Dólar Obs: $ 955,42 | -0,50% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 34.312,76
IPC: 1,20%
Se calcula que las apps creadas en Chile han logrado un total de 2,5 millones de descargas en las plataformas más populares. El 90% de ellas están destinadas a los consumidores y el resto, a las empresas.

Aplicaciones móviles chilenas suman 3 mil, y su desarrollo ha crecido 300% en dos años

lunes, 02 de marzo de 2015

Pablo Tirado

El Mercurio




Las hay prácticamente para cualquier cosa. De la mano del explosivo crecimiento que han tenido los smartphones en Chile -IDC calcula que en 2014 había 10,6 millones de aparatos- también se ha desarrollado el mercado de la aplicaciones móviles, en especial, en los últimos cuatro años. De acuerdo con datos recopilados por la plataforma de recomendación y difusión The App Date Santiago, en Chile se han creado más de tres mil aplicaciones, algunas para su uso en el país y otras para el extranjero. De ese gran total, se calcula que el 10% corresponde a aplicaciones B2B, es decir, aquellas creadas por empresas para empresas, mientras que el 90% está orientado a los consumidores (B2C).

Actualmente se cree que son cerca de dos mil las aplicaciones desarrolladas en el país las que están disponibles en las principales tiendas -App Store y Play Store- y que las descargas bordean los 2,5 millones. "El crecimiento en esta materia se ha vuelto evidente y estimamos que en los últimos dos años ha bordeado el 300%. La cifra va en aumento, tanto por la demanda como también por empresas constituidas, organismos públicos, startups , medios de comunicaciones y emprendedores que han visto en el mundo de las apps un negocio rentable con gran impacto en la sociedad", dice Nicolás Tejos, country manager de The App Date Santiago. Tejos agrega que si bien la mayoría de las apps son para smartphones , también existen para smartwatch , smartv , wearables y para autos.

En relación con las temáticas de las aplicaciones locales, durante 2014 destacaron las relacionadas con situaciones de emergencia, las ecofriendly , de deportes, videojuegos, musicales y para el comercio. Para este año, en tanto, The App Date, estima que se verán más vinculadas con la educación, smartcities , seguridad laboral, entrenamiento, para nichos e internet de las cosas.

Modelo de negocios

Para entender el mercado de las apps, es necesario primero hacer una gran diferencia. Por un lado están las apps que nacen como un producto innovador y que se transforman en una empresa por sí sola (Safertaxi, por ejemplo) y, por otra parte, están las corporativas, que son las que las empresas desarrollan para mejorar sus servicios. En esa categoría caben las apps de los bancos o de las aerolíneas.

La chilena allGreenup -que ayuda a medir el impacto ambiental y entrega premios por cuidar el planeta- es un ejemplo del primer tipo. Sebastián Luongo, su fundador, dice que si bien Santiago no es Silicon Valley, el nivel de desarrollo local ha evolucionado bastante en el último tiempo. "La tasa de éxito es todavía súper baja y no sé si la tendencia va hacia una determinada área. Lo que sí está claro es que para que sea exitosa tiene que resolver un problema real", explica.

El emprendedor comenta también que la mayor falencia que enfrentan las apps chilenas es la rentabilidad, debido a que el mercado es muy pequeño. Por eso mismo, recomienda apostar por la expansión. Su socio Andrés Luongo agrega que, debido a la profesionalización del mercado, hoy las apps chilenas tienen modelos de negocios mucho más claros, replicando lo que pasa en el mundo. Así, explica, hay tres modelos que prevalecen. "Por un lado, están el premium, donde cobras por un upgrade de la app ; por otro lado, tienes el modelo transaccional (como Easytaxi). Y, finalmente, está el modelo en el que monetizas a través de la publicidad, como Facebook o Twitter", dice.

En esta esfera, los creadores de apps tienen la opción de desarrollarlas por sí solos o externalizar servicios. La primera opción es más cara, pero garantiza la confidencialidad de los contenidos. Una aplicación "mandada a hacer", por otra parte, puede costar desde $5 millones.

Para empresas

El otro mercado de las apps es el corporativo. A diferencia de las anteriores, estas no necesitan un modelo de negocios, ya que lo que buscan es mejorar la comunicación de una determinada marca o empresa con sus clientes. Héctor Vera, socio de LFI, agencia digital que desarrolla este tipo de soluciones, explica que el mercado local ofrece tres tipos de apps en estas áreas. Por un lado, están las que entregan contenido; en otro grupo, aparecen las que ofrecen los servicios de la empresa (bancos, por ejemplo), y, finalmente, están las que crean comunidades. "Hay harta oferta, sin embargo, muchas empresas han tomado las aplicaciones como un contenido desechable y, una vez que las lanzan, las abandonan. Yo creo que hay que mantenerlas y cuidarlas igual que a un sitio web ", asegura. Vera.

Costo
Desarrollar una aplicación básica puede costar desde $5 millones.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia