Dólar Obs: $ 978,07 | 1,29% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.192,63
IPC: 0,40%
Los cambios estructurales abarcan diversas industrias, incluyendo la apertura del mercado financiero. También se está promoviendo la producción local.

Primeras reformas en materias económicas en India seducen a los inversionistas

lunes, 16 de febrero de 2015

Marcela Vélez-Plickert

El Mercurio




Nunca India había sido tan apetecida por los inversionistas. Con una economía que se perfila a crecer sostenidamente sobre 6% al menos hasta 2019, India ha sido llamada el "último de los BRIC en pie". De hecho, si las proyecciones son correctas, el próximo año India superará a China, Rusia y Brasil en crecimiento, por primera vez desde 1999. Una reciente encuesta reveló que es el destino de inversión preferido en la mira de las empresas japonesas. India también es el único país en el que los inversionistas de mercados emergentes están sobreponderados, según el último sondeo de BofA Merrill Lynch. El optimismo también llega a las calles. El 80% de los inversionistas retail en India están optimistas acerca de su futuro financiero, según una encuesta publicada el mes pasado por Blackrock.

En los análisis de los bancos de inversión la respuesta se repite: India, importador neto de combustibles, se beneficiará de la caída del precio del petróleo. Pero, más importante aún, se destaca el programa de reformas emprendido por el Primer Ministro Narendra Modi.

Desde su asunción al poder, Modi ha optado por múltiples reformas, de implementación rápida y sin mayores requerimientos legislativos, orientadas a atraer las inversiones. "El nuevo gobierno ha optado por pequeñas, pero múltiples, reformas en el sentido correcto. Las grandes reformas estructurales deberán esperar. Esto hace sentido para India, dada su complejidad", señalan los analistas de JP Morgan Asset Management, que le dieron a Modi una calificación de "A-", tras el primer semestre de gestión.

De la mano del economista de Chicago, Raghuram Rajan, quien introdujo las primeras medidas estabilizadoras y las primeras reformas bancarias, Modi mantiene la promesa de modernizar India. "Mi prioridad es crear condiciones para el crecimiento, crear puestos de trabajo. Creo en un sistema tributario justo, transparente y confiable", repitió Mondi la semana pasada en una conferencia con inversionistas.

La respuesta no se ha hecho esperar, al menos en lo que respecta al mercado financiero. Los inversionistas institucionales llevaron US$ 42 mil millones el año pasado en el mercado de acciones y bonos indios, y este año las inversiones ya suman US$ 7 mil millones, según datos de Bloomberg. Esto explica que el Sensex rentara 42% en el último año, lo que se compara con el modesto 4,92% del MSCI EmergingMarkets. Incluso las AFP chilenas han hecho de India el principal destino de su portafolio extranjero.

Hace dos años, India era visto como el más débil de los BRIC, con una tasa de crecimiento por debajo del promedio de los emergentes. Ahora, el Banco Mundial y el FMI proyectan que India crecerá más rápido que China entre 2016-2017.

Más fábricas

Para sus críticos, lo cierto es que Modi no ha hecho grandes reformas. Tienen razón. Hasta ahora el gobierno de Modi no ha anunciado grandes cambios estructurales. Pero sí una serie de medidas que afectan varias industrias.

Mientras Rajan se ha concentrado en estabilizar el tipo de cambio y controlar la inflación, Modi ha anunciado cambios para acelerar los permisos ambientales de proyectos de inversión, reducir la burocracia y descentralizar parte de la administración pública. En lugar de una reforma tributaria estructural, se introdujeron incentivos para la inversión; en un intento por flexibilizar el mercado laboral, se disminuyeron los costos de despido, y para reducir el gasto público se redujeron los subsidios agrícolas.

Pero la estrella central de su estrategia es Make in India, la campaña de promoción del país. En lugar de orientarse a la sustitución de importaciones, la campaña está orientada a atraer a multinacionales para que instalen sus fábricas en el país. La caída de la inversión es vista como el mayor obstáculo. De tasas de expansión de 15% anual antes de 2008, la formación bruta de capital fijo pasó a crecer 1,5% anual entre 2009 y 2013.

Pero los altos niveles de corrupción y la pobre infraestructura del país parecen como obstáculos muy difíciles de vencer para atraer más inversiones.

¿Dará resultado el plan de Modi? La caída de precios del petróleo supone una menor presión inflacionaria, dando respiro a Modi para avanzar con sus reformas, que incluyen un ajuste del gasto público para devolver la credibilidad en la política fiscal.

Las expectativas son altas. "Yo diría que India es el único BRIC que destaca. Es el único donde los cambios están generando una mejora de las expectativas, y donde el crecimiento se está acelerando", afirma Richard Titherington, jefe de inversión de JP Morgan Asset Management.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia