Dólar Obs: $ 705,41 | 1,24% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 29.462,75
IPC: 0,40%
Defecto en oferta técnica habría dejado a Agunsa al margen de relicitación del Aeropuerto

miércoles, 04 de febrero de 2015




La chilena obtuvo una nota ponderada de 3,4 en la calificación de su oferta técnica, promedio que se generó tras obtener la calificación mínima (1,0) en lo que se refiere al documento Nº 10 establecido en las bases.
- Consorcio gana la licitación de Aeropuerto de Santiago por US$580 millones

En 1997, Agunsa, ligada a la familia Urenda, a través de un consorcio integrado además por las constructoras españolas Dragados y FCC, e Inversiones Sabco, se adjudicó la concesión para administrar y ampliar el principal terminal aéreo de Chile, iniciando de esta forma una nueva era en lo que se refiere al manejo aeroportuario en Chile. 18 años más tarde, la misma empresa, que buscaba afianzar su presencia en el sector, quedó `en primera vuelta` fuera del proceso que tuvo como vencedor al consorcio franco-italiano, Vinci-Aeroport de
París-Astaldi.

El intento de Agunsa tuvo un final más que inesperado con su eliminación técnica, pues como el actual concesionario del Aeropuerto de Santiago, figuraba como uno de los favoritos para ganar la concesión.

En la ceremonia celebrada este miércoles en el Ministerio de Obras Públicas, se dio a conocer que el consorcio liderado por la chilena obtuvo una nota ponderada de 3,4 en la calificación de su oferta técnica, promedio que se generó tras obtener la calificación mínima (1,0) en lo que se refiere al documento Nº 10 establecido en las bases.

Este documento, debía contener el plan de trabajo y los plazos para el desarrollo del proyecto de ingeniería definitiva y ejecución de la obra, lo que, según los rangos de calificación, tuvo un contenido `inaceptable`.

Según las bases, este documento debía contener los siguientes elementos: un diagrama con la secuencia constructiva de las obras, conforme al anteproyecto entregado por el MOP, en el cual se debía demostrar además la experiencia del oferente en obras de este tipo, así como también su estrategia, metodología y procedimientos para provocar el mínimo impacto en las actuales operaciones en el aeropuerto.

También debía incluir un cronograma tipo carta Gannt, indicando el inicio y término de las obras, según los máximos establecidos en las bases de licitación.

Con esto, el Grupo Consorcio Aeroportuario AMB, conformado además por la española ACS, ni siquiera tuvo la posibilidad de pasar a la apertura económica, con lo que tampoco se pudo conocer cuál era su propuesta de reparto de ingresos totales (PIT) con el Estado, proceso que finalmente dio como vencedor a Vinci y compañía.

El documento Nº10 era el más importante dentro de la calificación técnica de cada propuesta, con una ponderación del 35%.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia