Dólar Obs: $ 697,23 | 0,09% IPSA 0,15%
Fondos Mutuos
UF: 27.738,41
IPC: 0,50%
Para los estudiantes, esto refleja la necesidad de una mayor regulación en el sistema:

Aranceles de Ues suben $106 mil y educación superior explica un cuarto del IPC de marzo

martes, 12 de abril de 2016

J. Herrera y C. Said
Nacional
El Mercurio

Los planteles privados fueron los que más subieron sus precios. La incertidumbre por la gratuidad sería una de las razones.



Casi seis mil carreras diurnas, vespertinas, presenciales y a distancia están dictando este año las 57 universidades chilenas a su medio millón de alumnos.

Y mientras 160 mil de ellos estudiarán gratis, debido a la política implementada por el Gobierno, quienes sí pagan aranceles vieron aumentar sus precios en un promedio de $106.607, respecto del año pasado. Si solo se consideran las carreras diurnas, el alza bordea los $123 mil (ver infografía), según datos del Ministerio de Educación.

Tal incremento impactó fuertemente en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de marzo, que alcanzó un 0,4%. En efecto, el ítem que más creció en el mes fue el de educación, con 38%. Y mientras educación superior explica 25 puntos porcentuales de esa cifra, la educación escolar completa los 13 restantes.

Según el boletín del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), las variaciones registradas en educación "obedecieron a los procesos anuales de reajustes de los aranceles y matrículas".

Y aunque el IPC no consideró el efecto de la gratuidad (ver recuadro), el economista de la U. de Chile Alejandro Alarcón cree que esta política igual tuvo un impacto, "porque en algunos casos no ha sido totalmente gratuita: ha habido ajustes (en los planteles) producto de la incertidumbre, que ha llevado a que por esa razón el índice crezca".

Una opinión similar tiene el director de Acción Educar, Raúl Figueroa. El alza, plantea, "podría explicarse por la incertidumbre y el déficit de la gratuidad, pero también por una búsqueda de mayor financiamiento, en el caso de las instituciones que no reciben aporte fiscal".

Pero más allá de las instituciones, la gratuidad sí es un alivio para las familias, dice el economista y rector del Inacap, Ricardo Paredes. Gracias al beneficio, precisa, van a liberar recursos que antes debían gastar en educación y que ahora podrían destinar a bienes de consumo.

Las diferentes alzas

Este año, las universidades que más subieron sus aranceles -en promedio, lo hicieron en $181 mil- son las ocho privadas adscritas al Sistema Único de Admisión (Andes, Andrés Bello, Del Desarrollo, Alberto Hurtado, Finis Terrae, Diego Portales, Mayor y Adolfo Ibáñez).

Les siguen las 24 instituciones privadas no adscritas al sistema, con una media de $129 mil.

Para los alumnos, esto refleja una ausencia de control. Marta Matamala, presidenta de los estudiantes de la U. de Santiago, sostiene que "la gratuidad trae una regulación de aranceles, pero quienes no gozan de este privilegio se ven expuestos a los vaivenes del mercado, sobre todo de las universidades privadas que, probablemente, tienen los aumentos más escandalosos".

Añade que las alzas que se reflejaron en marzo hacen visible una situación que critican desde hace años: "Los aranceles no tienen regulación por parte del Mineduc y los alumnos son vistos como consumidores, no como sujetos de derecho".

"Hay planteles que están fuera del Consejo de Rectores y tienen que elevar sus precios para tener más financiamiento y crecer".
RAÚL FIGUEROA
Director de Acción Educar

"Los aranceles no tienen regulación por parte del Mineduc y los alumnos son vistos como consumidores, no como sujetos de derecho".
MARTA MATAMALA
Vocera de la Confech

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia