Dólar Obs: $ 623,94 | 0,33% IPSA -0,27%
Fondos Mutuos
UF: 26.642,59
IPC: 0,20%


Las pastillas Pololeo

jueves, 03 de diciembre de 2015


Especial YA
El Mercurio

Con melosos mensajes como "sueño contigo", "mi tesoro" o "te gusto", estos clásicos dulces se convirtieron en los favoritos de varias generaciones. Y ahora, de la mano del culto a lo vintage, vuelven a ponerse de moda.



La historia cuenta que comenzaron a venderse en los años 30 en el puerto de Valparaíso, al son de otras dulzuras como las pastillas de anís, las de violeta, los camotillos y delicias varias de la época, muchas de las cuales llegaron de la mano de los inmigrantes italianos.

Sin embargo, las pastillas Pololeo tenían otro propósito más allá del dulzor: entregar subliminales -y a veces también muy directos- mensajes a quienes se llevaban una a la boca: "Te gusto", "sueño contigo", "eres mía", "tú y yo", "mi poema" o "lindura", eran algunos.
 
Por eso, pronto las Pololeo se convirtieron en amigas infalibles de la conquista hecha a fuego lento y de las invitaciones a ver la película de moda a la matiné del teatro en los 40, 50 y 60. A los novios que las comían les gustaba interpretar los mensajes según su propia relación. Y quienes querían declararse sutilmente -en tiempos en que no había SMS ni Whatsapp- solo les bastaba encontrar la pastillita adecuada para lanzarse: "Yo siempre buscaba la pastilla que decía 'dame un beso', y la ubicaba de las primeras para dársela a alguna chiquilla", recordaba, en una entrevista, hace unos años, el escritor Hernán Rivera Letelier. Y no solo él: son muchos los hombres y mujeres que no olvidan los recreos escolares y las tardes de fin de semana impregnados del aroma azucarado de las Pololeo.

En los últimos años se ha vuelto difícil encontrarlas más allá de las antiguas confiterías (En Los Peques, Compañía 1089, las venden a $390 los 100 gramos). Sin embargo, en internet cada día crece la demanda por encontrarlas, ya sea para recordar viejos tiempos o para usarlas como souvenir en fiestas de matrimonio. Y también hay quienes buscan traerlas del recuerdo. "La vida porteña", un emprendimiento de Valparaíso que nació con el fin de revivir antiguos productos del puerto, tiene unos lindos pastilleros de metal con Pololeos (a $3.500) para llevar a cualquier parte y hacer lo mismo que nuestros abuelos: ver una película en el cine mientras en la boca se va disolviendo lentamente un "te quiero"..

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia