Dólar Obs: $ 915,81 | 0,42% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 34.800,22
IPC: 0,50%
Las Queens "Elizabeth", "Mary 2" y "Victoria" navegaron ayer juntas frente a Liverpool:

Cunard Line, la naviera británica de lujo, celebró 175 años junto a sus "tres reinas"

domingo, 31 de julio de 2022

Economía y Negocios

El Mercurio

La compañía fue rival de la White Star Line, que construyó el "Titanic", y que finalmente terminó comprando en 1949.



Muy pocos recuerdan el nombre de la naviera Cunard Line, pese a que ha estado presente en la historia de Gran Bretaña y del mundo desde hace casi dos siglos.

Fundada por Samuel Cunard en 1840 -un año después de la Batalla de Yungay y cuando en Chile gobernaba José Joaquín Prieto-, durante 175 años Cunard Line ha sido un estandarte del poderío naval del Reino Unido, construido famosos barcos de lujo y participado también, en todas las guerras en las que la corona inglesa ha estado presente.

Por eso la compañía, actual propietaria de las tres "reinas" ("Queen Elizabeth", "Queen Mary 2" y "Queen Victoria"), decidió celebrar en grande su nuevo aniversario, haciendo desfilar y maniobrar en formación a estos gigantescos buques ayer en el río Mersey (que cruza Liverpool) en un evento que la prensa británica calificó de majestuoso y como una verdadera "danza sobre las aguas".

A pesar de tener un pasado glorioso, la firma ha vivido años económicamente muy difíciles y ha estado a punto de quebrar, por lo que se encuentra en pleno proceso de rediseño.

En sus primeros años Cunard rivalizó principalmente con White Star, con la que llevaron el concepto de lujo en los cruceros a sus niveles más altos.

A comienzos de los 1900 ambas compañías (junto a otras alemanas) competían por construir los barcos más grandes, rápidos y lujosos para cruzar el Atlántico, por lo que Cunard construyó sus famosos "Lusitania" y "Mauritania" de 32 mil toneladas. Su rival aceptó el reto y lanzó pocos años después el "Olympic" y el malogrado "Titanic" de 52 mil toneladas.

Curiosamente el 15 de abril de 1912, cuando el "Titanic" chocó con un iceberg y se hundió, el primer buque que acudió en su ayuda fue el "Carpathia", perteneciente a Cunard.

En los años treinta el negocio comenzó a caer y la firma decidió sumar esfuerzos con White Star, operando juntos hasta 1949 cuando finalmente adquirió la totalidad de su ex rival.

Pero el negocio siguió cayendo. En los 70 prácticamente utilizaba un solo buque, el "Queen Elizabeth 2", hasta que a comienzos de la década pasada comenzó a rediseñarse con la compra de sus tres transatlánticos.

En combate

Durante sus casi dos siglos de historia, los buques de Cunard también han respondido a todos los llamados de Gran Bretaña a la guerra, desde Crimea en 1853 al primer conflicto del Golfo Pérsico en 1990, por lo que la compañía ha sido muchas veces condecorada.

El "Lusitania", de hecho, fue torpedeado en mayo de 1915 por un submarino alemán, muriendo 1.198 personas (234 estadounidenses) lo que llevaría a EE.UU. a entrar en la I Guerra Mundial, conflicto a Cunard le hundieron 20 buques. Luego, en la II Guerra Mundial, perdería otros diez buques.

En 1982 Londres también requirió otros cinco barcos de la compañía para Malvinas, entre ellos el "Queen Elizabeth 2", que transportó tres mil hombres de infantería a las islas ubicadas en el Atlántico sur. Muy pocos recuerdan el nombre de la naviera Cunard Line, pese a que ha estado presente en la historia de Gran Bretaña y del mundo desde hace casi dos siglos.

Fundada por Samuel Cunard en 1840 -un año después de la Batalla de Yungay y cuando en Chile gobernaba José Joaquín Prieto-, durante 175 años Cunard Line ha sido un estandarte del poderío naval del Reino Unido, construido famosos barcos de lujo y participado también, en todas las guerras en las que la corona inglesa ha estado presente.

Por eso la compañía, actual propietaria de las tres "reinas" ("Queen Elizabeth", "Queen Mary 2" y "Queen Victoria"), decidió celebrar en grande su nuevo aniversario, haciendo desfilar y maniobrar en formación a estos gigantescos buques ayer en el río Mersey (que cruza Liverpool) en un evento que la prensa británica calificó de majestuoso y como una verdadera "danza sobre las aguas".

A pesar de tener un pasado glorioso, la firma ha vivido años económicamente muy difíciles y ha estado a punto de quebrar, por lo que se encuentra en pleno proceso de rediseño.

En sus primeros años Cunard rivalizó principalmente con White Star, con la que llevaron el concepto de lujo en los cruceros a sus niveles más altos.

A comienzos de los 1900 ambas compañías (junto a otras alemanas) competían por construir los barcos más grandes, rápidos y lujosos para cruzar el Atlántico, por lo que Cunard construyó sus famosos "Lusitania" y "Mauritania" de 32 mil toneladas. Su rival aceptó el reto y lanzó pocos años después el "Olympic" y el malogrado "Titanic" de 52 mil toneladas.

Curiosamente el 15 de abril de 1912, cuando el "Titanic" chocó con un iceberg y se hundió, el primer buque que acudió en su ayuda fue el "Carpathia", perteneciente a Cunard.

En los años treinta el negocio comenzó a caer y la firma decidió sumar esfuerzos con White Star, operando juntos hasta 1949 cuando finalmente adquirió la totalidad de su ex rival.

Pero el negocio siguió cayendo. En los 70 prácticamente utilizaba un solo buque, el "Queen Elizabeth 2", hasta que a comienzos de la década pasada comenzó a rediseñarse con la compra de sus tres transatlánticos.

En combate

Durante sus casi dos siglos de historia, los buques de Cunard también han respondido a todos los llamados de Gran Bretaña a la guerra, desde Crimea en 1853 al primer conflicto del Golfo Pérsico en 1990, por lo que la compañía ha sido muchas veces condecorada.

El "Lusitania", de hecho, fue torpedeado en mayo de 1915 por un submarino alemán, muriendo 1.198 personas (234 estadounidenses) lo que llevaría a EE.UU. a entrar en la I Guerra Mundial, conflicto a Cunard le hundieron 20 buques. Luego, en la II Guerra Mundial, perdería otros diez buques.

En 1982 Londres también requirió otros cinco barcos de la compañía para Malvinas, entre ellos el "Queen Elizabeth 2", que transportó tres mil hombres de infantería a las islas ubicadas en el Atlántico sur. Muy pocos recuerdan el nombre de la naviera Cunard Line, pese a que ha estado presente en la historia de Gran Bretaña y del mundo desde hace casi dos siglos.

Fundada por Samuel Cunard en 1840 -un año después de la Batalla de Yungay y cuando en Chile gobernaba José Joaquín Prieto-, durante 175 años Cunard Line ha sido un estandarte del poderío naval del Reino Unido, construido famosos barcos de lujo y participado también, en todas las guerras en las que la corona inglesa ha estado presente.

Por eso la compañía, actual propietaria de las tres "reinas" ("Queen Elizabeth", "Queen Mary 2" y "Queen Victoria"), decidió celebrar en grande su nuevo aniversario, haciendo desfilar y maniobrar en formación a estos gigantescos buques ayer en el río Mersey (que cruza Liverpool) en un evento que la prensa británica calificó de majestuoso y como una verdadera "danza sobre las aguas".

A pesar de tener un pasado glorioso, la firma ha vivido años económicamente muy difíciles y ha estado a punto de quebrar, por lo que se encuentra en pleno proceso de rediseño.

En sus primeros años Cunard rivalizó principalmente con White Star, con la que llevaron el concepto de lujo en los cruceros a sus niveles más altos.

A comienzos de los 1900 ambas compañías (junto a otras alemanas) competían por construir los barcos más grandes, rápidos y lujosos para cruzar el Atlántico, por lo que Cunard construyó sus famosos "Lusitania" y "Mauritania" de 32 mil toneladas. Su rival aceptó el reto y lanzó pocos años después el "Olympic" y el malogrado "Titanic" de 52 mil toneladas.

Curiosamente el 15 de abril de 1912, cuando el "Titanic" chocó con un iceberg y se hundió, el primer buque que acudió en su ayuda fue el "Carpathia", perteneciente a Cunard.

En los años treinta el negocio comenzó a caer y la firma decidió sumar esfuerzos con White Star, operando juntos hasta 1949 cuando finalmente adquirió la totalidad de su ex rival.

Pero el negocio siguió cayendo. En los 70 prácticamente utilizaba un solo buque, el "Queen Elizabeth 2", hasta que a comienzos de la década pasada comenzó a rediseñarse con la compra de sus tres transatlánticos.

En combate

Durante sus casi dos siglos de historia, los buques de Cunard también han respondido a todos los llamados de Gran Bretaña a la guerra, desde Crimea en 1853 al primer conflicto del Golfo Pérsico en 1990, por lo que la compañía ha sido muchas veces condecorada.

El "Lusitania", de hecho, fue torpedeado en mayo de 1915 por un submarino alemán, muriendo 1.198 personas (234 estadounidenses) lo que llevaría a EE.UU. a entrar en la I Guerra Mundial, conflicto a Cunard le hundieron 20 buques. Luego, en la II Guerra Mundial, perdería otros diez buques.

En 1982 Londres también requirió otros cinco barcos de la compañía para Malvinas, entre ellos el "Queen Elizabeth 2", que transportó tres mil hombres de infantería a las islas ubicadas en el Atlántico sur.

Muy pocos recuerdan el nombre de la naviera Cunard Line, pese a que ha estado presente en la historia de Gran Bretaña y del mundo desde hace casi dos siglos.

Fundada por Samuel Cunard en 1840 -un año después de la Batalla de Yungay y cuando en Chile gobernaba José Joaquín Prieto-, durante 175 años Cunard Line ha sido un estandarte del poderío naval del Reino Unido, construido famosos barcos de lujo y participado también, en todas las guerras en las que la corona inglesa ha estado presente.

Por eso la compañía, actual propietaria de las tres "reinas" ("Queen Elizabeth", "Queen Mary 2" y "Queen Victoria"), decidió celebrar en grande su nuevo aniversario, haciendo desfilar y maniobrar en formación a estos gigantescos buques ayer en el río Mersey (que cruza Liverpool) en un evento que la prensa británica calificó de majestuoso y como una verdadera "danza sobre las aguas".

A pesar de tener un pasado glorioso, la firma ha vivido años económicamente muy difíciles y ha estado a punto de quebrar, por lo que se encuentra en pleno proceso de rediseño.

En sus primeros años Cunard rivalizó principalmente con White Star, con la que llevaron el concepto de lujo en los cruceros a sus niveles más altos.

A comienzos de los 1900 ambas compañías (junto a otras alemanas) competían por construir los barcos más grandes, rápidos y lujosos para cruzar el Atlántico, por lo que Cunard construyó sus famosos "Lusitania" y "Mauritania" de 32 mil toneladas. Su rival aceptó el reto y lanzó pocos años después el "Olympic" y el malogrado "Titanic" de 52 mil toneladas.

Curiosamente el 15 de abril de 1912, cuando el "Titanic" chocó con un iceberg y se hundió, el primer buque que acudió en su ayuda fue el "Carpathia", perteneciente a Cunard.

En los años treinta el negocio comenzó a caer y la firma decidió sumar esfuerzos con White Star, operando juntos hasta 1949 cuando finalmente adquirió la totalidad de su ex rival.

Pero el negocio siguió cayendo. En los 70 prácticamente utilizaba un solo buque, el "Queen Elizabeth 2", hasta que a comienzos de la década pasada comenzó a rediseñarse con la compra de sus tres transatlánticos.

En combate

Durante sus casi dos siglos de historia, los buques de Cunard también han respondido a todos los llamados de Gran Bretaña a la guerra, desde Crimea en 1853 al primer conflicto del Golfo Pérsico en 1990, por lo que la compañía ha sido muchas veces condecorada.

El "Lusitania", de hecho, fue torpedeado en mayo de 1915 por un submarino alemán, muriendo 1.198 personas (234 estadounidenses) lo que llevaría a EE.UU. a entrar en la I Guerra Mundial, conflicto a Cunard le hundieron 20 buques. Luego, en la II Guerra Mundial, perdería otros diez buques.

En 1982 Londres también requirió otros cinco barcos de la compañía para Malvinas, entre ellos el "Queen Elizabeth 2", que transportó tres mil hombres de infantería a las islas ubicadas en el Atlántico sur.

Muy pocos recuerdan el nombre de la naviera Cunard Line, pese a que ha estado presente en la historia de Gran Bretaña y del mundo desde hace casi dos siglos.

Fundada por Samuel Cunard en 1840 -un año después de la Batalla de Yungay y cuando en Chile gobernaba José Joaquín Prieto-, durante 175 años Cunard Line ha sido un estandarte del poderío naval del Reino Unido, construido famosos barcos de lujo y participado también, en todas las guerras en las que la corona inglesa ha estado presente.

Por eso la compañía, actual propietaria de las tres "reinas" ("Queen Elizabeth", "Queen Mary 2" y "Queen Victoria"), decidió celebrar en grande su nuevo aniversario, haciendo desfilar y maniobrar en formación a estos gigantescos buques ayer en el río Mersey (que cruza Liverpool) en un evento que la prensa británica calificó de majestuoso y como una verdadera

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia