Dólar Obs: $ 810,20 | 0,05% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.434,32
IPC: 0,60%
Sergio de Castro se retira de Chamisero y vende su participación a Sergio Reiss

jueves, 23 de enero de 2014

Marco Gutiérrez
Economía y Negocios

La iniciativa entrará en una nueva fase de expansión que contempla la construcción de departamentos y el arribo de nuevos operadores comerciales, considerando que este año llegaría a las mil viviendas habitadas.

Los empresarios inmobiliarios Sergio Reiss, Sergio de Castro —ex ministro de Hacienda del gobierno militar— y Juan Carlos Latorre fueron los fundadores del proyecto Chamisero en Chicureo, cuyas primeras obras partieron en 2004, aunque el predio de más de mil hectáreas en total fue adquirido en 1995.

Latorre se retiró en 2010 tras venderle a Reiss y ahora este último acaba de adquirir el 46% (equivalente al 39% del proyecto) de la propiedad que tenía De Castro en la sociedad matriz (Ecsa) que controlaba el 84% de Chamisero. MetLife posee el 16% restante de este desarrollo residencial donde ya existen 730 casas habitadas y siete inmobiliarias levantan sus iniciativas en terrenos que adquirieron.

De este modo, Sergio Reiss queda como exclusivo controlador de Chamisero, con el 84% de la propiedad. “Hace un par de años, Sergio de Castro me había manifestado su voluntad de salir de la sociedad por motivos familiares, imagino que quería descansar. Yo no tenía interés en comprar porque no necesitaba tener un mayor control, pero era complicado que él le vendiera a un extraño”, comentó el empresario que también tiene presencia en el mundo agrícola y vitivinícola.

Así, el viernes pasado y tras cerca de ocho meses de negociaciones, los empresarios llegaron a un acuerdo y firmaron las escrituras ligadas a la transacción. El asesor legal de Reiss en este proceso fue el estudio de abogados Philippi, mientras que en la parte financiera fue Tanner.

Reiss —quien declinó referirse al monto de la operación— aseguró que él planea mantenerse como controlador de Chamisero, pero admitió que “estaría más cómodo con algún socio capitalista fuerte, como un fondo de inversión inmobiliario”. Afirmó que ya existen algunos interesados en ingresar al desarrollo habitacional, pero que “eso será parte de una etapa que veremos en los próximos meses”.

Reimpulso


El controlador de Chamisero reconoció que existían algunas diferencias de opinión con Sergio de Castro en el último tiempo en torno a los planes para impulsar este desarrollo inmobiliario. “Cuando uno de los socios se quiere ir y el otro no, es difícil encontrar intereses convergentes”, comentó.

Pese a ello, precisó, la actividad de construcción se ha mantenido fuerte y actualmente levantan sus condominios siete inmobiliarias: Fernández Wood Vizcaya, Inmobiliaria Security, Socovesa, Besalco-SAE, Idea Inmobiliaria (del Grupo Santa Cruz), Impulsa Desarrollos Inmobiliarios y Habitanet Gestión Inmobiliaria.

En la nueva fase que enfrenta Chamisero, destaca la construcción de departamentos, segmento que no han desarrollado hasta ahora, indicó Reiss, quien agregó que las empresas que están levantando casas les han manifestado el interés de clientes por vivir en viviendas en altura, las que requieren de menos trabajo en su mantención.

Este año, el proyecto sumaría otras 300 casas habitadas, con lo que superaría las mil viviendas con residentes. El gerente general de El Chamisero Inmobiliaria, César Mora, explicó que esa era “la masa crítica” que necesitaban para que tomara mayor fuerza el ingreso de actores del comercio y otro tipos de servicios, como el de atención médica.

El año pasado ingresaron a Chamisero Jumbo y Salcobrand, ahora se añade Tottus y están negociando con otros operadores de diversos rubros en materia de equipamiento. “Ya están tomando posiciones para poder estar listos en al menos dos años más”, sostuvo Mora.

Del total de hectáreas que posee este desarrollo habitacional, 530 de ellas son urbanas —para viviendas— y aún le restan por explotar 218 hectáreas.

En 2013, Chamisero Inmobiliaria comercializó cerca de 42 hectáreas a un precio promedio de tres UF por metro cuadrado. Hace cinco años el valor del suelo en esta zona era de solo 1 UF el metro cuadrado.

Sergio Reiss admitió que este sector del norte de la capital ha adquirido plusvalía ante la escasez de terrenos en el sector oriente y hoy es demandada por una parte importante del mercado. “Las preferencias de la clase media profesional de Santiago son venirse al norte, porque los sectores de la parte oriente, como La Dehesa y Vitacura, tienen valores muy superiores a los de acá. Una casa de siete mil UF en esta zona cuesta de 18 mil a 20 mil UF en una de esas comunas”, señaló.

Durante 2014, en Chamisero se materializarían inversiones de US$ 250 millones a US$ 300 millones. De esos montos, cerca de US$ 30 millones corresponderán a obras de urbanización que realizarán los controladores del desarrollo inmobiliario.

El resto corresponde a la construcción de viviendas por parte de las inmobiliarias.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia