Dólar Obs: $ 788,98 | 0,22% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.076,36
IPC: 0,10%
20% de los candidatos no pasa el primer filtro de selección por estar demasiado preparados

Ejecutivos sobrecalificados: omitir cargos y destacar contactos ayudan a su recolocación

lunes, 25 de abril de 2016

María de los Ángeles Pattillo
Capital Humano
El Mercurio

Aunque están dispuestos a bajar hasta 30% su remuneración y llegar a posiciones de menor responsabilidad, muchas empresas no los consideran por temor a que roten luego. Expertos recomiendan acotar la búsqueda a firmas donde haya un calce cultural.



Si bien en el último año se crearon 143.519 puestos de trabajo -al comparar el catastro de ocupados del INE entre diciembre de 2015 y febrero de 2016 con el mismo período del año anterior-, entre los ejecutivos de primera línea el escenario es negativo. Al desagregar al personal directivo de la administración pública y gerentes de empresas privadas, se observa que en doce meses se eliminaron 23.654 posiciones.

"En estos grupos de trabajos hay una destrucción efectiva de cargos. Son un segmento al que la situación económica le afecta en forma más negativa que al promedio de la población", destaca el investigador de Clapes UC Juan Bravo.

Para Carla Fuenzalida, directora ejecutiva de Lukkap Chile, este escenario se explica básicamente porque muchas firmas han optado por reestructurarse para optimizar su rendimiento. "Estamos viendo que, al revisar los organigramas, las compañías muchas veces unen dos áreas, lo que disminuye el número de gerentes en la plantilla", señala.

En el papel, estos profesionales desvinculados no debieran demorar en volver a colocarse, dado su alto desarrollo de carrera. Sin embargo, Rose Marie Blanc, socia de C Talent, advierte que muchas empresas no los están considerando: "Si perciben a una persona como sobrecalificada, tienden a no contratarla por una idea preconcebida de que va a durar poco tiempo en el puesto". Según un estudio de Adecco Professional, que consideró la experiencia de 100 candidatos de este perfil, al menos el 20% de ellos queda descartado de los procesos de selección por el filtro inicial, es decir, en la revisión del currículum vitae (CV).

Capacidad para adaptarse está entre lo más valorado

Ante la reticencia de las empresas, los ejecutivos de primera línea desocupados están tomando distintas estrategias. Blanc recomienda como primera medida bajar un poco el perfil de los cargos en los CV. "Si alguien indica que fue vicepresidente latinoamericano de una compañía, no me atrevo ni a llamarlo pues pienso que se va a ofender si le ofrezco un cargo nacional. En ese caso puede omitir esa información y luego en la entrevista personal contar con más detalle cuál fue su experiencia", dice.

Felipe Lagos, director ejecutivo de Adecco, señala que los gerentes desempleados están adaptando su hoja de presentación de acuerdo al cargo y trabajo al que están postulando. "Resaltan su experiencia y habilidades según lo que la empresa está buscando", cuenta.

El coaching y socio de GR Soluciones, Gustavo Rodríguez, comenta que además de destacar el conocimiento y experiencia que pueda ser atractivo para empresas de menor tamaño, es importante visibilizar el nivel de contactos. "Para una compañía media puede ser un elemento muy atractivo que una persona no solo ofrezca capacidad de gestión, sino que también redes", indica.

A juicio de Fuenzalida, los altos ejecutivos que quieran seducir a las empresas deben demostrar su capacidad de adaptación. "La persona tiene que ser capaz de levantarse las mangas y trabajar. Por ejemplo, si necesita que el área de márketing desarrolle algún requerimiento y se encuentra con que no existe tal área y le piden verlo él mismo, que no se frustre y logre sacar adelante el proyecto".

Por otra parte, Rodríguez recomienda tener cuidado con proyectar ser avasallador: "El candidato debe transmitir que la idea es adaptarse a la organización y también introducir gradualidad en los procesos de cambio que emprenda".

Otro criterio bien evaluado entre los empleadores y que los gerentes debieran destacar, es su disponibilidad para salir de Santiago, señala Blanc: "La gente mayor, que tiene hijos ya en la universidad o casados, puede moverse con más facilidad, y en provincia hay muchas oportunidades de desarrollo profesional".

Mayoría baja expectativas de sueldo entre 5% y 10%

Los ejecutivos demoran en reconsiderar sus pretensiones de sueldo y de posición entre uno a seis meses, según distintos actores de la industria. En el sondeo de Adecco se resalta que la mayoría baja sus expectativas salariales entre 5% y 10%, pero tanto Blanc como Fuenzalida reconocen que hay procesos donde el ajuste puede alcanzar hasta el 30%. "En muchos casos se involucra al candidato con mayores compensaciones variables. Pagan un poco menos en el fijo, pero si a la empresa le va bien, se consideran buenos bonos", señala Blanc.

A juicio de la socia de C Talent, ante un castigo superior a la renta, tanto empleador como trabajador entienden que se trata de un puesto transitorio: "Si una empresa contrata a alguien por la mitad de lo que ganaba, esa compañía entiende, hay un acuerdo implícito, que es una especie de asesoría y que la persona estará poco tiempo".

Fuenzalida señala que los candidatos debieran hacer el cálculo de cuánto es lo mínimo por lo que están dispuestos a emplearse. "Hay un nivel de ingreso que se puede hacer esta persona por sí sola, por ejemplo, asesorando a un par de empresas al mes".

Aquí el emprendimiento aparece como una alternativa interesante para este segmento, destaca Fernando Lefort, decano de la Facultad de Economía y Empresa de la UDP y director del Centro de Excelencia en Gobiernos Corporativos de la misma casa de estudios. "Es muy positivo pues los ejecutivos con experiencia en la dirección de empresas hoy apoyan a firmas más jóvenes, medianas o familiares, y ese capital humano no se pierde sino que, al revés, se entrega esa expertise a varias compañías simultáneamente".

Otro camino que están tomando los profesionales de amplia trayectoria es formar parte en directorios de empresas medianas. "Lo más gratificante es que hay una sensación de progreso. Acá se quitan la mochila de ser el responsable directo de la gestión y pasan a ser asesores a más alto nivel de la organización. Por lo tanto, igual están en la alta dirección de la empresa, pero con una menor responsabilidad", concluye Lefort.

23.654

directivos de la administración pública y gerentes de empresas privadas quedaron desocupados en un año, según el INE.

Seis

meses puede tardar un alto ejecutivo en adecuarse a las nuevas condiciones y bajar pretensiones de renta y de posición al buscar empleo.

Dos

de cada 10 CV quedan desechados por las compañías por estar sobrecalificados los candidatos, durante el filtro inicial, según Adecco.




 Imprimir Noticia  Enviar Noticia