Dólar Obs: $ 949,10 | 0,56% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.588,65
IPC: -0,10%
Repercusiones del caso de sobornos:

Escándalo de corrupción en la FIFA remece y divide a los líderes de la política mundial

viernes, 29 de mayo de 2015

Economía y Negocios

El Mercurio

Vladimir Putin acusó a Estados Unidos de sabotear el próximo Mundial, que será en Rusia, mientras que David Cameron y François Hollande llamaron a la renovación en el organismo del fútbol.



El misil judicial que la Fiscalía General de Estados Unidos lanzó desde Brooklyn hacia Zurich destrozó los muros hasta ahora invencibles de la FIFA: la detención de siete dirigentes de la Federación Internacional de Fútbol Asociado sospechosos de corrupción es solo el inicio de una investigación que amenaza con extenderse a otras federaciones y empresas de márketing deportivo, y que remeció a gobiernos, líderes y organizaciones mundiales.

La reacción política más fuerte al escándalo provino ayer desde las fronteras de Europa, y agitó aún más las aguas revueltas entre Washington y Moscú. El Presidente Vladimir Putin denunció un complot estadounidense para evitar que el Mundial de 2018 se celebre en Rusia y criticó que Washington intente "aplicar el derecho estadounidense fuera de sus fronteras". "Esas personas (los imputados) no son ciudadanos estadounidenses. Estados Unidos no tiene nada que ver con el caso", acusó el Mandatario.

Los lazos entre ambos países vienen en picada desde abril de 2014, cuando empezó el conflicto en Ucrania. "Todo esto ciertamente no ayuda a las relaciones, que ya se encuentran en mal estado", dijo Richard Kauzlarich, analista de la Brookings Institution. El experto en política rusa agregó que Putin ve este episodio "incorrectamente como una intromisión estadounidense, cuando los motivos de las acciones del Departamento de Justicia son que en los actos de corrupción están involucrados individuos estadounidenses, y las empresas y las transacciones financieras pasaron por bancos estadounidenses".

"Lo que no sabemos es si los individuos y entidades rusas serán implicados en estas actividades ilegales", señala Kauzlarich, quien cree que Putin "manipulará" esta situación y la expondrá como "nueva evidencia" de los esfuerzos de Estados Unidos por "crear conflictos con Rusia".

Putin es un viejo conocido de Joseph Blatter, el cuestionado titular de la FIFA que hoy va por su quinta reelección al frente del organismo en la votación del Comité Ejecutivo en Zurich, en donde enfrentará al príncipe jordano Alí bin al Hussein. "Si algunos políticos no están especialmente contentos (...), yo siempre les digo: 'Quédense en casa y nosotros con Rusia organizaremos el mayor campeonato mundial de fútbol'", dijo Blatter en abril pasado ante los cuestionamientos hacia el próximo mundial. El ruso y el suizo se sentaron juntos en la final del último Mundial de Brasil.

"Sabemos la presión que se ejerció sobre Blatter con el objetivo de quitarle a Rusia el Mundial de 2018", dijo Putin ayer en defensa de su amigo.

En contra

Los principales cuestionamientos políticos contra Blatter vinieron desde el otro extremo de Europa. El recién reelegido Primer Ministro británico, David Cameron, quien respaldó la candidatura del príncipe jordano, instó al dirigente de 79 años a dar paso a la siguiente generación. "Doy la bienvenida a la investigación sobre las acusaciones de corrupción de la FIFA y el soborno, y apoyo el llamado de la FA (Federación inglesa de fútbol) de un nuevo liderazgo y una reforma", escribió ayer el Premier en su cuenta de Twitter.

La disputa entre Londres y el principal órgano del fútbol tiene antecedentes recientes: Inglaterra era candidata a organizar el próximo Mundial de 2018, que, contra todas las recomendaciones de las comisiones técnicas del propio organismo, la FIFA adjudicó a Rusia.

París también se sumó a las críticas. El Presidente francés, François Hollande, apeló a la "ética deportiva, que no es solo la del terreno de juego, es la ética de las atribuciones de competiciones porque eso es lo que está cuestionado".

Hollande aludía a los Juegos Olímpicos de 2024, evento que París aspira a organizar. Además, Francia será anfitriona en 2016 de la Eurocopa de fútbol y en 2019 del Mundial femenino de fútbol. "Necesitamos organizaciones incontestables", señaló el Mandatario socialista.

Desde Berlín, el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, acusó a la FIFA de no haber actuado contra la corrupción y la apremió a esclarecer las sospechas que planean sobre la adjudicación de los Mundiales 2018 y 2022 a Rusia y a Qatar.

En observación

En tanto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dijo que "revisa" sus sociedades con la FIFA y que observa "muy minuciosamente" el escándalo. La ONU y sus agencias han tenido en el pasado diferentes convenios de cooperación con eventos deportivos organizados por la FIFA y por otras instituciones, de carácter gratuito, para promover la paz y la tolerancia.

En Sudamérica, donde los gobiernos de varios países sufren con escándalos de corrupción, las autoridades salieron rápidamente a buscar culpables.

La Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo ayer que el fútbol en su país "se beneficiará" de la investigación contra alto funcionarios de la FIFA. Además, la Justicia anunció que evaluará la pesquisa estadounidense para identificar crímenes locales.

Desde Buenos Aires, el jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, informó que investigarán el daño al fisco causado por tres empresarios locales involucrados en escándalo.

"En la FIFA los dirigentes deben ser cambiados", sentenció el Presidente de Bolivia, Evo Morales, un apasionado del fútbol.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia