Dólar Obs: $ 646,57 | 0,20% IPSA 0,10%
Fondos Mutuos
UF: 26.581,81
IPC: 0,20%
Una de cada 5 chilenas tiene hipotiroidismo:

Endocrinólogos aconsejan test de tiroides a todas las embarazadas

jueves, 27 de agosto de 2015

Paula Leighton N.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

El déficit de hormonas tiroideas en la gestación puede causar abortos, partos prematuros y afectar el desarrollo neurológico del hijo. Un examen para detectarlo a tiempo evitaría estos graves efectos.



Durante los nueve meses de gestación, las mujeres en Chile se someten a test de rutina para detección de VIH, sífilis, diabetes gestacional y anemia, entre otros factores de riesgo para ella y su hijo.

Sin embargo, uno de ellos está ausente de las políticas de salud pública en el embarazo: la detección de hormonas producidas por la glándula tiroides.

Ubicada bajo la laringe, durante el embarazo esta glándula produce las hormonas T3 y T4, que son claves para el desarrollo y adecuado funcionamiento de todas las células, incluyendo las de la placenta, el embrión y el feto. Durante los primeros meses de gestación -cuando la tiroides del feto aún está inmadura- su crecimiento depende de las hormonas tiroideas maternas.

Sin embargo, Chile tiene una de las tasas de hipotiroidismo más altas a nivel mundial. Se estima que una de cada cinco mujeres en el país tiene esta condición.

Riesgos para madre e hijo

"Si una mujer se embaraza y tiene un hipotiroidismo no tratado, aumenta su riesgo de preeclampsia, muerte fetal, parto prematuro y hemorragia posparto", explica la doctora Lorena Mosso, miembro del Grupo de Tiroides de la Sociedad Chilena de Endocrinología.

Pero los efectos también los sufre el hijo. "Hay evidencia que demuestra que deficiencias de las hormonas tiroideas durante la gestación -en especial la hipotiroxinemia o déficit de la hormona T4- ocasiona que cerca del 75% de la descendencia padezca déficit cognitivo, incluyendo menor coeficiente intelectual, déficit atencional e incluso autismo", señala la doctora Claudia Riedel, académica de la U. Andrés Bello e investigadora del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII).

Entre las líneas que investiga este centro (ver recuadro) están los efectos sobre el sistema inmune en individuos que sufrieron hipotiroxinemia durante la gestación. "Pensamos que podría asociarse a mayor riesgo de enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, que en ellos se expresaría en forma más severa".

El doctor Patricio Trincado, endocrinólogo de Clínica Las Condes, advierte que la enfermedad tiroidea aumenta durante el embarazo y sus síntomas no son fáciles de identificar. "Muchas veces se confunden con molestias propias del embarazo, como retención de líquido, cansancio o somnolencia".

En un estudio con 1.565 embarazadas que iniciaban su control prenatal ambulatorio, en consultorios de Puente Alto y La Pintana, la doctora Mosso detectó que el 0,6% tenía hipotiroidismo y 35,3% hipotiroidismo subclínico.

"La alta prevalencia en nuestra población y las graves consecuencias que tiene no diagnosticar la enfermedad tanto para la madre como para el hijo justifica plenamente que se haga un screening de tiroides a todas las embarazadas", afirma la doctora Mosso.

Coincide el doctor Trincado, quien agrega que mientras esto no ocurra "aconsejamos que las mujeres que planean embarazarse, o ya lo están, soliciten a su obstetra que les tomen pruebas tiroideas en los primeros controles y los repita en el tercer trimestre". Detectar y tratar el cuadro a tiempo evitará daños que hasta ahora se consideran irreversibles.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia