Chile, se ha avanzado en la construcción de estructuras orgánicas al interior de las universidades y centros de investigación que facilitan la transferencia, aún es necesario fortalecer procesos y unificar criterios para lograr transferir tecnologías al mercado. Sigue pendiente la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología comprometido por el actual gobierno, que se espera fructifique rápidamente para que, de esta forma, los aspectos vinculados la I+D+i sean una estrategia de Estado más que una política transitoria del gobierno de turno, aspecto que permitirá dar sustento y crecimiento al desarrollo tecnológico en Chile.

"Es cierto que aunando esfuerzos, se ha avanzado en la construcción de estructuras orgánicas al interior de las universidades y centros de investigación que facilitan la transferencia, pero
aún es necesario fortalecer procesos y unificar criterios para lograr transferir tecnologías al mercado".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia