Dólar Obs: $ 688,76 | 0,48% IPSA 0,11%
Fondos Mutuos
UF: 27.474,24
IPC: 0,30%
Residencia en EE.UU.:

Biblioteca Pública de Nueva York beca a Alejandro Zambra

miércoles, 06 de mayo de 2015

Economía y Negocios

El Mercurio

El autor de "Bonsái" pasará nueve meses en la ciudad trabajando en un libro sobre bibliotecas llamado "Cementerios personales".



"Si va a leer a Alejandro Zambra, que debería, no lea solamente 'Mis documentos': lea todo lo que ha escrito". Así terminaba, el sábado pasado, el diario británico The Guardian una entusiasta crítica a dicho volumen de cuentos, el último libro del autor chileno lanzado en inglés y lo más parecido a su consagración anglosajona. Elogiado también por The New York Times, fue precedido por la publicación de tres de sus cuentos en las revistas The New Yorker, Harper's y The Paris Review. Ahora Zambra suma un reconocimiento en su carrera anglo: recibió una beca de la Biblioteca Pública de Nueva York para trabajar allá por nueve meses en un nuevo libro.

Se trata de una residencia que otorga, desde 1999, la biblioteca a través del Centro Dorothy y Lewis B. Cullman para Académicos y Escritores, y que permite a autores e investigadores tener acceso a su histórica colección bibliográfica y les entrega una oficina para trabajar entre septiembre y mayo. Entre los ganadores de este año está László Krasznahorkai, novelista húngaro usualmente mencionado como candidato al Nobel de Literatura.

El plan de Zambra es desarrollar una investigación sobre bibliotecas. "Es un libro que se llama 'Cementerios personales', sobre bibliotecas personales, sobre la acumulación de libros. El sentido o sinsentido de eso. Lo empecé como un ensayo, pero también hay zonas más ficcionales en las que me interesa indagar. Tengo un manuscrito ya largo, pero seguro que cambiará mucho a partir de esta experiencia", explica Zambra, que cuenta que en Nueva York pretende indagar en una bibliografía escurridiza, esparcida en novelas, poemas, ensayos, etc.

"Hay cientos de alabanzas a la acumulación de libros, pero no me interesa tanto el previsible elogio a las bibliotecas como investigar las tensiones relacionadas con la posesión de libros", añade.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia