Dólar Obs: $ 772,93 | -0,67% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.291,69
IPC: 0,10%
Viaje por su dramaturgia | Una creación un tanto opacada por la popularidad del Quijote:

La revalorización del teatro de Cervantes

domingo, 17 de abril de 2016

Maureen Lennon Zaninovic
Cervantes 400 años
El Mercurio

Este año, diversas compañías y artistas nacionales pondrán en escena sus creaciones teatrales más reconocidas, como "Numancia" y "El retablo de las maravillas". "Su obra dramática cuenta cada vez con más estudios, y la crítica ha destacado la pluralidad de temas, personajes y registros", sentencia el académico hispano Carlos Mata Induráin.



"Que Cervantes fue un hombre de teatro es algo que podemos afirmar sin temor a equivocarnos", sentencia a "Artes y Letras" el académico español Carlos Mata Induráin, reconocido cervantista, investigador y secretario del Grupo de Investigación Siglo de Oro de la Universidad de Navarra (GRISO).

Lo cierto es que pocos saben que, además del "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha" -su obra más célebre y por la que es conocido hasta nuestros días-, Miguel de Cervantes y Saavedra también se desempeñó como dramaturgo.

Mata Induráin, autor entre otros volúmenes de "Guía de lectura del Quijote" (2006), considera que el padre del caballero de la triste figura, desde muy joven, se sintió atraído por las tablas. Probablemente vio en Sevilla las representaciones de los "Pasos", de Lope de Rueda, y cuando regresa de su cautiverio en Argel el teatro es una de las posibilidades que se le ofrecen para ganarse la vida.

"Hay que tener en cuenta que, por esos años, hacia 1580-1585, es cuando se está produciendo la profesionalización del teatro en España: se van consolidando las compañías profesionales de actores, surgen los corrales de comedias como espacios fijos para las representaciones, y el público que paga su entrada para ver la fiesta teatral exige novedades continuamente. Es decir, se necesitaban escritores (ingenios, como decían en la época) que escribieran piezas para ser representadas en los teatros", advierte el académico hispano. El investigador complementa que en ese momento de profundos cambios en el mundillo teatral, Cervantes apuesta por mantener los preceptos teóricos neoaristotélicos, propios del Renacimiento. "Evidentemente, esa manera de hacer teatro constituía un callejón cerrado, mientras que la fórmula novedosa iba a ser la de la 'Comedia nueva', de Lope de Vega: un teatro escrito, pensando, fundamentalmente, en el gusto del público, y no tanto en las normas teóricas de la preceptiva. En ese sentido, el de Cervantes era un teatro que empezaba a parecer rancio, un teatro que se estaba quedando viejo, menos original y entretenido que el del Fénix".

-¿Cuáles son los elementos que caracterizan al teatro cervantino?

"Resulta muy interesante leer el prólogo que puso a la publicación de sus 'Ocho comedias y ocho entremeses nuevos nunca representados' (1615). Ahí, aunque se ve obligado a reconocer el éxito de su rival, Lope de Vega, 'monstruo de naturaleza' que se ha alzado con 'el cetro de la monarquía cómica', Cervantes reivindica la importancia de su teatro. Explica que, al dar a las prensas sus obras dramáticas, los cultos (no el vulgo ignorante al que se dirige Lope) podrán descubrir su calidad. El teatro de Cervantes se ha revalorizado bastante en las últimas décadas, cuenta cada vez con más estudios, y la crítica ha destacado la pluralidad de temas, personajes y registros en él presentes. Cervantes cultiva una gran diversidad de modelos genéricos: tragedia, drama de cautivos, comedia de capa y espada, comedia picaresca, comedia de santos, comedia caballeresca, etc., y sus entremeses -obras cortas de un acto, generalmente cómicas y protagonizadas por personajes populares- ('El rufián viudo', 'La guarda cuidadosa', 'La elección de los alcaldes de Daganzo' o 'El retablo de las maravillas'...) son auténticas joyas, verdaderas obras maestras del teatro breve. Desde el punto de vista de los contenidos, es muy notable el tratamiento del tema de la libertad -tan importante para él-, que se hace presente en varias de sus obras de teatro, ya sea en 'La Numancia' (tragedia de toda una ciudad celtíbera que prefiere perecer antes que perder su libertad bajo la opresión romana), ya en sus comedias de cautivos, impregnadas de rasgos autobiográficos".

Un Cervantes actual

"El retablo de las maravillas", una de las "joyas del teatro breve" según el académico Carlos Mata Induráin, fue escogida por la compañía chilena La Calderona para sumarse a las celebraciones. Protagonizada por siete egresados de la carrera de teatro de la Universidad Católica, el montaje ya tiene varias fechas confirmadas. El sábado 23 de abril, al mediodía, cerrará la lectura maratónica del Quijote en el Centro Cultural de España. Entre el 13 y 16 de julio se volverá a presentar en el Teatro UC, como parte del Festival Internacional de Teatro Familiar (Famfest) y en noviembre llegará a Matucana 100.

"Lo que me tiene fascinada de Cervantes es su vigencia. En este tipo de obras pequeñas se dio el lujo de no dejar títere con cabeza", comenta la directora Macarena Baeza quien realizó la adaptación de este entremés. Añade que, en este áfán por acercar el teatro clásico a la realidad latinoamericana, "nuestra versión del 'Retablo' la ambientamos en el Carnaval de Oruro (Bolivia) e incluye personajes típicos de esta fiesta: hay osos y cóndores. Es una obra ágil: tiene máscaras, música en vivo y danza", advierte Baeza. Mario Costa, quien tiene a cargo el vestuario, agrega que en la obra original todos aseguran ver el retablo para que no quedara al descubierto su origen: judíos-conversos. "Pero a nosotros nos resultaba poco cercana esa problemática. Se nos ocurrió que hoy los que no pueden ver el retablo serían los políticos acusados de corrupción. Al encontrar ese vínculo, todos los personajes cervantinos cobran una actualidad total", dice Costa.

Superproducción

"En 2016, el GAM rinde homenaje a Miguel de Cervantes como el autor más importante de habla hispana", comenta Felipe Mella, director ejecutivo de este espacio.

En concreto, el Centro Cultural Gabriela Mistral tiene para este año una nutrida programación en torno al padre del Quijote. La propuesta más ambiciosa es el estreno (del 5 al 28 de agosto) de la tragedia musical "Numancia", dirigida por los hermanos Gopal y Visnu Ibarra Roa ("Víctor sin Víctor Jara"). Serán más de 100 personas en escena, entre actores, músicos, bailarines y el Coro Ciudadano. La música fue compuesta por Diego Belmar y el elenco está conformado, entre otros, por reconocidos actores nacionales como Gabriel Cañas ("Happy end"), Daniela Lhorente ("Chicago) y Mario Horton.

"Nos ganamos un Fondart para este montaje y para apoyar al Coro Ciudadano que en nuestra versión es muy importante. Estamos convencidos, como decía el propio Cervantes, de que 'quien canta, sus males espanta'", señalan los hermanos Ibarra Roa. Precisan que su propuesta no será un musical al estilo de Broadway, "sino que más bien una búsqueda, una exploración hacia un lenguaje más latinoamericano. Entre otros referentes musicales, está el legado de Luis Advis", afirman. Los directores consideran que la historia de esta creación cervantina (los habitantes de Numancia oponen heroica resistencia al Imperio Romano) ofrece varias similitudes con nuestro continente. "Latinoamérica ha debido soportar varias dictaduras y 'La Numancia' de Cervantes es el último suspiro de un pueblo que resiste. Es una de sus piezas teatrales insignes y continúa montándose porque es política. Cervantes incomodó y sigue incomodando a la élite".

También en el GAM estará la soprano Magdalena Amenábar (3 y 4 de junio) con el programa "En la ruta de Cervantes". A ella se sumará Gastón Recart (viola da gamba), Sergio Contreras (flautas), Juan Orellana (percusiones) y el estudiante de teatro de la UC Roberto Herrera. "Es un concierto con teatralidad", advierte la destacada intérprete de música antigua, quien además preparó el texto que acompañará las presentaciones. "La idea es que este personaje vaya contando el mundo cervantino, algo de su obra y de su vida, mientras van sonando compendios de la música que hubo en la época y que tienen que ver con sus temáticas eje: la dama, el caballero andante y los amantes. Será un viaje desde fines del Medioevo hasta el Barroco, porque Cervantes alcanzó a toparse con algo del ideario medieval y finalmente entró, tímidamente, al Barroco", puntualiza Magdalena Amenábar.

Otro estreno teatral será "Lamedero" (6 al 29 de octubre) con dirección de Guillermo Ugalde. Se trata de una adaptación de la novela ejemplar "El licenciado vidriera", realizada por el dramaturgo Roberto Contador.

"Es una adaptación libre. Roberto decidió situar al personaje 20 años después de su hechizo con el membrillo", puntualiza Guillermo Ugalde.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia