Dólar Obs: $ 810,16 | -0,79% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.322,13
IPC: 1,20%
Eicke Weber, director del Instituto Fraunhofer de Sistemas en Energía Solar:

"Chile puede autoabastecerse con energía solar y además vender a sus vecinos"

lunes, 01 de junio de 2015

Economía y Negocios

El Mercurio

Según el físico e ingeniero alemán, en el país se puede captar más radiación del sol que en naciones como Alemania, y por eso aquí se debería aprovechar su potencial a plenitud.



Chile tiene todas las ventajas para transformarse en una potencia en generación y producción de tecnología solar.

Así lo asegura Eicke Weber, director del Instituto Fraunhofer de Sistemas en Energía Solar (Fraunhofer ISE), quien participó en la inauguración de una filial de ese organismo (el Centro de Tecnologías para Energía Solar, CSET, de Fraunhofer Chile Research) en el país.

El centro cuenta con el apoyo del programa de Atracción de Centros de Excelencia Internacional en I+D de Corfo (que aportará US$ 12 millones en ocho años) y con la Universidad Católica como coejecutor.

Este físico e ingeniero alemán especializado en ciencia de los materiales, quien es uno de los principales evangelizadores de esta tecnología en Europa, enfatiza que quieren contribuir al desarrollo de una economía solar en nuestro país. "Chile es el lugar preciso para instalar un centro Fraunhofer de energía solar porque tiene la mayor insolación del mundo entero. En Alemania las horas efectivas de radiación solar son mil al año, mientras que acá llegan a tres mil. Es decir, acá con el mismo tipo de panel solar se puede captar tres veces más electricidad del sol que desde Alemania".

El resultado es un enorme potencial. "La radiación solar no solo puede proveer de toda la energía que necesita el país, sino que además podría venderla a otros países vecinos", asegura.

La energía solar ya no es una quimera de unos cuantos soñadores, según Weber. "Es un mito que los costos de producción, especialmente de las celdas fotovoltaicas, son altos. Eso era así hace cinco años, pero hoy los precios han caído drásticamente a nivel mundial", explica. "En Alemania hoy se paga 10 centavos por cada kilowatt hora de energía solar. En Chile fácilmente se podría bajar ese costo a menos de 5 centavos", calcula.

"Hace 10 años todos se reían de lo solar, pero hoy en Alemania la gente puede obtener electricidad desde su propio tejado por la mitad del dinero que le cuesta obtenerla desde la pared".

Su mensaje es que las cosas han cambiado y que los países que se den cuenta de esta tremenda realidad pueden obtener grandes ganancias.

Lo clave, dice, no es solo generar, sino desarrollar la capacidad de producir la tecnología. "Si podemos crear en Chile una capacidad de desarrollo de esta tecnología, es perfectamente posible venderla a Brasil, Argentina, Centro América, hasta México".

Hoy, en la región, el único gran productor de tecnología solar es Estados Unidos.

Su apuesta por Chile apunta justamente a aportar tecnología y su conocimiento del mercado a la industria y organismos públicos. Por eso su idea no es solo instalar laboratorios y aumentar publicaciones científicas, sino transformarse en una puerta a la tecnología de punta.

De hecho, reconoce que una de las razones por la cual la tecnología solar ha abaratado sus costos enormemente es por la tremenda irrupción de China.

Este país consideró la producción de celdas fotovoltaicas, una decisión estratégica, y destinó 50 mil millones de dólares para apoyar a cualquier empresario local que quisiera producirlas.

El resultado es que se pasó de un escenario en que Europa tenía el liderazgo global a uno dominado por China. "El mercado de producción de celdas cubría una demanda mundial de 30 gigawatts, pero China irrumpió con una capacidad de producción para una demanda de 60 GW". Como consecuencia, los precios se fueron al suelo y muchas industrias quebraron.

Ahora la apuesta europea, que incluye a Fraunhofer, es el desarrollo de una segunda generación de celdas más eficientes, que permita competir con los chinos.

Eventualmente, esa tecnología se podría probar en Chile si hay empresarios interesados, señala.


 Imprimir Noticia  Enviar Noticia