Dólar Obs: $ 764,34 | 0,37% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.696,37
IPC: 0,10%
Control de la natalidad:

La búsqueda de un anticonceptivo para hombres avanza, pero a paso lento

lunes, 14 de marzo de 2016

C. González
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Compuestos en base a hormonas y por vía inyectable son los que han mostrado ser más promisorios. Pese a la buena disposición masculina, la falta de interés de la industria ha frenado la investigación en esta área.



La búsqueda de un método anticonceptivo masculino -algo así como la píldora que revolucionó el control de la fertilidad en las mujeres a inicios de los 60- ha sido un trabajo que avanza más lento de lo que se quisiera. Mientras ellas hoy pueden escoger entre una amplia variedad de opciones, no existe ninguna alternativa que sirva para lo mismo en los hombres, salvo la vasectomía.

Y aun esta es poco usada en el país. Según datos de Naciones Unidas, Chile tiene una de las tasas más bajas de vasectomía en la región. Una realidad que, a juicio del doctor Cristián Palma, urólogo-andrólogo del Hospital Clínico U. de Chile, se relaciona con falta de información.

"La vasectomía es el tratamiento anticonceptivo más efectivo y, algo que la mayoría desconoce, es reversible. En la actualidad, gracias a la microcirugía, el 90% de los pacientes logra revertirla con éxito, cuando se hace antes de los 10 años de realizada la cirugía".

Además, es un procedimiento sencillo: se realiza con anestesia local, es una cirugía ambulatoria y está cubierta por Fonasa e isapres. Pese a ello, pocos son los chilenos que optan por ella, a diferencia de lo que ocurre en naciones desarrolladas. Datos preliminares del sistema público de salud del año 2015 muestran que, mientras 15.091 mujeres se sometieron a un procedimiento de esterilización (ligadura de trompas), apenas 90 hombres pasaron por una vasectomía.

Una disonancia con la percepción de los médicos. "Cada vez hay más hombres que están interesados en controlar su fertilidad; están preocupados de tener ellos la decisión", dice el doctor Palma, quien también trabaja en Clínica Las Condes.

Precisamente, es esa buena disposición de los varones la que anima a muchos científicos en la búsqueda de alternativas de anticoncepción para ellos.

Bien lo sabe la bióloga Gabriela Noé, una de las principales investigadoras en el tema a nivel mundial y quien ha llevado a cabo estudios en el país, junto con el doctor Palma, a través del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (Icmer).

"Hay estudios de aceptabilidad y muestran que el hombre está dispuesto a recurrir a anticonceptivos, y las mujeres cada vez más quieren compartir esta responsabilidad con ellos".

Desde el año 2010, Noé participó en un estudio multicéntrico, junto a centros en Europa y Asia, encabezados por la OMS, en el que se reclutó a más de un centenar de parejas -entre ellas, varias chilenas- para evaluar la eficacia y seguridad de un método anticonceptivo hormonal inyectable.

"Se aplicaban inyecciones en los hombres cada ocho semanas; prácticamente el 100% de los voluntarios lograba una disminución en la producción de espermios (espermatogénesis), suficiente para hablar de anticoncepción".

Pese a los buenos resultados, el proyecto se descontinuó por razones asociadas a los efectos secundarios detectados, como aumento de peso, disminución de la libido y trastornos a nivel del ánimo. "Fue problemático; lo hicieron sin consultar a los investigadores, pese a que había un comité de seguridad", lamenta Gabriela Noé.

El tema, así como las alternativas que siguen en estudio serán parte del Primer Congreso del Consorcio Internacional para la Contracepción Masculina, que se realizará el 4 de mayo en París. "Lo más promisorio como anticonceptivo reversible son las hormonas", enfatiza Noé.

Tal como se hace en las mujeres, la idea es usar una combinación de hormonas, como testosterona y progestina, para suprimir la espermatogénesis. Compuestos por vía oral no han mostrado utilidad, a diferencia de los inyectables y geles que se aplican en la piel.

Estudios con estos compuestos serán presentados esta semana, en la reunión anual de la Sociedad Química de EE.UU., en California. La doctora Gunda Georg, de la U. de Minnesota, enfatiza que cualquier solución que salga al mercado debe ser segura, efectiva y reversible. "Sería maravilloso ofrecer a las parejas una alternativa con estas características, considerando que algunas mujeres no pueden tomar píldoras anticonceptivas".

Estimar cuándo podrán estar disponibles es algo incierto.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia