Dólar Obs: $ 680,21 | 0,49% IPSA 0,07%
Fondos Mutuos
UF: 27.408,26
IPC: 0,30%
Especialista francés en el Instituto de Filosofía de la UC:

El ecléctico pensamiento de Jean-Luc Marion en Chile

miércoles, 09 de septiembre de 2015

Marilú Ortiz de Rozas
Cultura
El Mercurio

El connotado filósofo galo , que habla sobre amor, arte y deporte, fue incorporado como Miembro Correspondiente en Francia de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, Políticas y Morales.



Su registro de áreas del pensamiento va desde Descartes y Heidegger hasta los pintores Courbet y Rothko; desde las experiencias deportiva o amorosa hasta Dios. Jean-Luc Marion, considerado el mayor filósofo francés vivo, es un pensador ecléctico y abierto a la contingencia. Está en Chile, por primera vez, para participar del coloquio dedicado a su obra en el Instituto de Filosofía de la Universidad Católica, que se inició ayer y termina este viernes, con apoyo del Instituto Francés de Chile. Dictó la conferencia de apertura y dará la de cierre, además de comentar las ponencias de académicos nacionales (actividades abiertas y gratuitas, previa inscripción en http://filosofia.uc.cl/Noticias/jean-luc-marion). En tanto, ayer fue incorporado como Miembro Correspondiente en Francia de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, Políticas y Morales del Instituto de Chile.

Marion es autor de numerosos libros como "Acerca de la donación", "El fenómeno erótico", "Sobre la ontología gris de Descartes", "Dios sin el ser", entre muchos otros. Ejerce la docencia en universidades de París y Chicago y, desde 2008, es miembro de la Academia Francesa. "Allí estoy aprendiendo francés, porque después de veinte libros publicados, me doy cuenta de que no lo domino", bromea Jean-Luc Marion a su llegada a Chile. Y agrega que esperan terminar el año próximo los dos últimos tomos de la novena edición del Diccionario de la Academia Francesa, la octava data de 1932-35.

Cuenta que no imaginó que ocuparía uno de esos escaños, ni que sus reflexiones lo llevarían a viajar por el mundo entero. "En realidad, la filosofía se difunde mucho más de lo que se cree, porque como trabaja con conceptos es 'universalizable'. La buena filosofía, al menos, debiera serlo", expresa.

-Usted escribió un libro sobre Gustave Courbet y menciona a Rothko numerosas veces en su obra, ¿por qué se interesó en ellos?

"Primero porque son pintores que me gustan e impresionan, pero principalmente porque creo que la filosofía debe ser capaz de hablar de otra cosa que de sí misma. Reprocho a muchos filósofos el referirse solamente a la historia de la filosofía o a discusiones técnicas. Pienso que si un filósofo encuentra una demostración conceptual o una forma de interpretación de las cosas, debe verificarla y aplicarla en otra área. Puede ser, como en mi caso, en los pintores, en el fenómeno erótico, en el deporte o los cómics. En cuanto a la pintura, es un lugar privilegiado para el estudio de los fenómenos, porque los vuelve visibles".

-¿Y respecto al deporte ?

"Me interesa el deporte, uno de mis próximos libros, porque también es portador de situaciones privilegiadas para llevar a cabo experiencias, incluso extremas, para abordar la conciencia de sí mismo. También lo es la oración. La filosofía apunta a volver el mundo de las cosas y de sí mismo inteligible".

-¿Ha practicado algún deporte?

"Por cierto, correr, lo que me ayudó mucho a llevar a cabo mi trabajo intelectual. Desgraciadamente mi salud ya no me permite correr largas distancias a diario".

-¿Y Dios en todo esto?

"Dios pertenece al campo de lo imposible. Es imposible que Dios sea imposible. La cuestión de Dios sobrevive a todas las negaciones de Dios".

-Finalmente, ¿usted también se ha propuesto pensar el amor?

"Sí, lo que me interesa es que el amor se ve, se muestra y modifica la percepción de sí mismo, porque hay otro centro del mundo que no soy yo. Y es el otro quien me determina; hasta el tiempo se modifica, porque el presente es la última vez que vi, o fui visto por el otro".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia