Dólar Obs: $ 674,04 | -0,55% IPSA -1,39%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Cáceres entra al debate sobre la carga tributaria: es "inoportuno"

sábado, 13 de enero de 2007

DANIELLA ZUNINO
Economía y Negocios, El Mercurio

Carlos Cáceres considera que plantear un alza de impuestos "coloca un marco de incertidumbre al proceso de decisión empresarial". Y recuerda cuando Nicolás Eyzaguirre puso el tema del IVA en el debate y tiempo después se concretó.

Los equilibrios macroeconómicos por un lado, y la corrupción por el otro. Ésas son las dos caras de la moneda o los aciertos y desaciertos en el gobierno de Michelle Bachelet a juicio de Carlos Cáceres, presidente del consejo de Libertad y Desarrollo. Además, el ex ministro de Hacienda y del Interior ve con preocupación que algunos temas se "instalen", como el aumento de la carga tributaria que planteó el ex Presidente Patricio Aylwin.

-¿Qué opina de las declaraciones de Aylwin sobre subir la carga tributaria para financiar los planes sociales?
"No me sorprendieron, pero las encontré inoportunas. No me sorprendieron porque conociendo la mentalidad de la Democracia Cristiana y del ex Presidente Patricio Aylwin, creen que el tamaño del Estado va asociado a una política de bienestar de toda la población y ese pensamiento ha estado en su mente todo el tiempo. Es absolutamente inoportuno, porque se da cuando se aprecia que el desempeño de la economía chilena durante 2006 fue pobre".

"La aseveración de Aylwin es inapropiada, inoportuna, porque coloca un marco de incertidumbre al proceso de decisión empresarial".

-Si bien el ministro Velasco rechazó esto, ¿es preocupante que surjan estas ideas?
"Es preocupante: veamos cuál fue la recepción que tuvo en los partidos de la Concertación. En general, cuando estas ideas de subir los tributos caen en gente de pensamiento socialista, son acogidas y en algún momento en el tiempo pueden convertirse en realidad".

"Nicolás Eyzaguirre lanzó en algún momento esta idea de subir el IVA y se armó un debate, pasó un tiempo y al final el IVA se subió. Se crea un precedente que es extremadamente perjudicial, sobre todo en momentos en que la economía chilena requiere de reglas estables y permanentes que generen certidumbre para que los empresarios puedan tomar decisiones de largo plazo y ello conduzca a mejorar la capacidad competitiva del país".

-¿Ve algún interés de una mayor intervención del Estado, considerando la pugna entre Velasco y Andrade por el tema de la AFP estatal?
"Creo que en el alma de la Concertación viven como dos almas".

"El planteamiento que hace la Presidenta Bachelet cuando recoge el llamado hecho por el ex Presidente Aylwin es decir "yo creo en el Estado. La Concertación cree en el Estado". Yo digo "yo también creo en el Estado", pero en uno eficiente, moderno, que fija las reglas del juego y las mantiene, que focaliza el gasto social en los sectores efectivamente más pobres, que tiene un gasto público transparente. Entonces no estamos hablando aquí de creer o no creer en el Estado, no caigamos aquí en la cosa ideológica de que el Estado tiene que desaparecer, nadie hoy dice eso, ni el pensamiento de la derecha ni el de la izquierda. El pensamiento que está de alguna manera dividiendo en relación a lo que es el Estado es el tamaño de éste y la función que debe ejercer".

-En este momento, ¿qué corriente ve que tiene más éxito dentro de la Concertación?
"Espero que sea la postura del ministro Velasco. El hecho de que el ministro Velasco haya salido de inmediato a señalar que ese punto no estaba en la agenda de gobierno me pareció muy apropiado y oportuno para, ojalá, por esa vía, terminar el debate".

-Hasta ahora, ¿cómo ha visto al ministro Andrés Velasco, tanto en su gestión y también frente a las presiones por mayor gasto?
"Tengo una buena apreciación de su gestión. Creo que le costó un período de tiempo más largo del que yo había pensado el incorporarse a su tarea de ministro de Hacienda. Creo que se demoró más de lo necesario en dar a conocer la agenda del Chile Compite y probablemente fue bastante menos audaz, menos arriesgado en las políticas que mencionó. Ha habido una preocupación por el equilibrio macroeconómico, por la mantención de la regla fiscal y creo que la prudencia que él ha manifestado en resistir a las presiones de mayor gasto público es positiva. Me acuerdo que sus conferencias como jefe de la parte económica de la campaña de Bachelet estaban principalmente radicadas en cómo Chile tenía que incrementar su productividad, cómo tenía que aumentar su grado de competitividad. Siento ausente aún medidas mucho más radicales, más audaces que vayan precisamente en esa dirección".

-¿Cómo qué medidas?
"Por ejemplo, hablemos del tema tributario, no de una rebaja generalizada de tributos, pero si se colocaran incentivos a la inversión por la vía tributaria, el impacto que eso tendría en las expectativas de pymes para incrementar el gasto de inversión y por esa vía mejorar sus niveles de competitividad...".

"También está el tema de la privatización. Éste es un tema que puede ser abordado, cuando uno ve las pérdidas del período 1999 a 2005 de Ferrocarroiles del Estado, fueron US$ 170 millones. Hay muchas materias que aún pueden ser motivo de incentivo a la acción privada en que lamentablemente no veo esa voluntad".

"Muchas veces parece que la economía de mercado aquí se mantiene a pesar de, pero no hay una convicción. Creo que es muy importante establecer una diferencia cuando se administra una política económica porque ésta ha funcionado bien versus administrarla porque estoy convencido del potencial de ella. Creo que este gobierno mantiene la política económica porque ha funcionado bien. Pero cuando ocurre nada más que eso toma un papel de espectador, de "no movamos nada porque funciona bien". Hay que actuar por convicción y cuando uno actúa así se transforma en actor. Y entonces toma medidas que conducen a mejorar esa capacidad competitiva, a mejorar la productividad".

-¿Y el principal acierto y desacierto en materia económica del gobierno?
"El acierto ha estado vinculado con la parte de los equilibrios macroeconómicos. El elemento negativo: la corrupción. Hay que abordarlo con seriedad, no tratar de establecer la teoría de los empates. Tal vez la acción más concreta que debería tomar el Gobierno (como misión) es modernizar el Estado".

Tasa de interés
Sorpresa le causó a Carlos Cáceres que el Banco Central bajara la tasa de interés, debido principalmente a que considera que los indicadores de actividad e inflación apuntaban a una mantención.

A su juicio, se está corriendo un riesgo, porque este año el gasto público va a subir, lo que genera presiones inflacionarias. Por eso, el ex ministro habría preferido que el instituto emisor hubiera mantenido la tasa.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia