Dólar Obs: $ 806,55 | -0,45% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.322,13
IPC: 1,20%


LOS PARQUES EMERGENTES que hay que conocer en Chile

domingo, 06 de septiembre de 2015

POR Sebastián Montalva Wainer.
Reportaje
El Mercurio

Hay una variedad de ecosistemas por todo el país que son protegidos por parques y reservas privadas que subsisten solo por el empeño de los propios dueños de los terrenos. Varias de estas áreas están abiertas al turismo y, por eso mismo, son una de las mejores alternativas para descubrir rincones naturales sorprendentes en Chile. Aquí, algunos de los imperdibles.



Tagua Tagua

NATURALEZA VIVA

Ubicado en la ribera oeste del lago Tagua Tagua, este parque accesible en lancha conserva 3.000 hectáreas de bosque siempreverde que, por lo abrupto de su geografía, ha permanecido prácticamente intacto. Además de coigües, mañíos y tepas, aquí encuentra especies emblemáticas como el alerce, con ejemplares de grandes dimensiones que -se estima- tienen alrededor de 2.500 años de vida. Hasta su creación, sus primeros pobladores -campesinos- solo habían llegado hasta unos 2,5 kilómetros bosque adentro, por el llamado valle del Salto.

Con un cuidado programa de manejo ambiental, el parque solo puede recibir 42 visitantes por día y cuenta con dos notables refugios de madera, que se alcanzan a través de senderos muy bien señalizados. El primero es el Refugio Alerces, a 6,5 kilómetros de caminata (4 horas), ubicado frente a una laguna donde se observan restos de un bosque quemado. El segundo es el Refugio Quetrus, a 10 kilómetros de caminata (6 horas) y que se arrienda en forma privada. Ubicado frente a la laguna del mismo nombre, se encuentra en un sector al que muy pocos seres humanos han llegado y está rodeado por algunas cumbres que ni siquiera tienen nombre.

Entre sus novedades se cuenta la instalación de paneles solares y radio en los refugios, que permiten a los visitantes estar mejor comunicados con los guardaparques y cargar sus cámaras y smartphones. Para el próximo verano, además se anuncia la construcción de baños secos y duchas en cada refugio.

Dónde: 145 kilómetros al sureste de Puerto Varas, Región de Los Lagos, saliendo hacia el Puelo y cruzando el lago Tagua Tagua. Solo es accesible en lancha, que opera el lodge Mítico Puelo (miticopuelo.cl).

Contacto: Cel. (09) 8361 1003; ParqueTaguaTagua.cl

Pilunkura

RESERVA GOURMET

Una característica insospechada de esta reserva de 450 hectáreas en la costa de  Valdivia es su carácter gourmet. Resulta que algunos frutos silvestres que se dan aquí -como el meli, la luma o los chupones- se usan en la cocina del chef Rodolfo Guzmán, el hombre tras el premiado restaurante Boragó, quien entabló relación con el dueño -y guía- de esta reserva, el conservacionista de origen huilliche Pascual Alba. De hecho, en la reserva hay una cafetería donde justamente se preparan platos, sándwiches y dulces con productos como nalca, vinagrillo o hierbabuena, entre otros, y cuya carta varía según la estación.

La Reserva Natural Pilunkura está considerada uno de los hot spots de conservación según la WWF y protege tres tipos de bosques: olivillo costero en la parte cercana al mar, mirtáceas -donde predomina el meli- y un tercero donde se encuentran tepas, mañíos y tineos de hasta 300 años. Además, aquí se encuentran especies amenazadas como el zorro de Darwin -cuya presencia en la zona se descubrió hace poco- y una gran cantidad de aves como el carpintero negro, el chucao o el hued-hued. Abierto todo el año, previa reserva, se pueden realizar distintos senderos por el día o circuitos de avistamiento de aves, guiados por el propio Pascual Alba. Además hay un taller de artesanías trabajadas con maderas muertas y elaboración de productos como miel.

Dónde: A 28 kilómetros de Valdivia, Región de Los Ríos, saliendo hacia la costa (Niebla) y tomando la ruta T-340, de ripio, pero en buen estado casi todo el año.

Contacto: Cel. (09) 6833 7790; Pilunkura.jimdo.com

Cerro Viejo

EL TESORO DE COLLIGUAY

Más allá de su particular belleza -caracterizada por la presencia de cactáceas-, el solitario camino rural que une Curacaví con Colliguay es uno de los últimos sectores que conserva bosque nativo mediterráneo en la zona central. Allí, justo en el límite con la Región de Valparaíso, se encuentra Ecoturismo Cerro Viejo, un espacio natural de más de 800 hectáreas cuyo territorio fue declarado parte de la Reserva Mundial de la Biósfera en 2009. El hito es el estero Puangue, un cuerpo de agua dulce de origen pluvial que protege un ecosistema muy vulnerable donde, a la fecha, se han plantado 1.600 quillayes que ya tienen entre 4 y 6 años, y que han ido cambiando poco a poco la fisonomía del valle, muy afectado por la sequía de los últimos años.

El centro de ecoturismo funciona en un sector del río concesionado por la Municipalidad de Quilpué, desde donde se realizan diversas actividades educativas y recreativas en torno al medio ambiente, como caminatas de dos a cuatro horas guiadas por expertos en flora y fauna. Hay 22 sitios de camping, con ducha y agua caliente, además de dos cabañas para 5 personas y un restaurante que se abre para eventos privados.

Dónde: A dos horas de Santiago, por el camino que une Curacaví y Colliguay, subiendo por la calle Isabel Riquelme, justo en el límite con la Región de Valparaíso.

Contacto: Tel. 2490 6200; CerroViejo.cl

Ayaltué

SELVA CULTURAL

Con 15 hectáreas de superficie, este parque conserva un bosque original de canelos, coigües y otras especies típicas de la selva fría valdiviana en una zona que, en sus alrededores, se caracteriza por la presencia de predios agrícolas y trabajos forestales. "No hemos tocado un palo", dice uno de sus dueños, Francisco Urquiza, quien hace seis años abrió Parque Ayaltué no solo pensando en la conservación, sino que también en crear un espacio para el turismo que además se orientara a la preservación de la cultura regional. Hasta ahora, dice, el 90 por ciento de los visitantes son extranjeros. Dentro de sus instalaciones se cuenta una casa típica chilota reconstruida hasta con su tradicional cocina a leña y que funciona como museo; una ruca huilliche para 30 personas, exhibiciones de antiguas maquinarias de madera para la elaboración de productos como chicha de manzana y un sector con grandes esculturas de madera que representan personajes mitológicos chilotes como el Trauco o la Pincoya. Estos atractivos se enla
zan a través de varios senderos guiados (el más largo dura 4 horas).

Dónde: 40 kilómetros al suroeste de Puerto Montt, en dirección a Calbuco, pasando por Angelmó, Chinquihue y Panitao, Región de Los Lagos.

Contacto: Cel. (09) 9408 9788; Ayaltue.cl

Tepuhueico

LOS CINCO PEQUEÑOS

La historia dice que este parque ubicado al sur de Castro, en Chiloé, ha recorrido seis generaciones. Su primer propietario fue el explorador inglés Robert Christie, quien lo recibió a fines del siglo XIX de parte del gobierno de la época por su aporte al conocimiento de la región. Hoy, quien lo maneja es el tataranieto de Robert, Patricio Aguirre, quien desde luego pretende traspasarlo a sus hijos.

El Parque Tepuhueico comprende un terreno de 20 mil hectáreas donde se conserva un gran bosque costero no intervenido, con mañíos, coigües, arrayanes y alerces como especies más características. Pero sobre todo es un lugar donde se pueden observar los "cinco pequeños" del reino animal, como le llaman aquí, haciendo un juego de palabras con los Big Five de África. Se trata del pudú -el venado más pequeño-, el zorro de Darwin -el zorro más pequeño-, el gato huiña -el felino más pequeño-, el monito del monte -el marsupial más pequeño- y el quique -el más pequeño de la familia de los hurones-. En el parque existen unos 80 kilómetros de senderos de distinta dificultad que se internan en el bosque; hay excursiones a caballo, un hotel de nueve habitaciones y dos cabañas. Se puede visitar por el día desde Castro, aunque lo más común son los programas guiados de observación de aves, pues la zona es hábitat de cerca de 100 especies, entre ellas el carpintero magallánico o el concón, una especie de lechuza grande muy bu
scada por los fanáticos.

Dónde: 43 kilómetros al sur de Castro, en dirección a Huillinco, al sur del Parque Nacional Chiloé.

Contacto: ParqueTepuhueico.cl

El Natri

EL REINO DE LAS AVES RAPACES

En la cordillera de Nahuelbuta, considerada Reserva Mundial de la Biodiversidad por la WWF y amenazada hace décadas por la actividad de empresas forestales, hay un lugar que se mantiene intacto. Se trata del Fundo El Natri, un parche de 310 hectáreas de bosque nativo en la comuna de Contulmo (principalmente renoval de 40 años dominado por roble y coigüe), que su dueña, Lili Rivas, heredó de su padre y decidió conservar para la posteridad. Hoy convertido en reserva natural -aunque una parte aún sigue trabajando como fundo productivo-, El Natri tiene un pequeño sendero de un kilómetro y medio y está abierto -gratis- a los visitantes. En el bosque, además, se pueden encontrar especies con problemas de conservación como las ranitas de Darwin y de hojarasca de Contulmo y el monito del monte, entre otras. La novedad es el Centro de Aves Rapaces Ñankulafkén, que busca promover la conservación de aves como el aguilucho de cola rojiza, el aguilucho chico, el peuquito y el concón. Así, se realizan charlas científico-ed
ucativas sobre estas aves para turistas, quienes además pueden observar el vuelo rasante de aves rapaces nativas adiestradas. También, para este verano debiera estar listo un Museo Bioacústico, que exhibirá distintos sonidos de la cordillera de Nahuelbuta.

Dónde: Kilómetro 42 de la carretera P-60 que une Contulmo y Cañete, Región de La Araucanía.

Contacto: Cel. (09) 7764 7092.

Futangue

SORPRESA EN EL RANCO

Llama la atención que este parque de 13.500 hectáreas, administrado por la Fundación Ranco, cuente con una red de senderos tan bien hecha. Esto, porque recién abrió hace dos años al turismo, y sobre todo porque se encuentra en uno de los sitios más verdes y salvaje del sur de Chile, donde se conserva uno de los mejores ejemplares de bosque valdiviano del país, con especies como coigües, ulmos, lengas, avellanos, copihues, maquis y calafates, entre muchos otros.

Originalmente este era el predio de una familia, los Ruiz-Tagle, quienes lo mantenían como una especie de patio privado y, por lo mismo, fueron desarrollando aquí toda una infraestructura para poder disfrutar cómodamente del lugar. Hoy, los mayores hitos son tres preciosas lagunas -Pichi, Pitreño y Los Coipos- a las que se puede llegar a través de suaves caminatas que no duran más de dos horas. Alrededor de estos ojos de agua existen miradores y pasarelas de maderas diseñadas para rodearlas por completo y eliminar cualquier obstáculo, lo que lo convierte en un lugar excelente para aficionados a la fotografía de naturaleza.

El proyecto actual es la construcción de un lodge que se estima debiera estar listo para operar en la primera mitad de 2016. Por eso, por el momento Futangue solo puede visitarse por el día, para realizar actividades como caminatas, pesca con mosca o ascensos a miradores como Altas Cumbres, donde se consiguen las mejores panorámicas hacia el lago Ranco, la isla Huapi y el cordón del Caulle.

Dónde: En la cuenca este del lago Ranco, a 42 kilómetros de Futrono, Región de Los Ríos.

Contacto: Cel. (09) 5197 0972; ParqueFutangue.com

Tricahue

EL OTRO LADO DEL MAULE

Hace no mucho tiempo, el loro tricahue estuvo muy cerca de desaparecer por la fuerte destrucción de su hábitat. Pero hoy esa tendencia se ha revertido un poco gracias a diversas medidas de conservación y a sitios como este, un parque privado de 4.200 hectáreas en la cordillera del Maule, cerca del Paso Internacional Pehuenche. Su nombre, precisamente, se debe a la existencia de esta ave, la más grande de su especie, que se caracteriza por su cabeza y lomo color verde oliva oscuro y un anillo blanco en el perímetro de los ojos. El mejor sitio para encontrarla es aquí y en los alrededores del lago Colbún, también en el Maule. En el parque se protegen, además, especies típicas del bosque esclerófilo de la zona central, como quillay, litre y peumo, y más en altura aparecen otras emblemáticas como gualos, canelos y robles. Abierto todo el año, en Tricahue existe un circuito de trekking llamado El Tata, que en 3,5 kilómetros conduce hasta un enorme coigüe que, se estima, tiene unos 500 años de vida y es particular,
pues solo suele aparecer en ambientes húmedos del bosque valdiviano. También hay senderos más extensos como el que va hacia un antiguo motor industrial (9 kilómetros) que da cuenta del pasado de estos terrenos antes de la conservación -era un predio agrícola-, y uno mucho más salvaje que conecta hacia el norte con la Reserva Nacional Altos de Lircay por la cordillera. Hay cinco cabañas equipadas para visitantes, distribuidas en dos sectores: Tricahue y Armerillo.

Dónde: 70 kilómetros al este de Talca, Región del Maule, por el camino a San Clemente y el Paso Pehuenche. El parque está a 2 kilómetros de la localidad de Armerillo.

Contacto: Cel. (09) 8302 4421.

Katalapi

CLASES DE CIENCIA

Como sucede en la mayoría de las reservas privadas, Parque Katalapi pasó de ser un predio particular (de la familia Corcuera Vliegenthart) a un parque de 30 hectáreas al que solo se puede llegar con reserva previa y que se enfoca en la educación ambiental y en la investigación científica vinculada al bosque nativo. De hecho, aquí se realizan cursos de formación de monitores de educación ambiental, clases de reconocimiento de hongos silvestres y eventos que no se dan en otras reservas, como un coloquio internacional de ecofisiología vegetal que se hará en enero del próximo año y al que llegarán profesores y científicos de todo el mundo.

Ubicado al sur de Puerto Montt, su nombre se debe a una de las especies más características de este parque: el helecho katalapi (Blechnum magellanicum), que es como un tronco; pero también hay otros helechos muy pequeños como uno llamado "de película" (por lo delgado) y otro, "de resurrección" (que se reseca cuando no llueve y luego se vuelve a poner verde). El parque tiene una pequeña red de senderos: el más largo, de una hora y media.

Dónde: Una media hora al sur de Puerto Montt, cerca de Pichiquillaipe -sector del primer tramo de la Carretera Austral- y del Parque Nacional Alerce Andino, Región de Los Lagos.

Contacto: Cel. (09) 8360 1380; ParqueKatalapi.cl

Parque Pingüino Rey

REFUGIO AUSTRAL

La historia fue así: a comienzos de 2009, Alejandro Fernández y Cecilia Durán se sorprendieron al ver cómo llegaban cada vez más y más pingüinos rey a las costas de su predio ubicado en Tierra del Fuego, a 124 kilómetros de Porvenir. "Al principio veíamos dos o tres, pero luego aumentó a casi 70 ejemplares", dice Cecilia Durán, al teléfono desde Punta Arenas, donde vive.

El arribo de esta especie -cuyo hábitat más común se da en otros puntos más australes, como las islas Malvinas y las Georgias del Sur- gatilló el interés de investigadores del Instituto de la Patagonia, que comenzaron a llegar para estudiar el lugar y, al mismo tiempo, el de sus propios dueños, quienes decidieron convertir este antiguo predio ganadero en un parque de 20 hectáreas pensado para el turismo.

Hoy se estima que en el verano llegan hasta 200 pingüinos rey -el segundo más grande después del pingüino emperador, con casi un metro de alto- y, atraídos por ellos, cerca de 10 mil visitantes al año, en su mayoría aficionados a la ornitología.

El parque cuenta con un sendero de observación diseñado para mantener una distancia máxima de 20 metros respecto de las especies, para interferir su hábitat en la menor medida posible. La llegada de los pingüinos rey todavía se sigue estudiando. "No podemos hablar de colonia todavía, porque para eso debe haber sobrevivencia de pichones, lo que aún no ha ocurrido", dice Cecilia Durán.

Dónde: En la isla de Tierra del Fuego, sector Bahía Inútil, kilómetro 14 de la ruta Y-85, Región de Magallanes. En vehículo son unas 4 horas desde Punta Arenas, pasando por Porvenir.

Contacto: Cel. (09) 9640 3084; PinguinoRey.com

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia