Dólar Obs: $ 716,40 | 0,45% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.978,65
IPC: 0,20%
Hasta 40% más que en un mes corriente gastan las familias en marzo

domingo, 23 de febrero de 2014

Bernardita Aguirre
Economía y Negocios

Uniformes y útiles escolares, patente, seguros y deudas se conjugan para descuadrar el presupuesto de todos los estratos socioeconómicos.

Más pesada que la mochila que llevan los niños el primer día de clases es la carga que deben enfrentar sus padres en los gastos de marzo. La cartera se llena de boletas y los viajes entre las librerías, el mall y el colegio son frecuentes. En el camino, además, se topa con las carpas y containers donde las municipalidades venden el permiso de circulación, que le recuerdan otro gasto, que junto al seguro obligatorio, son típicos del tercer mes del año.

Según cifras de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) en promedio uno de cada cuatro pesos del presupuesto de un hogar se destina a gastos extra de educación y transporte en marzo.

Además en el tercer mes del año se suman otros desembolsos propios de esta época, como las deudas de las vacaciones, reparaciones de vivienda y cuidados de salud, que también presentan estacionalidad, de acuerdo con los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE.

"Sólo en uniformes para mis dos hijos he gastado cerca de $200 mil. Lo más caro son los zapatos, que cuestan $25 mil. La lista de útiles es por lo menos $200 mil más por niño y ahí los libros son lo más caro. De las patentes y de las contribuciones se encarga mi marido porque yo ya estoy usando la línea de crédito", cuenta Alejandra Tapia, sicóloga laboral, que tiene un sueldo que ronda los $ 2 millones, e hijos en un colegio particular de Vitacura.

"El fin de semana me gasté en Meiggs $33 mil en útiles escolares y eso que no compré cuadernos. Del uniforme, mi marido compró los zapatos, que le costaron $23 mil, una parka a $8 mil y un polerón a $4 mil. El resto lo compraremos durante el año", dice Rosario Mayuri, empleada de servicios postales, cuya hija va al colegio subvencionado Complejo Educacional Esperanza, de Macul.

Cuánto impacta en los bolsillos

Marzo no discrimina por estrato socioeconómico.

Para todos es un mes en que se gasta más, claro que el monto dependerá del número de hijos, del colegio donde estudien y de la tenencia de vehículo. La pregunta es cuánto impacta en los bolsillos de las distintas familias.

"El Mercurio" evaluó las cuentas de cinco hogares, de distintos estratos socioeconómico, conformadas por cuatro integrantes: padre, madre y un hijo en edad escolar y otro universitario (ver ficha explicativa).

Las que más incrementan su desembolso son las familias de estratos medios altos, las que en marzo gastan 40% más que en un mes corriente, pasando de un gasto de $1,1 millón, a $1,5 millón. Los hogares de nivel alto eso sí, son los que tienen el desembolso más abultado: $823.330 extra, lo que significa 35% más que sus cuentas habituales. Mientras que los estratos de menores ingresos tienen que pagar un 15% más.

Los gastos del nivel alto



La familia de Alejandra pertenece al nivel alto de la población y su gasto es grande porque sus hijos, al igual que el 65% de los niños de los hogares de este grupo, van a colegio privado. En estos establecimientos se paga una matrícula anual que ronda los $200 mil en promedio, que no fue incluida en los gastos de marzo, porque en la mayoría de los colegios se cancela en el tercer trimestre del año anterior.

Sin embargo, los gastos de esta época son igualmente pesados por los uniformes y las listas de útiles con textos escolares, que en el caso de lenguaje y matemáticas, están llegando a los $30 mil cada uno. Cifra importante si se considera que, como mínimo, son seis los textos que se piden por alumno, más los de lecturas complementarias.

Los precios de los libros de básica de editorial SM de Lenguaje y Matemática, que entre 2011 y 2013 subieron $800 cada año, en promedio; en 2014 se pegaron un salto de $1.500 y llegaron a los $28.990, de acuerdo con los sondeos de precios que hace anualmente "El Mercurio" en supermercados y librerías.

El uniforme también pesa dentro de la canasta de marzo. El análisis del Sernac de vestuario tradicional muestra que el más caro en talla 8 de niña llega a los $85.930 (incluye el jumper, delantal, blusa, chaleco y zapatos), y el más barato $25.840.

Ahora bien, muchos colegios particulares piden uniformes de diseño especial y propio, con faldas plisadas de $10 mil, chalecos de $12 mil y polar de $15 mil y ahí no es posible ahorrar comprando marcas más económicas.

El desembolso en educación superior del hijo universitario se tomó sólo en los grupos alto y medio alto, donde la cobertura supera el 50%. El promedio de la matrícula de 20 universidades llega a $202.775.

Los que cobran menos son los planteles tradicionales, en los que rondan los $110 mil. La cuenta mayor se paga en universidades privadas. Por ejemplo en la universidad Adolfo Ibáñez la matrícula cuesta $493 mil y hay carreras, como medicina, en la universidad del Desarrollo, donde supera los $700 mil.

En el grupo alto también hay que sumar patentes y seguros obligatorios porque el 93% de este estrato tiene uno o más autos. Los vehículos modelo SUV, como el Toyota RAV-4 y Hyundai New Tucson, son sus favoritos.

Según el ránking de Anac de las diez SUV más vendidas, las patentes promedian los $208 mil. Si se suma un segundo auto menor, se llega a cerca de $300 mil en patentes.

Con toda esta cuenta una familia ABC1 con un hijo escolar y otro universitario que tiene dos autos pasará de un gasto habitual de $2,3 millones a $3,1 millones.

Los grupos medios y bajos



Sonia tiene dos hijos, uno en el colegio Almodale de Concepción y otro que entrará a la Universidad San Sebastián. Sólo en útiles y uniforme para el menor calcula que desembolsará $150 mil.

El niño va a un colegio particular subvencionado, como lo hace el 57% de los hijos de la clase media y el 74% del sector medio alto. Estas familias no se salvan del pago de textos, porque a pesar de que el Mineduc les entrega libros gratis, el colegio les pide otros de lectura, inglés, religión, también para preparar el Simce o de caligrafía, los que promediaron, en diez colegios subvencionados, $68 mil.

A este gasto Sonia deberá sumar la matrícula de la Universidad San Sebastián, de $150 mil, y la patente de su Chevrolet Spark del año 2011, que suma $46 mil más. Este último gasto piensa pagarlo en dos cuotas para aliviar la carga.

En los grupos medios bajos y bajos no se considera el pago de este permiso ni del seguro obligatorio porque la tenencia de vehículos es de sólo 17% y 4%, respectivamente.

El gasto de marzo se concentra en el ítem educación y no es poco para este grupo que, a pesar de mandar a sus hijos a colegios municipalizados - así lo hace el 59% del nivel medio bajo y el 69% del bajo - paga uniforme y útiles.

Ángela Díaz tiene a su hijo en el liceo Polivalente de Cerro Navia y ya le compró unos pantalones y zapatillas negras para empezar marzo. Gastó $40 mil, lo que equivale al 11% de su sueldo como empleada doméstica. "Los cuadernos, los lápices y otros útiles que le pidan los voy a comprar con el próximo sueldo", dice.

Cómo se hizo el cálculo



Los gastos habituales para los cinco quintiles de ingreso fueron estimados por el economista de Aserta Consultores, Hernán Frigolett en base a la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE 2013 y Cuentas Nacionales del Banco Central.Los de marzo, ligados a educación y transporte, se midieron a partir del Informe de Grupos Socioeconómicos 2013 de la Asociación de Investigadores de Mercado (AIM) que muestra el tipo de colegio al que asisten los hijos de los distintos grupos (particular, subvencionado o municipal), cobertura de educación superior y tenencia de vehículos por estrato.

Mientras en el estrato alto el 93% tiene uno o más autos, lo que implica pago de patentes, en los niveles de menores ingresos menos del 20% lo tiene. Por eso no se contabilizó dicho gasto.

En cinco años casi se duplica el litro de bencina



Desde el año 2009 que "El Mercurio" analiza los gastos de marzo para ver a qué carga se ven enfrentadas las familias en esta época del año. Al hacer un zoom a productos y servicios de consumo habitual el alza en los precios es significativa, sobre todo en el valor de los combustibles y alimentos.

Hace cinco años un estanque de bencina de 50 litros se llenaba con $24 mil y ahora se necesitan $44 mil para abastecerlo. El alza del combustible ha impactado fuerte el pasaje del Transantiago que costaba en 2009 entre $380 y $460 y hoy entre $570 y 680, un 49% más en términos nominales.

Los permisos de circulación eran un poco más baratos. El Toyota Yaris, el más vendido en esos años, tenía una patente de $95 mil pesos. Hoy ese mismo modelo en su versión 2013 paga $110 mil. Lo que ha bajado es el seguro obligatorio: en 2009 los conductores debían pagar por él $11.180 y ahora $8.740.

El sondeo de precios de alimentos muestra que también han subido. Una sandía valía $1.250 y ahora en los supermercados cuesta $2.500; un kilo de posta costaba $4.249 y ahora vale $5.790 y el litro de leche pasó de $560 a $700.

El agua, la luz y el gas natural no han experimentado cambios sustanciales en sus precios.

Colegios más caros



Otro gasto que se comienza a pagar en el mes de marzo es la mensualidad de los colegios. Hace cinco años las más caras llegaban a los $305 mil en colegios de Santiago. Ahora superan los $400 mil en varios colegios ingleses de la capital, e incluso llegan a los $500 mil. El transporte escolar subió de $30 mil a $49 mil para recorridos dentro de la comuna; los útiles y libros pasaron de $140 mil a $221 mil. Y los uniformes, que se encontraban desde $23 mil para niña talla 12, según cifras del Sernac, ahora parten de los $30.149.

Las universidades no se han quedado atrás en el incremento de sus aranceles. La Universidad de Chile cobraba en 2009 mensualmente entre los $174 mil y los $372 mil, y este año sus valores van de los $233 mil a los $483 mil. En el caso de la Universidad Andrés Bello, la cifra iba de los $199 mil a los $533 mil y ahora está entre los $246 mil y los $644 mil.
Tarjetas, créditos y bonos para pagar los gastos

"Los zapatos, la parka y el polerón para el colegio los saqué con la tarjeta La Polar", cuenta Rosario Mayuri, quien tiene una hija en séptimo básico del colegio Complejo Educacional Esperanza de Macul. Como ella, el 79% de quienes se endeudan para comprar, lo hacen con tarjetas de grandes tiendas.

Así lo explica el abogado y socio de Defensa Deudores, Ricardo Ibáñez, quien agrega que los créditos se incrementan entre un 14 y un 15% en marzo.

El sector financiero está preparando sus campañas para enfrentar los gastos de marzo. Banco de Chile ofrece para el regreso a clases un avance en cuatro cuotas sin interés y Santander tiene para sus clientes la opción de pagar todos los gastos de febrero y marzo con sus tarjetas en tres cuotas sin interés.

Los créditos de la banca, sean de consumo o de tarjetas, son la segunda forma más común de endeudamiento a la que opta el 48% de los endeudados. Lo siguen las tarjetas de supermercados, con el 20%.

También hay ayudas que alivian, como los bonos que entregan algunas compañías. "El 37,5% de las medianas y grandes empresas les entrega durante el mes de marzo un bono a sus trabajadores; estos fluctúan entre $40.000 y $150.000. Los montos que se otorgan dependen de la empresa; incluso, a veces de la antigüedad que la persona tenga dentro de la compañía", explica la jefa de Márketing de la consultora de recursos humanos Adecco, Nicole Papazian.

Añade que el año pasado, Adecco consultó a quienes recibieron el bono de marzo en qué lo gastaron, y el 59% lo utilizó para pagar deudas, el 25% para comprar útiles escolares, el 10% con fines recreativos, y el 6% lo destinó al pago del permiso de circulación.

Recomendaciones



Adelantar las compras para enero cuando hay más ofertas y descuentos en el retail .

Comprar sólo lo imprescindible para comenzar el año escolar y esperar las liquidaciones, a fines de marzo, para adquirir el resto.

Preferir barrios de descuentos, como Meiggs para artículos escolares y San Diego para textos, donde se puede ahorrar hasta $17 mil en una lista de cinco libros.

Cotizar precios en distintas tiendas . El sondeo de precios del Sernac mostró que por el valor del uniforme más caro se pueden comprar tres de los más baratos.

Si es indispensable, endeudarse en la banca tradicional antes que en casas comerciales.

Cotizar antes de pedir un crédito .

No gastar más del 50% del sueldo líquido en cuotas de créditos.

Elegir siempre el menor número de cuotas para pagar.

Evitar los avances en efectivo de tarjetas de crédito por sus altos costos de interés y cobros de mantención.

Evitar consumir hoy y pagar en 90 días .

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia