Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.027,99
IPC: 0,20%
Más de la mitad de los profesionales ocupan cargos de jefaturas:

El 48% de los trabajadores estarán en contacto con su oficina durante todas las vacaciones

lunes, 11 de enero de 2016

María de los Ángeles Pattillo
Economía y Negocios
El Mercurio

Dos tercios de los ejecutivos que estarán conectados con el trabajo durante sus días de descanso creen que van a recibir o contestar e-mails o WhatsApp corporativos. Expertos dicen que la disponibilidad a ver temas laborales en este período ha aumentado con el escenario de desaceleración económica.



"La desconexión como se entendía antes, donde vacaciones y trabajo eran dos esferas completamente paralelas y separadas, ahora es un mito. Hoy la gente no está conectada igual como si estuviera en la oficina, pero el grueso de las personas simplemente cambia la frecuencia de revisión de su celular", señala el investigador del think tank de la UC Tren Digital, Sebastián Valenzuela.

Lo cierto es que, según una encuesta de Trabajando.com, que consideró a 936 ejecutivos chilenos, la totalidad de los profesionales piensa que va a recibir o contestar llamados telefónicos (33%), correos electrónicos (40%) o WhatsApp (27%) de su empresa durante sus días de descanso. (Ver infografía).

"La integración entre el mundo corporativo y la vida personal que han logrado los dispositivos tecnológicos hoy se entiende como algo natural y forma parte implícita de los contratos de todo empleo, situación que no debiese ocurrir", sostiene el sociólogo y asesor técnico del departamento de salud ocupacional del Minsal, Cristián Villarroel.

Además de la factibilidad tecnológica, que permite acceder a internet en los más variados destinos dentro y fuera del país, Álvaro Vargas, gerente general de Trabajando.com, estima que esta disposición a comunicarse con el trabajo tiene que ver con el actual y complejo escenario económico. "La gente quiere sentirse indispensable, ya que hay temor de que las cosas se pongan más difíciles en su empresa. Eso hace estar más proclive a estar ubicable", destaca.

En todo caso, la psicóloga clínica y académica de la UAI, Ruth Weinstein, advierte que la comunicación con el trabajo durante el veraneo no siempre es voluntaria. "En muchos casos la persona se siente obligada a revisar o responder, porque cree que se le va el trabajo en eso. Esto no debiera pasar, y hay responsabilidad de las jefaturas", señala.

El psicólogo clínico e investigador asociado del Instituto Milenio para la Investigación de la Depresión y Personalidad, Jaime Silva, aclara que este tipo de comunicaciones no son perjudiciales en sí mismas en la medida en que el descanso sea de buena calidad. "Depende mucho de cómo la persona organice sus vacaciones, pues debiera involucrarse en una actividad que le requiera un esfuerzo mental y que le sea grata. La inactividad no es sinónimo de una buena pausa".

Contacto no solo se da en los primeros días

El nexo con la oficina es transversal entre los profesionales. Según el informe de Trabajando.com, el 53% de quienes se conectan de alguna forma con su empresa tienen cargos de jefaturas y el 47% no, mientras que el 70% está ocupado en una gran compañía y el 30% restante en una pyme.

Además, el estudio revela que la mayoría no pierde el contacto en ningún momento de sus vacaciones (48%). Según distintos expertos, esto puede ser por necesidad, por ejemplo, al operar en forma independiente, o bien por tener cargos estratégicos dentro de una organización, o incluso puede tratarse de una adicción. Independiente del diagnóstico, son personas acostumbradas a la tecnología, y la recomendación es que mantengan una retroalimentación. "Hay personas a las que les resulta muy estresante no recibir ningún tipo de comunicación, y eso les genera una intranquilidad durante este tiempo de descanso", destaca Silva.

En los días en que hay alguna conexión laboral, el 42% de las personas genera una interacción, pero también hay un 20% que se comunica cinco veces. Para este último grupo, Valenzuela cree que es recomendable tener un horario, como chequear el celular en la mañana y en la noche. "También es importante el dónde; es decir, no revisar en medio de un almuerzo o en una piscina, sino donde haya cierta privacidad. Desconectarse no es olvidarse del teléfono en un cajón, porque eso es irreal, pero es bueno bajar la frecuencia", indica.

También hay una alta concentración de contactos durante los primeros cinco días de veraneo (47%). A juicio de Vargas, este escenario se puede atribuir a temas que quedaron pendientes: "Si no se prepara bien la salida, no hay nadie que reemplace, probablemente estarán molestando en un principio. A veces son efectivamente contingencias que no se pueden prever, pero la inmensa mayoría es por una mala planificación previa", precisa.

Para Villarroel, lo anterior no es justificación necesaria para generar cualquier tipo de interacción con el personal que no está: "Si quedan asuntos pendientes, debería ser entendido como una responsabilidad de la organización más que individual, dado que las vacaciones son un derecho para el trabajador".

En todo caso, Valenzuela ve difícil la aplicación de una regulación sobre el tema, ya que depende mucho de la relación de la persona con su empleo. "Debiera existir un acuerdo, se debiera discutir con el equipo qué postura se va a tomar. Estos son problemas nuevos que antes no existían, porque simplemente la persona se iba, y no había cómo ubicarla. La tecnología siempre va tres pasos adelante", concluye.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia