Dólar Obs: $ 983,76 | 1,13% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 36.829,92
IPC: 0,70%
Gira del Primer Ministro chino, Li Keqiang, por América Latina:

China y Brasil firman acuerdos por más de 53.000 millones de dólares

miércoles, 20 de mayo de 2015

Economía y Negocios

El Mercurio

El principal proyecto pactado es un tren bioceánico entre puertos brasileños y peruanos. La inyección de capitales podría aliviar a la aletargada economía brasileña.



El Primer Ministro chino, Li Keqiang, llegó a Brasil cargado de buenas noticias. En el inicio de una gira por América Latina firmó ayer con la Presidenta Dilma Rousseff 35 acuerdos comerciales y de inversión hasta 2021, por 53.000 millones de dólares. Un monto que viene a dar un respiro a la aletargada economía brasileña.

El proyecto estrella que fue pactado es la construcción de un ferrocarril bioceánico, que unirá puertos brasileños y peruanos, a través de la selva amazónica y la cordillera de los Andes. China y Brasil se comprometieron a realizar los estudios de viabilidad con Perú para la obra, que (según AP) costaría 30.000 millones de dólares y que pretende abaratar el transporte de las exportaciones de materias primas brasileñas al gigante asiático, como soya y hierro.

"Un nuevo camino a Asia se abrirá para Brasil", celebró Rousseff luego de la firma del pacto en Brasilia. "(El tren) cruzará nuestro país del este al oeste, cortando el camino en el continente sudamericano".

Entre los acuerdos se contempla un convenio de 7.000 millones de dólares para financiar proyectos de la estatal Petrobras, envuelta en un escándalo de corrupción que desplomó el precio de sus acciones. Se firmó, además, la venta de 40 aviones de la empresa brasileña Embraer al grupo chino Hainan, en 1.300 millones de dólares, y de 24 barcos cargueros de mineral de hierro.

Gran parte de las inversiones anunciadas -que incluirán carreteras, líneas de alta tensión eléctricas y obras en minas- serán costeadas por el Banco Industrial y Comercial de China.

Una nueva fase

"Ya alcanzamos muchos frutos y vamos a tener más éxitos", dijo Li, cuya visita marca el inicio de una nueva fase de las relaciones económicas con Brasil e incluso América Latina, con mayor foco en la inversión en obras de infraestructura y en la industria pesada, luego de una etapa destinada principalmente al comercio de materias primas, que ha ido decayendo.

De acuerdo con un reciente informe de la Cepal, "casi el 90% de las inversiones chinas estimadas entre 2010 y 2013 (a América Latina) se dirigió a los recursos naturales".

Este vuelco tiene "perfecto sentido dentro de la estrategia china", si se considera la inversión en el tren bioceánico que conectará a Brasil con el océano Pacífico, explica a "El Mercurio" Arthur Barrionuevo, economista de la Fundación Getulio Vargas. "No solo en América Latina, sino también en África, el patrón es el mismo; la inversión en infraestructura para la exportación de materias primas a China".

El arribo de los capitales chinos también llega oportunamente a aliviar la economía brasileña, en su quinto año de ralentización y cuando se espera que decrezca al menos 1% este año.

"El motivo principal de la reducción del crecimiento de Brasil es la disminución de las inversiones, sobre todo en infraestructura. Se estima que Brasil necesita invertir más del 3% del PIB por año en los sectores de infraestructura para aumentar el crecimiento y mejorar la competitividad de la economía brasileña. Es decir, algo así como más de 67 mil millones de dólares al año", comenta Barrionuevo. "En este sentido, unos 50.000 millones de dólares de China serían útiles pero no suficientes para las necesidades del país", agrega.

El intercambio comercial entre ambos países -miembros del grupo de naciones emergentes Brics- aumentó 25 veces en poco más de una década, llegando a cerca de 80.000 millones de dólares en 2014. Ya en 2009 la primera potencia asiática desplazó a EE.UU. como el primer socio comercial de Brasil. Sin embargo, China se posiciona como el 12° inversor en el país sudamericano.

Brasil es una nación a la que -según el sinólogo Augusto Soto- los chinos "consideran en una dimensión aparte" dentro de América Latina. Precisamente, ha sido, después de Venezuela, el segundo mayor receptor de préstamos chinos en la región en los últimos 10 años, los que alcanzaron los 22 mil millones de dólares.

El Primer Ministro chino, quien lidera una serie de reformas económicas en su país, que entre otras cosas pretende liberalizar los mercados, viajó anoche a Río de Janeiro para continuar su viaje por Colombia, Perú y Chile.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia