Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Disímil impacto de calentamiento global sobre el agro chileno

martes, 13 de febrero de 2007


Economía y Negocios, El Mercurio

La caída de la actividad en Europa y Oceanía por este fenómeno mejorará las perspectivas comerciales del país, pero mayor temperatura podría impactar a cultivos de la zona central.

De dulce y agraz serán las consecuencias que en Chile tendrá el cambio climático derivado del efecto "invernadero" en la actividad agrícola. Primero, porque el menor nivel de lluvias y el cambio de las temperaturas obligará a las empresas y al Gobierno a tomar medidas para mantener pujante una actividad que ocupa el 2° lugar en términos de exportaciones, siendo superada solo por la minería.

Pero, además, porque la transformación que sufrirán zonas como Europa y Oceanía dejará a Chile en una expectante posición en términos de abastecedor de frutas.

Pese a que sus efectos más fuertes están proyectados hacia finales de siglo, la situación ya preocupa a las autoridades locales y a los empresarios que han comenzado a estudiar los efectos que tendrá el cambio climático en la actividad. Tanto, que el Ejecutivo constituyó un Comité Nacional Asesor del Cambio Climático, instancia coordinada por la Conama, para elaborar la Estrategia Nacional de Cambio Climático.

Las estimaciones apuntan a que en el país los efectos no se sentirán tan fuerte como en otras naciones, debido a que el Océano Pacífico contribuirá, en gran medida, a contrarrestar el fenómeno. Algo que no sucederá en otras latitudes.

Entre las empresas, en tanto, la situación es de calma. Plantean que aunque el tema no lo han estudiado en profundidad aún, Chile no debería tener problemas en lo relacionado con riego, porque está la tecnología suficiente como para mitigar, en gran parte, años de sequía.

Sí se presentarán problemas, en cambio, si es que las temperaturas tienen una oscilación muy sobre lo normal. Según el presidente de la Asociación de Exportadores (Asoex), Ronald Bown: "si se va la lluvia al sur no es un problema. Sí lo sería si en la zona central se producen diferencias fuertes de temperatura. La fruta de exportación necesita de un clima templado en el día y frío en la noche, todo eso aporta para que tenga una textura y un sabor característico", plantea.

Otra arista interesante que puede abrirse en los próximos años son los bonos de carbono. Según el ejecutivo de Ecosecurities, Jaime Lira, "lo que implican los bonos para la agroindustria es intentar asegurar que las condiciones climáticas de la tierra no cambien tanto en el mediano y largo plazo".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia