Dólar Obs: $ 668,44 | 0,35% IPSA -0,26%
Fondos Mutuos
UF: 27.238,42
IPC: 0,40%


Alejandro Fantini: "Aperarse para el polo sale cerca de $10 millones, pero el rodeo es más caro"

sábado, 28 de marzo de 2015

Economía y Negocios

El Mercurio

El profesor a cargo de la escuela de la rama en el Club de Polo y Equitación San Cristóbal dice que si vuelve a llover, no volverán a aplazar el Mundial, que empezó ayer en Santiago.



Tres días se aplazó el Mundial de Polo, que se lleva a cabo en Santiago por segunda vez, a raíz del frente de mal tiempo que afectó al país entero en la semana. Sin embargo, aun con pronóstico de posibles lluvias, el profesor a cargo de la escuela de la rama en el Club de Polo y Equitación San Cristóbal aseguró que no se volverán a cancelar partidos y que se jugará con lluvia si fuera el caso, pero con las medidas correspondientes: cambiar todas las herraduras a los caballos por seguridad.

-¿Cuánto ha crecido el interés por el polo en Chile?

"Mucho, cerca de 15% año a año. Hoy en día hay más gente joven que tiene acceso a los medios para jugar. Además, se han abierto más clubes aparte del San Cristóbal, al que es difícil afiliarse. El costo de ingresar a un club en Santiago sale arriba de $50 millones, pero con la apertura de más opciones, el abanico se expande".

-¿Cuánto cuesta aperarse?

"Para empezar hay que poner cerca de $8 millones para caballos, y entre fletes, cuidador de caballo, veterinario, etc., se suman $900 mil al mes en la temporada, que dura seis meses en el año. Y el valor del equipo, que serían rodilleras, casco, espolines, etc., es de $1 millón. Son $10 millones en total para empezar, pero el rodeo es más caro. El polo tiene el mito de ser muy costoso, pero no es así".

-Y una clase, ¿es igual de cara?

"Para aprender polo se necesitan 20 clases, y cada una debe estar desde los $30 mil. Eso sí, hay que saber andar a caballo, es un requisito para entrar".

-¿Qué significa para Chile ser sede de un Mundial por segunda vez?

"Chile está posicionado dentro de los tres mejores equipos del planeta, y ser sede de un Mundial es un tremendo orgullo porque demuestra la solidaridad que tienen los chilenos con un deporte así, porque prestamos caballos a las visitas".

-¿Recuerda algún chascarro de sus años mozos como polista?

"Sí, jugando en California olvidé cambiar la hora de mi reloj, y llegué media hora atrasado a un partido. Me reemplazaron en el equipo y pasé mucha vergüenza".

"Cerca de 15% crece el interés por practicar polo al año. Hoy en día hay más gente joven que tiene acceso a los medios para jugar y han abierto más clubes en el país".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia