Dólar Obs: $ 949,10 | 0,56% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.588,65
IPC: -0,10%
Laureate: “No tenemos ninguna intención de dejar de estar presentes en Chile”

domingo, 08 de junio de 2014

Pablo Obregón
Economía y negocios

El gerente general en Chile del grupo descarta que existan anomalías en los traspasos de dinero que han concretado a la matriz del conglomerado, en Estados Unidos, que han sido investigados por la fiscalía. Los atribuye a pagos por servicios “necesarios, muy útiles y de altísimo valor agregado”.

Días complejos vive en Chile Laureate, el grupo educacional estadounidense que gestiona las universidades Andrés Bello (UNAB), de Las Américas, Viña del Mar, y el instituto AIEP, más una veintena de empresas relacionadas y coligadas.

Durante los últimos meses, Laureate ha entregado una serie de antecedentes al fiscal Carlos Gajardo, quien investiga hechos que pudieran constituir delitos tributarios en el marco del caso Lucro en instituciones de educación superior.
Además, ha tenido que entregar diversos antecedentes que le ha solicitado el Servicio de Impuestos Internos por transferencias por unos US$ 80 millones que desde Chile se hicieron a la matriz del grupo entre 2011 y 2013, por concepto de licencias de propiedad intelectual y servicios operacionales.

En medio de este panorama —al que además en los últimos días se sumó una movilización de estudiantes de la UNAB (ver recuadro)—, el gerente general de Laureate en Chile, Jesús Villate, aceptó conversar con “El Mercurio”. Se trata de la primera entrevista que concede a un medio escrito chileno.

Villate integra además la Junta Directiva de la Universidad de Las Américas y es licenciado en Economía de la Universidad del País Vasco y MBA de la Universidad de Notre Dame.

Destaca que no hay ninguna posibilidad de que Laureate abandone el país y, recurriendo a su buque insignia, la Universidad Andrés Bello, exhibe algunas de sus credenciales: la UNAB es la única universidad privada del país acreditada en docencia e investigación; tiene una solvencia financiera que le permitió incrementar sus activos desde $139 mil millones en 2010 a $210 mil millones en 2012 (51%); elevó su matrícula en 2,9% este año y llegó a 36.320 alumnos, con lo cual se constituye como la institución universitaria más grande del sistema.

Su otro gran proyecto, la Universidad de Las Américas, representa la cara menos alegre: este año perdió su acreditación institucional, con lo cual sus nuevos alumnos no pueden optar a los sistemas de financiamiento estatal.

—El grupo Laureate ha invertido unos US$ 250 millones en Chile. ¿Por qué lo ha hecho?


“Laureate, de forma transparente, informó al Gobierno de Chile y al resto de autoridades de su intención de entrar al país y participar del sector de educación superior. Fue una acción transparente en que se comunicó la intención de ser sostenedores de estas universidades y, eventualmente, venderles servicios”.

—Laureate no es una institución de beneficencia ni una fundación sin fines de lucro. ¿Por qué invirtieron en Chile si el lucro no está permitido?


“Las universidades de las cuales somos sostenedores traían valor a nuestra red y manifestamos que, llegado el caso, había la posibilidad de vender servicios. Pero este tipo de servicios no fueron desarrollados para Chile, se prestan en todo el mundo”.

—¿También en otros mercados donde el lucro está prohibido como acá?


“El 80% de los países donde estamos tiene fines de lucro y un 20% no tiene fines de lucro. Si uno construye una red tiene que estar presente en todos los lugares importantes y hay un 20% donde es sin fines de lucro”.

—¿Pero aparte de Chile, en qué países sin fines de lucro están presentes?


“Ecuador, Honduras, Turquía y probablemente alguno más por ahí”.

—La UNAB es la tercera institución a nivel nacional, después de la Universidad Católica y de Concepción, en número de empresas relacionadas. ¿A qué responde esa estructura?


“Tiene que ver con algo muy positivo de la Universidad Andrés Bello y es que tiene muchos convenios con entidades de la red para intercambios, colaboración académica”.

—En 2006, el grupo Laureate envió un reporte a la SEC en Estados Unidos (organismo regulador similar a la Superintendencia de Valores y Seguros) en que hablaba de “sacar eficientemente los fondos” de los países donde invierte, a través del pago de servicios a la matriz. En ese texto, Laureate también advierte que no había garantías de que la autoridad permitiera este tipo de acuerdos. ¿No es esa una forma de reconocer que las universidades del grupo reparten utilidades a sus dueños?


“El lenguaje se podría haber mejorado, pero el reporte se refiere a los riesgos que Laureate tiene cuando opera en una serie de países, algunos de los cuales no tienen fines de lucro. No se refiere a Chile, sino que a un contexto general de riesgos para que los inversores en Laureate sepan que los gobiernos pueden cambiar las leyes”.

—Algunas autoridades en Chile lo interpretaron como un reconocimiento de que el grupo estaba extrayendo utilidades disfrazadas como pago por servicios académicos.


“La interpretación que yo le doy, que es la correcta, es que eventualmente podría haber contratos que iban a suponer servicios para las universidades a cambio de un pago. Ese es el espíritu de ese reporte”.

—¿Los inversionistas del grupo están siguiendo con preocupación el debate que se da en Chile?


“Lo estamos viendo con mucha atención. Lo estamos monitoreando y si las cosas cambian, si las leyes cambian, nos tendremos que adaptar a las nuevas leyes, así funcionamos en todo el mundo, en los más de treinta países donde estamos. Nos adaptaremos a la nueva situación si es necesario”.

—Una de las posibilidades que barajan las autoridades es restringir los negocios entre universidades y empresas relacionadas. ¿Existe la posibilidad de que el grupo Laureate abandone Chile?


“Laureate es una red de universidades, su giro único es educación y por lo tanto vamos a permanecer en Chile. No tenemos ninguna intención de dejar de estar presentes en Chile”.

—¿Podrían transformarse en una fundación u otra estructura según los cambios legales que se implementen?


“Obviamente vamos a cumplir el 100% de la ley. En nuestro caso nos hemos anticipado en varias ocasiones. Cuando empezó a haber debate sobre el uso que se podía dar a las empresas inmobiliarias, definimos que los dueños fueran las universidades. Nuestro foco es educación y no otro tipo de cosas. Cumpliremos la ley”.

Pagos a EE.UU: “Son servicios necesarios, útiles”


—El Ministerio Público informó al Servicio de Impuestos Internos que entre 2011 y 2013 las universidades del grupo en Chile transfirieron US$ 80 millones a Laureate en Estados Unidos, como pago de servicios académicos. ¿De qué servicios se trata?


“Hay muchos servicios a los que las universidades tienen acceso como parte de la red y algunos son cursos de inglés o el soporte de software. Son servicios que si las universidades los contrataran independientemente, terminarían pagando muchísimo más. Nosotros tenemos los estudios que soportan eso y se los hemos facilitado a los fiscales y a todas las personas que los han requerido.

Estamos muy deseosos de conocer los resultados de las investigaciones, de modo que nuestros principales afectados, que son nuestros estudiantes, estén tranquilos de que siempre se ha obrado de acuerdo a la ley. Además, son servicios necesarios, servicios muy útiles y de altísimo valor agregado. Al formar parte de una red de más de 800 mil estudiantes, somos capaces de comprar los servicios muchísimo más baratos. Compramos los programas de inglés con la Universidad de Cambridge, construyeron los programas específicamente para nuestros estudiantes. Además, tenemos capacitación docente, tenemos acceso a una red de bibliotecas”.

—¿Esa información se la ha entregado al fiscal Carlos Gajardo?


“Se la hemos entregado al fiscal Gajardo desde hace ya un tiempo, no solo los contratos, sino que también los benchmark que tenemos, los estudios de precios de transferencias, toda la información”.

—¿Impuestos Internos también les ha solicitado esa información?


“En algunos casos lo ha hecho. De todas maneras, cuando nosotros fuimos conscientes de que se podía iniciar esta investigación, tomamos la iniciativa de entregar la información a Impuestos Internos de todos nuestros estudiantes, docentes y administrativos que habían usado los servicios de nuestra red para que no haya duda de que los servicios son reales y a precios de mercado”.

—¿Se entiende que detrás de las investigaciones subyace la idea de que el grupo Laureate transfirió utilidades a la matriz sin pagar impuestos?


“No sabemos exactamente cuál es la preocupación. La ley es clara y tiene una excepción para los servicios académicos que se prestan desde empresas fuera de Chile, que claramente no hay que pagar impuestos”.

—¿Las empresas de Laureate han pagado impuestos alguna vez en Chile?


“Hay muchas que pagan impuestos, el AIEP paga impuestos, IESA paga impuestos”.

—¿Cuántos impuestos han pagado desde 2003, desde que operan en Chile?


“Bastantes millones de dólares, pero tendríamos que irnos a la historia”.

—¿Las empresas relacionadas a las universidades del grupo remesan ganancias al grupo controlador?


“Si se refiere a servicios por parte de alguna entidad relacionada, le hacen un pago por esos servicios. Pero siempre se verifica que sea un servicio necesario, que sea de valor agregado para nuestros estudiantes, que se vaya a usar, se hace un estudio de precios de transferencia y se asegura que el valor sea más barato”.

—Sí, pero cuando las sociedades relacionadas obtienen ganancias ¿envían esos dineros a Estados Unidos?


“Una coligada es el AIEP y nunca ha entregado dineros. Teniendo la posibilidad de hacerlo, nunca ha repartido excedentes, con lo cual se desvirtúa el hecho de que una universidad pueda repartir excedentes. En el caso de la inmobiliaria, cuyos dueños en 85% son las universidades, ha devengado dividendos hacia las universidades, pero no hacia Laureate”.

“Los gastos académicos de la Andrés Bello están por arriba de la media de las privadas”

—Según cifras del Mineduc, la UNAB gasta en docentes $800 mil anuales por alumno y $500 mil anuales en la Universidad de Las Américas y en la de Viña del Mar. ¿Es suficiente?


“Los gastos académicos de la Andrés Bello, comparativamente, están por arriba de la media de las privadas y puede que estén por debajo de las tradicionales, aunque no todas las tradicionales. Pero yo no sé si es un buen indicador de calidad académica, teniendo en cuenta que hay otro tipo de factores. La Universidad de Las Américas, por ejemplo, no se caracteriza por tener investigación, entonces si usted está comparando los gastos de la Universidad de Las Américas sin investigación con los gastos académicos de la Universidad de Chile con investigación y con aportes basales, me parece injusto”.

—Esta semana los alumnos de la sede Bellavista de la UNAB votaron un paro y piden que Laureate salga de la propiedad. ¿A qué lo atribuye?


“Ideológicamente, hay personas que no les parece bien que haya un controlador que venga de Estados Unidos y que le haga competencia a las tradicionales. Esas quejas yo las asigno a un tema ideológico y no educativo”.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia