Dólar Obs: $ 804,79 | 2,02% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 35.307,96
IPC: 0,30%
Según cálculos de "El Mercurio", las inversiones de venture capital en el país deberían llegar a US$2.942 millones para ser como Silicon Valley. En 2004, la cifra fue solo de US$22 millones, 18% menos que en 2013.

Baja inversión en capital de riesgo pone en jaque el futuro de Chile como potencia en innovación

lunes, 30 de marzo de 2015

Pablo Tirado

El Mercurio




Es el talón de Aquiles del ecosistema de emprendimiento chileno. Porque por más que los expertos internacionales se deshagan en elogios a las políticas implementadas por el Gobierno, la solidez de las universidades o a la calidad de los emprendimientos, todos coinciden en algo: Chile necesita más inversionistas de capital de riesgo ( venture capital ), de lo contrario no podrá convertirse en el líder de innovación y emprendimiento que pretende ser.

Y las cifras no hacen más que sustentar esa opinión. Así, de acuerdo a datos de la Latin American Private Equity and Venture Capital Association (Lavca), el año pasado en Chile se realizaron 21 inversiones de capital de riesgo por un total de US$ 22,1 millones. Si bien el número de transacciones subió desde las seis que se registraron en 2013, los montos invertidos cayeron 18,1% en comparación a los US$ 27 millones de 2013.

Inversión deficiente

Para hacerse una idea de lo poco desarrollada que está la industria del venture capital en Chile, se puede tomar como comparación a Silicon Valley, el ícono de la innovación mundial. Según los datos del informe Money Tree de PwC, en esa región el año pasado las inversiones en venture capital alcanzaron los US$ 23.369 millones, lo que equivale al 1,14% del PIB de California (más de US$ 2 billones). En el caso de Chile, la inversión en el sector fue de 0,009% del PIB en 2014.

Bajo esa lógica, si es que nuestro país quisiera tener un ecosistema como el de Silicon Valley, tendría que aumentar su inversión en capital de riesgo 133 veces. Así podría alcanzar al 1,14% de su PIB, lo que se traduciría en US$ 2.942 millones anuales.

Quizás la comparación con Silicon Valley puede resultar un tanto excesiva para Chile, pero el país también destiñe cuando se lo compara, por ejemplo, con Estados Unidos en su conjunto, cuya inversión en venture capital en 2014 llegó al 0,311% del PIB, es decir 36 veces más que Chile en términos proporcionales.

Mike Yorston, director ejecutivo de UDD Ventures, considera también que una comparación más justa sería entre Chile e Israel, ya que ambos tienen tamaños de economía similares y aspiran a ser " hubs " internacionales. "En ese caso, usando datos de 2013, en Israel se invierte el 0,58% del PIB en venture capital , o sea más de 68 veces lo que se invierte en Chile", comenta.

A su juicio, para entender el estado del ecosistema chileno, a las diferencias numéricas también hay que sumar las diferencias cualitativas ya que mucha de la inversión de venture capital en el país no sería considerada como tal en EE.UU. "Esto, debido a que varios fondos toman posiciones controladoras en las empresas invertidas y tratan de manejarlas desde un inicio como si fueran empresas más consolidadas, sofocando así en parte ese espíritu emprendedor que es tan importante para que la empresa pueda lograr un crecimiento atractivo".

En la misma senda, Álvaro Ossa, director de Transferencia y Desarrollo UC, agrega que la deuda de Chile con la inversión de riesgo no tiene solo que ver con el venture capital sino también con inversiones más tempranas como es el caso de los inversionistas ángeles. "Hace algunos años se realizaron tímidos esfuerzos para comenzar a crear esta industria pero no prosperó, por lo que es necesario generar políticas e incentivos que nos permitan reimpulsarla".

¿Cómo mejorar?

Prácticamente todos los actores coinciden en que el principal músculo del venture capital en Chile es la Corfo, entidad que desde 1997 viene desarrollando distintos programas como, por ejemplo, la entrega de líneas de crédito a los fondos de capital de riesgo. "Corfo mantiene vigentes programas para apoyar fondos que invierten en empresas que se encuentran en distintas etapas de desarrollo. Además, nos encontramos en proceso de implementación de un programa destinado al apoyo de empresas que se encuentren en las etapas iniciales ( early stage )", dice Luis Felipe Oliva, coordinador general de Inversión y Financiamiento de Corfo, quien agrega que también están levantando ideas con distintos actores del ecosistema de capital de riesgo para tomar medidas que potencien esta industria.

Álvaro Ossa, cree que para tener una buena red de venture capital en Chile, es necesario un enfoque multifactorial, en el que convivan los oferentes -como las universidades o los centros de investigación- y por otro las redes de inversionistas. "En la medida en que las universidades podamos mejorar los proyectos y los inversionistas estén disponibles para asumir riesgos, esta industria se comenzará a desarrollar", dice.

Mike Yorston también apunta a que es necesario incentivar la creación de nuevos fondos para permitir que más startups sean financiadas y también para aumentar la competitividad del ecosistema. "También hay que generar iniciativas para aumentar la cantidad de "exits" de startups chilenas. Si no hay emprendimientos siendo adquiridos por cifras importantes o abriéndose en bolsa, no se generarán las rentabilidades necesarias para los inversionistas de venture capital por lo que el sistema nunca despegará", dice.

21
inversiones en la industria del capital de riesgo se llevaron a cabo el año pasado en Chile, según datos de Lavca. Si bien, las inversiones superaron ampliamente a las seis que se registraron en 2013, el monto de las transacciones cayó de US$ 27 millones a US$ 22 millones.

0,31%
de su PIB se invierte en venture capital en EE.UU., la mayor economía del mundo. La cifra, sin embargo, es inferior al 1,14% que se invierte en Silicon Valley, en relación con el PIB de California.

146%
aumentaron las inversiones en venture capital en Brasil el año pasado, según los datos de Lavca. Este país fue el que experimentó la mayor alza y también el que concentró la mayor cantidad de inversiones, llegando a los US$ 390 millones.

114%
creció la industria del capital de riesgo el año pasado en América Latina , llegando a los US$ 504 millones. Según Lavca, todos los mercados más importantes -Brasil, México, Colombia e incluso Argentina- vieron aumentar los montos. El único país donde la inversión cayó fue Chile.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia