Dólar Obs: $ 766,69 | 0,09% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 29.030,17
IPC: 0,70%
Alternativas se abordaron durante la conferencia Nuestro Océano:

Satélites de vigilancia y drones serán claves para proteger aguas chilenas de la pesca ilegal

miércoles, 07 de octubre de 2015

Paula Leighton N.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

El anuncio de nuevas áreas marinas protegidas aumentará la necesidad de recurrir a tecnologías que permitan controlar actividades ilícitas.



Uno de cada cinco pescados que se consumen en el mundo proviene de la pesca ilegal, un mercado negro que se estima mueve anualmente US$23 mil millones. Desde embarcaciones artesanales hasta buques de enormes dimensiones son parte de esta actividad que extrae peces sin control.

Las estrategias legales y las tecnologías necesarias para combatir este tráfico fueron abordadas durante la conferencia Nuestro Océano, que culminó ayer en Valparaíso.

En palabras del secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, "debido a la pesca Ilegal, No Declarada y No Regulada (INDNR), casi un tercio de las mayores pesquerías del mundo están agotadas o casi agotadas". El tema supone no solo una amenaza para la biodiversidad, sino también para la seguridad alimentaria mundial.

Chile no está ajeno a este problema. Con una zona económica exclusiva de 3,4 millones de km {+2} , el desafío de monitorear y fiscalizar la pesquería ilegal es clave. No solo en su zona protegida, sino en la establecida en acuerdos internacionales.

A esto, el director de Seguridad y Operaciones Marítimas de la Armada, contraalmirante Iván Valenzuela, agrega que "la incorporación de cerca de un millón de km {+2} de nuevas áreas marinas protegidas realizada ayer por la Presidenta significará también una gran tarea para fiscalizarlas".

Actualmente, la Armada cumple estas labores utilizando un buque patrullero oceánico y un avión de exploración aeromarítima. A esto se suma la plataforma GRAFIMAR, que entrega un panorama de todas las naves que cruzan las aguas jurisdiccionales. Pero no es suficiente.

Los barcos pesqueros en la zona económica exclusiva y en alta mar tienen la obligación de encender sus sistemas de rastreo satelital para ser identificados por las autoridades marítimas. Pero los que realizan actividades ilegales apagan sus sistemas de identificación satelital, volviéndose invisibles.

Radares y drones

Durante la conferencia se esperaba el anuncio de un acuerdo entre los ministerios de Defensa, Relaciones Exteriores de Chile y la Armada con la Agencia Espacial del Reino Unido para implementar la aplicación satelital Catapult, cuyas capacidades se exhibieron en una charla y un stand durante la conferencia.

Se trata de un sistema capaz de cruzar datos satelitales con imágenes oceanográficas, bases de datos de embarcaciones pesqueras y algoritmos de inteligencia artificial para entregar información en tiempo real sobre posibles actividades de pesca ilegal en altamar.

Las conversaciones, sin embargo, aún no llegan a puerto. El canciller Heraldo Muñoz, quien hace algunas semanas había anunciado la firma de un acuerdo de entendimiento para implementar el sistema Catapult, ayer prefirió no mencionar el tema. "Vamos a ver si podemos concretar acuerdos, no solo con la iniciativa Sea Scout de EE.UU. (ver recuadro), sino con otros países con los que estamos en conversaciones para tener los mecanismos de seguimiento satelital de los barcos que pueden estar pescando ilegalmente en nuestras aguas, en altamar y ahora particularmente en nuestras áreas marinas protegidas. Una vez que estos se concreten, los daremos a conocer", dijo.

Además de este sistema, Valenzuela señala que existen otras tecnologías que también podrían ayudar a combatir la pesca ilegal.

Una de ellas -aunque aún de alto costo para el país, reconoció- son los radares de vigilancia costera de largo alcance, que abarcan una distancia de 200 millas náuticas (370 km) y funcionan de día y de noche aportando datos en tiempo real.

Más al alcance, agregó, están los Vehículos Aéreos no Tripulados (UAV). "Estos se emplean para vigilancia de grandes áreas, cuentan con cámaras integradas y autonomía de 14 horas. Están orientados para su envío a áreas específicas donde se sabe que hay una actividad sospechosa. Es una posibilidad que se está barajando".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia