Dólar Obs: $ 653,71 | -0,35% IPSA -0,04%
Fondos Mutuos
UF: 26.635,18
IPC: -0,40%
Entrevista A casi un año de su retiro

Jorge Herralde: "Trabajamos más que nunca"

domingo, 01 de noviembre de 2015

Pedro Pablo Guerrero
Revista de Libros
El Mercurio

El editor de Anagrama conversó con "El Mercurio" en la última Feria del Libro de Frankfurt, hasta donde viajó con su sucesora. Confirmó su partida en 2017 y descartó que Feltrinelli decida actualmente el catálogo del sello.



Sentado en el pequeño stand de Anagrama, durante una de las contadas pausas que dejan sus citas de negocios, muestra una sonrisa que no se borra con facilidad. Habla en voz muy baja, pero irradia satisfacción, seguridad y, a pesar de sus 80 años cumplidos en marzo, mucha energía. De sobra. Sin embargo, tal como lo estipula el proceso de fusión con el grupo italiano Feltrinelli, se retira a fines del próximo año. "Sigo hasta el 1 de enero del 2017. Todo continúa básicamente igual. Desde abril de este año, Silvia Sesé fue fichada como la sucesora y ahora está impregnándose del espíritu de Anagrama", dice.

Fue escogida por él y su gerente, Oriol Castanys, y luego aprobada por Feltrinelli. Licenciada en Filología Hispánica de la Universidad de Barcelona, Silvia Sesé proviene de Ediciones Destino (Grupo Planeta), donde tuvo un papel determinante en el éxito de la saga policial "Millennium", de Stieg Larsson. Ella y Herralde se conocieron en 2002, cuando Sesé editó su libro Opiniones mohicanas en Círculo de Lectores. Ahora lo acompañó a la Feria de Frankfurt por primera vez como editora adjunta de Anagrama y estuvo presente en las reuniones que él sostuvo con agentes y editores. Reservada, ha decidido no dar ninguna entrevista mientras Herralde se mantenga al frente del sello. "Creo que debemos concentrarnos todo este tiempo en aprovechar su magisterio y disfrutar de su manera de entender la edición y la vida cultural, que ha formado y estimulado a unas cuantas generaciones de lectores españoles y latinoamericanos, entre los que me cuento", declaró a "El Mercurio".

En efecto, pocos editores han obtenido tantos reconocimientos como Jorge Herralde. Solo este año recibió dos: el Premio Ressenya, otorgado por la Asociación de Periodistas Culturales de Cataluña, y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, que se entrega a "creadores e intelectuales cuya obra ha contribuido decisivamente a la renovación de las artes y la cultura contemporáneas". Anagrama, el sello que fundó en 1969, más que un negocio es una verdadera institución cultural. Aunque a la hora de hablar de cifras, Herralde las tiene claras.

-La crisis ha afectado en España muy fuerte, con una caída de ventas promedio del 40% -admite-. En el caso de Anagrama también la afectó, pero llevamos dos años de crecimiento y ya estamos a la altura de 2011. Tuvimos cuatro años negros. América Latina creció bastante, pero con la restricción de importaciones en Argentina, tenemos libros que no llegan. México era nuestro segundo mercado, ahora es el primero, pero también está en un momento financiero preocupante. La salud económica de América Latina es precaria. Chile es para nosotros el tercer mercado después de México y Argentina. Es de los países con los que estamos más satisfechos.

De los chilenos que hay en el catálogo de Anagrama, Herralde se muestra reservado sobre el futuro que tendrán los dos títulos de Pedro Lemebel ( Tengo miedo torero y Loco afán ) tras la muerte del autor. "Tendría que revisar el contrato", dice. En cambio, no oculta su entusiasmo al hablar de Alejandro Zambra: "Hemos publicado sus tres primeras novelas y Mis documentos . Por cierto, con gran éxito de crítica y un buen número de contratos. Está entre los autores de Anagrama más traducidos. El crítico James Wood publicó en The New Yorker un largo artículo en Estados Unidos a propósito de Mis documentos . Hizo un buenísimo repaso de todos sus libros. Hemos llegado a un acuerdo con él para utilizarlo como prólogo en la nueva edición de Mis documentos el año próximo".

José Donoso fue el primer chileno publicado en Anagrama, con Historia personal del boom (1970). Herralde no se cierra a incorporar nuevos autores del país. "Estamos abiertos siempre a todas las posibilidades, no de un país en concreto, sino de donde florezca el talento. Queremos ser capaces de detectarlo donde no lo hayan detectado antes otras editoriales", dice. Respecto de Roberto Bolaño, tenía programada una entrevista con su agente literario, Andrew Wylie, El Chacal, pero de sus resultados solo dice: "Aún es prematuro hablar sobre el tema".

-¿Cómo ve la recepción de autores latinoamericanos en España?

-Hay un repunte, aunque la recepción, para ser honestos, es difícil, excepto para Gabo, Mario Vargas Llosa, Isabel Allende y dos y medio más. Nosotros seguimos publicando simultáneamente a un autor en su país de origen y en España. No es difícil hacer esto. Es difícil entre Chile y México. O entre Argentina y Colombia, o dándoles todas las vueltas que se quiera. El próximo año sacaremos en primavera, coincidentemente con la Feria del Libro de Buenos Aires, a tres argentinos: un libro de cuentos de una escritora muy buena, Mariana Enríquez; una novela de Federico Jeanmaire, finalista de nuestro premio de novela en 1990 con Miguel , sobre Cervantes, y la próxima novela de Martín Kohan, que considero la mejor que ha escrito. Iré a la feria, pues hace tiempo que no voy, y también irá Milena Busquets, a quien le ha ido muy bien en España, Francia y Argentina. Llevamos tres ediciones de También esto pasará .

-¿Se esperaba el éxito de Emmanuel Carrère?

-Fue un bombazo. Empezó con El adversario , siguió con un libro muy bueno, De vidas ajenas , y luego Limónov , que ya fue una bomba. Creo que lleva nueve ediciones. Aún no lo voy a pasar a bolsillo, porque se sigue vendiendo en la colección Panorama de narrativas. El adversario pasó a bolsillo y llevamos diez o doce ediciones mientras que El Reino , recién publicado, ha tenido una acogida de prensa fantástica. Carrère irá a Chile en diciembre, invitado a "La ciudad y las palabras" por la Universidad Católica.

-¿Cómo se ha notado la entrada de Feltrinelli en el catálogo de Anagrama?

-Es que no ha entrado.

-¿Usted sigue siendo el único responsable de la selección de títulos y autores?

-Exactamente. A veces nos recomendamos mutuamente algún libro, como el de Roberto Saviano, o nosotros les recomendamos autores que ellos luego publican, como Leila Guerriero. Hay muy buena sintonía, pero es un contacto episódico.

-¿No hay más italianos que antes en el catálogo?

-No. Y la mayoría de italianos no son del catálogo de Feltrinelli, son autores que ya veníamos publicando o que provienen de otros sellos. Alessandro Baricco entró ahora en Feltrinelli, pero mucho antes lo hizo en Anagrama. Ni él, ni Melania Mazzucco, ni otros italianos son de Feltrinelli.

-¿Va a la editorial todos los días? ¿Sigue leyendo originales?

-Sí. Lo que pasa es que como ha habido esta crisis, y al revés, como ahora llevamos dos años muy buenos, trabajamos más que nunca. Es decir, publicamos 75 novedades y 45 en bolsillo al año. Hacemos actos continuamente, presentaciones, ruedas de prensa. En septiembre, justo después de vacaciones y antes de Frankfurt, han pasado por Barcelona Emmanuel Carrère, Martin Amis, Pedro Juan Gutiérrez, Manuel Gutiérrez Aragón y Lydie Salvayre, la último premio Goncourt. Cinco en un mes, para dar una idea del estrés habitual.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia