Dólar Obs: $ 803,74 | -0,25% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.716,52
IPC: 0,00%
Instrumento que utiliza neutrones:

Europa tendrá un nuevo acelerador de partículas para mejorar materiales

viernes, 28 de agosto de 2015

Lorena Guzmán H.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Aunque será menos poderoso que el Gran Colisionador de Hadrones, estudiará desde la materia más dura, como rocas, hasta células del cuerpo humano.



Si se habla de un acelerador de partículas, sin duda el más famoso es el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) -ubicado en la frontera entre Suiza y Francia-, y que fue el responsable del descubrimiento del bosón de Higgs. Pero ya no va a ser el único. En unos pocos años tendrá que compartir protagonismo.

En la ciudad universitaria de Lund, en Suecia, se está construyendo desde fines del año pasado el acelerador de neutrones más poderoso hasta ahora. Se trata del European Spallation Source (ESS), una megamáquina de casi dos mil millones de euros, que necesitará otros 15 millones para ser operado anualmente.

Con fecha de inicio de operaciones para 2023, el acelerador producirá neutrones para estudiar la estructura y dinámica de los materiales, lo que permitirá mejorar desde motores y productos con nanotecnología, hasta entender enfermedades como el alzhéimer.

Multitarea

El acelerador, explica Marco Aurelio Díaz, académico del Instituto de Física de la Universidad Católica, primero hará chocar protones contra un pedazo de metal. De ese impacto se producen varias cosas, entre ellas neutrones. Luego, estos serán direccionados en un haz a distintos objetivos. "Lo bueno que tienen los neutrones es que al no tener carga eléctrica pueden penetrar materiales dañándolos muy poco", precisa el científico. Algo que no pasa con los protones que acelera el LHC, por ejemplo.

Esta propiedad le permitirá al ESS estudiar un amplio rango de cosas muy disímiles. "Si ponemos dos extremos, con él se podrán analizar materiales geológicos sin 'meterse' dentro de la roca, por ejemplo, hasta materiales tan blandos como células o incluso una persona", explica.

De momento, hay 22 experimentos planeados para el acelerador. Ellos estarán enfocados, por ejemplo, en estudiar el interior de cosas, pero sin abrirlas. Así, se podrá testear un motor de un automóvil encendido o investigar una momia dentro de un sarcófago.

Ya que los neutrones pueden actuar como pequeños imanes, también se podrán estudiar estructuras a escalas moleculares de componentes de computadores y automóviles, entre otros.

Además de tener distintos objetivos, agrega Marco Aurelio Díaz, el ESS se diferencia del LHC porque puede hacer cosas mucho más precisas. Tanto como las que necesitan las investigaciones en biología. Así, entre otros, el nuevo acelerador tendrá instrumentos que podrán medir el paso de drogas o medicamentos a través de la membrana celular.

Mientras que por el lado de la física, el ESS permitirá estudiar a los neutrones en sí mismos, lo que podrá dar luces sobre la creación de partículas fundamentales tras el Big Bang o luego de las masivas explosiones de supernovas, entre otros.

Además, tal como el LHC, el nuevo acelerador tendrá fondos especiales destinados para la capacidad de cómputo que requerirá toda la información generada. Ese centro se está construyendo en Copenhague, Dinamarca.

De momento, son 17 países los que componen el consorcio que manejará el instrumento que deberá comenzar a operar a principios de la próxima década.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia