Dólar Obs: $ 709,52 | -0,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.976,85
IPC: 0,20%
Según registros de Aduanas, en los últimos cinco años:

Arica concentra el 62% del tráfico de piezas patrimoniales

lunes, 07 de septiembre de 2015

MAXIMILIANO VEGA
Nacional
El Mercurio

Objetos robados, como cerámicas indígenas, armas antiguas y documentos, son vendidos, en su mayoría, en Europa.



En instalaciones del Servicio Nacional de Aduanas (Aduanas), en Arica, hay un contenedor de 40 m {+2} con unos 50 objetos -desde cerámicas indígenas del siglo XVIII hasta piezas arqueológicas-, que son parte de un eventual tráfico ilícito de bienes patrimoniales al extranjero.

Según Aduanas, en los últimos cinco años en el país se han incautado 1.849 piezas patrimoniales. De ellas, 1.162 -un 62%- son de Arica. Las otras regiones con más incautaciones son Antofagasta, con 313 piezas (16%), y la Región Metropolitana, con 168 (9%).

Los objetos que se acumulan en la bodega de Arica son enviados a la Universidad de Tarapacá, donde expertos analizan si han sido sustraídas desde alguna colección particular o desde un museo.

Emilio Araya, director regional de Aduanas en Arica, explica que en la zona, al ser fronteriza con Perú y Bolivia, hay un alto flujo de vehículos, aviones y embarcaciones por donde podría realizarse este tráfico.

Por ello, indica que "hay una atención especial al cuidado del patrimonio" y añade que los ladrones son "profesionales" con amplios conocimientos en esta materia.

Araya dice que "el principal destino de estos robos es su venta en Europa a coleccionistas particulares y en casas de remate". Y agrega que "hay gente que hace réplicas" de los artículos que sustrae y las vende como originales.

Carlos Muñoz, subcomisario de la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural de la Policía de Investigaciones Metropolitana, comenta que "si bien no hay un perfil definido para el autor de robos de bienes patrimoniales, en forma genérica sí se podría hablar de subespecialidades, debido la clasificación de patrimonio".

Un ejemplo, expone, "son los recolectores de dientes de megalodón en Caldera, cuyo mercado apunta a coleccionistas nacionales e internacionales y a artesanos".

Otro perfil son los "huaqueros" o "guaqueros", que excavan sitios arqueológicos para sustraer "piezas, tejidos, alfarería, material lítico y momias, con el fin de venderlas en el mercado negro a coleccionistas".

Piezas históricas, las más robadas en el norte

El Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) explica que los objetos de valor patrimonial se dividen en tres grupos: los de arte, generalmente obras de un autor como pinturas; las piezas históricas, como documentos o armas, y arqueológicos, como cerámicas o telares.

Aduanas informó que los robos de objetos de valor histórico son los más comunes en Arica (67%), Iquique (69%) y Antofagasta (84%). En Santiago, las piezas arqueológicas (60%) lideran la sustracción.

Ángel Cabeza, director de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos y vicepresidente del CMN, afirma que desde 2011 se impulsó un trabajo coordinado con las policías, Aduanas, la Dirección General de Aeronáutica Civil y la fiscalía para frenar el tráfico de estos bienes patrimoniales, que en el mundo mueven US$ 7 mil millones al año.

Magnitud
El tráfico ilícito de bienes culturales es de US$ 7 mil millones a nivel mundial.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia