Dólar Obs: $ 688,76 | 0,48% IPSA 0,13%
Fondos Mutuos
UF: 27.474,24
IPC: 0,30%
Estudio de investigadores europeos y australianos:

La contaminación al interior del hogar enferma más que la polución exterior

miércoles, 20 de abril de 2016

C. G.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Los tóxicos derivados de fuentes contaminantes como cigarrillos, sistemas de calefacción o la humedad, ponen en riesgo la salud.



Ya sea por el humo de cigarrillo, fuentes de calefacción, hongos y esporas producto de la humedad o compuestos químicos derivados de pinturas o productos de aseo, la contaminación que se produce al interior de un hogar puede ser variada y se asocia a múltiples problemas de salud, según un estudio realizado por investigadores europeos y australianos.

"Cuando hablamos de 'contaminación del aire' tendemos a pensar en el humo gris que sale de autos o fábricas. Sin embargo, hay varias fuentes de polución que tienen un efecto negativo en la calidad del aire al interior de casas y oficinas", dice el doctor Prashant Kumar, de la Universidad de Surrey (Reino Unido), y uno de los autores del trabajo.

Los tóxicos derivados de esta contaminación son más dañinos de lo que se cree: su presencia se asoció a 4,3 millones de muertes en el planeta, en comparación a 3,7 millones de decesos asociados a la contaminación ambiental, según datos de 2012.

Solo de manera inmediata, el "esmog" intradomiciliario causa más jaquecas, dificultad para respirar y cansancio. A largo plazo, contribuye al desarrollo de enfermedades respiratorias y cardíacas.

"A nivel de oficinas, esto se asocia al llamado 'síndrome del edificio enfermo', en donde los usuarios o residentes exhiben una serie de efectos nocivos para la salud, relacionados con el aire que se respira en su interior", explican los autores de la investigación.

A nivel del hogar, especial atención requieren aquellas zonas en donde se concentran potenciales fuentes contaminantes. Por ejemplo, en la cocina, el living o dormitorios, en especial por el uso de carbón o leña para cocinar o calefaccionar, así como combustibles como gas o parafina. También el baño es fuente de contaminantes, por el uso de productos químicos de aseo o mayor concentración de humedad, que favorece la aparición de hongos o esporas.

"Es esencial que seamos capaces de monitorear de manera efectiva la polución interior, para entender mejor cuándo los niveles son peores", dice el doctor Kumar. A veces, la solución es tan simple como abrir ventanas durante el día, para ventilar los espacios bajo techo.

Kumar y sus colegas de la U. de Surrey trabajan en el desarrollo de pequeños sensores, de bajo consumo de energía y accesibles a la población general, que faciliten a las familias y personal de oficina conocer cuál es el nivel de contaminación al que están expuestos durante cada jornada.

Muertes prematuras

La preocupación por la calidad del aire en casas y oficinas responde a la necesidad de reducir las fuentes de contaminación tanto exterior como interior. "Es uno de los problemas de salud pública más importantes del mundo. La contaminación causa siete millones de muertes prematuras al año", precisa María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

En febrero, el mismo doctor Kumar publicó otro estudio que plantea que es en las intersecciones viales con semáforos en donde se concentra la mayor cantidad de partículas contaminantes nocivas para salud. Esto debido a los cambios en las condiciones de conducción: la mayor concentración de partículas ocurre cuando los vehículos aceleran al ponerse luz verde.

A pesar de que los conductores y peatones pasan solo el 2% de su tiempo en las intersecciones, esta corta duración contribuye a aproximadamente el 25% de la exposición total a estas partículas nocivas para la salud.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia