Dólar Obs: $ 674,04 | -0,55% IPSA -1,14%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Tragedia aérea en Egipto:

Estado Islámico se adjudica derribo de avión de pasajeros ruso, pero Moscú lo desmiente

domingo, 01 de noviembre de 2015

JAVIER MÉNDEZ ARAYA
Internacional
El Mercurio

La nave cayó en el desierto del Sinaí, y murieron sus 224 ocupantes. Expertos en terrorismo tienen opiniones encontradas sobre la capacidad de los yihadistas de realizar una acción de esa naturaleza.



El Estado Islámico (EI) reivindicó el derribo de un avión de pasajeros ruso en Egipto en una tragedia donde murieron los 224 ocupantes de la aeronave, aunque Rusia y Egipto desmintieron tal información del grupo yihadista radical.

"Los soldados del Califato lograron abatir un avión ruso en la provincia del Sinaí que transportaba a más de 220 cruzados, y todos murieron", afirmó el grupo extremista en un comunicado colgado en sus cuentas de Twitter, asegurando haber actuado en represalia a las "decenas de muertos (causados) a diario por los bombardeos" de los aviones rusos en Siria.

"Que sepan los rusos y sus aliados que no hay seguridad para ellos en la tierra de los musulmanes ni en sus espacios aéreos", afirmó en un comunicado Wilayat Sina, rama del EI que opera en la península del Sinaí.

Moscú reaccionó con escepticismo al comunicado del EI. "Esta información no puede considerarse exacta", comentó el ministro ruso de Transportes, Maxim Sokolov, según las agencias rusas. "Estamos en estrecho contacto con nuestros compañeros egipcios y las autoridades aéreas de ese país. En este momento no disponen de ninguna información que confirme tales insinuaciones", añadió.

Por su parte, el Primer Ministro de Egipto, Sherif Ismail, señaló que "expertos aseguraron que técnicamente no se puede derribar un avión que vuela a esa altura (10 mil metros), y es la 'caja negra' la que determinará la causa".

El accidente

El aparato, un Airbus A321-200 de la aerolínea rusa Kogalymavia, más conocida como Metrojet, despegó al amanecer de la localidad egipcia de Sharm el-Sheij, a orillas del mar Rojo, con dirección a San Petersburgo.

Se estrelló en el desierto del Sinaí (este) 23 minutos después, cuando volaba a una altitud de más de 10.000 metros, según un responsable de la autoridad de control del espacio aéreo en Egipto. Antes, el capitán se había quejado de un problema técnico en el equipo de comunicación, añadió.

"La tripulación debía contactar con Lárnaca (Chipre), pero no lo hizo, y el avión desapareció de las pantallas de radar", explicó un responsable de la Agencia Federal Rusa de Aviación, Sergei Izvolsky.

"Todos los pasajeros murieron", confirmó la embajada de Rusia en El Cairo. A bordo viajaban 217 pasajeros -214 rusos y tres ucranianos, según el gobierno egipcio- y siete miembros de la tripulación.

Los restos del aparato fueron encontrados a últimas horas de la mañana en Hasana, en medio de una zona montañosa de la provincia del Sinaí del Norte, y unas horas después se encontró la "caja negra" del aparato, que registra los datos de vuelo y la comunicaciones.

"La caja negra fue recuperada de la cola del avión, y ha sido enviada para ser analizada por expertos", señaló la oficina del Primer Ministro egipcio, añadiendo que hasta el momento 129 cuerpos fueron trasladados hacia la morgue de El Cairo.

Un portavoz de la compañía descartó un error humano: con 12.000 horas de vuelo, el piloto era muy experimentado y el avión disponía de todos los certificados necesarios, aseguró.

Según las autoridades meteorológicas egipcias, en la región no se daban condiciones meteorológicas difíciles en el momento del accidente. "Había algunas nubes, pero una visibilidad de entre seis y ocho kilómetros", señaló una fuente.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, decidió enviar a equipos de emergencia y a su ministro Sokolov al lugar de la tragedia.

Capacidad del EI

Expertos en terrorismo consultados por "El Mercurio" no excluyeron del todo la posibilidad de que el avión fuera alcanzado por un cohete o un misil, aunque fuentes de inteligencia occidentales no poseen evidencias de que los combatientes de la rama del Estado Islámico en Egipto dispongan de misiles capaces de alcanzar un avión.

"Dada la ubicación, la trayectoria en el vuelo del avión y el moderno armamento del que se ha premunido el EI, el derribamiento debe ser considerado como una posibilidad", señaló Daniel Pipes, especialista en terrorismo del Middle East Forum.

"La intervención de Rusia a favor del régimen de Al Assad en Siria ha aumentado el entorno confuso y explosivo en el Medio Oriente. Esto ha radicalizado aún más al Estado Islámico, pero hay que esperar la información que entregue la caja negra del avión", añadió Richard Kauzlarich, de Brookings Institution.

El experto militar ruso Igor Korochenko señaló a EFE que el EI probablemente no cuenta con las armas necesarias para poder derribar un aparato que vuela a esa altitud. "Se puede afirmar con bastante seguridad que todo lo que vuela a una altura de más de 4.500 metros no está al alcance de ellos", agregó.

Sin embargo, tampoco se excluye la posibilidad de que hubiera una bomba a bordo.

"Un ataque a bordo no puede ser descartado, pero parece muy improbable a la luz de los informes del piloto de algún tipo de problema técnico y su intención de aterrizar", comentó Imad ad Dean Ahmad, del Minaret of Freedom Institute.

Como medida de precaución, la aerolínea francesa Air France y la alemana Lufthansa anunciaron la suspensión de sus vuelos sobre el Sinaí hasta recibir "clarificaciones" sobre lo sucedido.

"De todas formas, el que ya líneas aéreas hayan expresado su temor por volar sobre el Sinaí a causa de las actividades del EI sugiere que sí existe un peligro", añadió Dean Ahmad.

''Expreso mis más profundas condolencias por la catástrofe del avión ruso".
JOHN KERRY, SECRETARIO DE ESTADO DE EE.UU., EN CONVERSACIÓN CON EL CANCILLER RUSO SERGUÉI LAVROV.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia