Dólar Obs: $ 677,00 | 0,44% IPSA -1,18%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Ya está enquistado en Siria e Irak:

El Estado Islámico seguiría los pasos de Al Qaeda al expandirse a través de "franquicias"

domingo, 28 de diciembre de 2014

Economía y Negocios

El Mercurio

Expertos señalan que mientras las potencias de la coalición liderada por Estados Unidos no emprendan una decidida acción terrestre, los yihadistas seguirán ganando terreno y desestabilizando el Medio Oriente.



Luego de que se propagara rápidamente en 2014 y se convirtiera en una de las mayores amenazas para Medio Oriente, muchos ahora se preguntan si el Estado Islámico (EI) se detendrá en Irak y Siria luego que Estados Unidos formara una coalición de medio centenar de países para frenar el avance de los yihadistas y comenzara sus bombardeos aéreos selectivos en las acosadas naciones árabes.

Uno de los detonantes de la ofensiva estadounidense en Siria fueron las decapitaciones de los periodistas norteamericanos secuestrados por el EI en dicho país, James Foley y Steven Sotloff. Foley se convirtió en el primer rehén occidental ejecutado por los extremistas, que difundieron un video con su decapitación el pasado 19 de agosto, hecho que conmovió al mundo.

Pese a la respuesta occidental, que solo ayer lanzó 12 ataques aéreos con el EI en Irak y Siria, pocos creen que la ofensiva del grupo se paralizará.

Según Clare López, vicepresidenta del Centro para la Política y Seguridad en Washington, el EI continuará consolidando su poder en el territorio ya conquistado hasta ahora y tratará de capturar más espacios en el norte de Siria, especialmente cerca de Alepo, y también en el oeste de Irak, provincia de Anbar, para encontrar desde allí un trampolín para atacar en países vecinos, como Líbano, Jordania, e incluso Arabia Saudita. "Son esos los próximos objetivos del EI. Debemos tener claro que el Estado Islámico continuará alterando la estabilidad regional en los años venideros", sostuvo a "El Mercurio".

En este escenario, los expertos creen que EE.UU. y sus aliados deben prepararse para años de lucha contra el EI en Siria e Irak y un posible retorno de los ataques terroristas en Occidente.

De hecho, el EI ya amenazó con conquistar Roma, quebrar cruces, esclavizar a la mujer y ondear su bandera en el obelisco de la Plaza de San Pedro.

Para Steven Bucci, experto en política de seguridad de la Fundación Heritage en Washington, el Estado Islámico es ahora una agrupación vigorosa que hay que tomar en cuenta. "Sus puntos fuertes son su tamaño, enormes flujos económicos, cibersofisticación y fervor ideológico. Todo esto atrae nuevos reclutas", indica a este diario.

La entrada de la Fuerza Aérea estadounidense en la guerra, junto al Ejército regular iraquí y las fuerzas kurdas, permitió detener el avance de los yihadistas del EI en varias provincias iraquíes, pero eso no bastará para derrotarlos, añaden los expertos. Los analistas creen que sin una operación en el terreno bien coordinada es poco probable que el movimiento sea derrotado.

Tal como explica al diario El Mundo el experto en la yihad de la universidad King's College de Londres, Shiraz Maherel, sin la voluntad de las potencias occidentales para comprometerse en un operativo militar amplio y concertado, con fuerzas en tierra para desalojar a EI, es imposible que se logre detener su avance. "El hecho de que el EI haya tomado un gran territorio no es inédito. Hemos visto a otras organizaciones yihadistas conseguir esto en el pasado; por ejemplo, en Afganistán y Pakistán, el cuerno de África y, más recientemente, en Mali", asegura. Y concluye: "En todos estos casos, una intervención occidental desequilibró la balanza contra los yihadistas. Es la gran diferencia con lo que está pasando ahora".

Otros señalan que el Estado Islámico no es el tipo de problema que se pueda resolver únicamente desde el aire, puesto que los bombardeos estadounidenses y de sus aliados lograron matar a algunos de sus líderes y debilitar a los yihadistas mientras hubo objetivos a atacar, pero cada vez hay menos, porque el EI evacuó sus bases principales y las trasladó a la región kurdo-siria de Kobani, en la frontera con Turquía, en un intento de hacerse con su control. Sin embargo, Kobani ha ofrecido dura resistencia a los yihadistas, que han sido frenados por los kurdos, quienes han recibido refuerzos de combatientes kurdos procedentes de Irak y ayuda de la coalición internacional.

Imad-ad-Dean Ahmad, experto en el tema de Medio Oriente en Washington, también vislumbra un panorama sombrío. "El Estado Islámico se presenta como el verdadero heredero de Al Qaeda, y la próxima etapa será la expansión en la región. Esto, facilitado porque no hay tampoco una unidad para oponérseles, porque ni los kurdos ni los chiitas iraquíes se toleran, como no se toleran los iraquíes sunitas con los chiitas y los sirios. Irán no quiere involucrarse mayormente, a no ser que el EI los amenace con una incursión a su territorio. A eso se suma que ni Estados Unidos ni ningún aliado occidental quiere asumir una carga tan pesada como una incursión y ocupación militar de Irak y Siria", afirma.

"Si el Estado Islámico logra controlar todo Siria e Irak, se creará una inestabilidad tan desastrosa, que se convertirá en una guerra regional, incluyendo a Israel", puntualiza Bucci.

Los expertos agregan que tal como ocurrió con el fenómeno de las franquicias que facilitó la expansión de Al Qaeda, este movimiento se va a internacionalizar, y en algún momento prepararán atentados en Occidente, ya que son fuente de inspiración de "lobos solitarios", como se vio recientemente en el secuestro en un café en Sydney, obra de un refugiado iraní.

QUIÉNES SON

Aparición: 2006.

Objetivo: Instaurar un califato regido por leyes islamistas.

Territorio controlado: Entre 40.000 y 90.000 km2 en Irak y Siria.

Iraquíes desplazados: 1 millón.

Milicianos activos: 15.000.

Armamento: Artillería pesada, ametralladoras, lanzacohetes y baterías antiaéreas.



 Imprimir Noticia  Enviar Noticia