Dólar Obs: $ 983,76 | 1,13% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 36.829,92
IPC: 0,70%
Grupo Hurtado Vicuña aprueba inversión de US$ 110 millones

jueves, 07 de noviembre de 2013

Marisa Cominetti
Economía y Negocios

En el primer trimestre de 2014, Cementos BSA iniciará las obras de ambas, con miras a que estén operativas en 2016.

El directorio de Cementos BSA, empresa controlada por el grupo Hurtado Vicuña, con más del 80% de la propiedad, aprobó recientemente una inversión de US$ 110 millones destinada a plasmar su plan estratégico de crecimiento, que apunta a lograr una participación de mercado de 25% en tres años, frente al 19% que hoy concentran de la industria. Se trata de la construcción de dos plantas cementeras: una ubicada en la comuna de Quilicura en Santiago, por US$ 60 millones en una primera etapa, y la otra en Coronel, VIII Región, por US$ 50 millones.

El gerente general de BSA, Julio Solar, indicó que el inicio de las obras (ambas instalaciones ya cuentan con la aprobación ambiental) está previsto para el primer trimestre de 2014, con el objetivo de que estén operativas en 2016.

En total aportarán 1,3 millones de toneladas de cemento al año, sustituyendo así la importación de material, con que actualmente satisfacen la demanda, por producción propia. En 2013, BSA importará desde Asia 600 mil toneladas, 20% más que un año atrás.

Solar agregó que la planta de Coronel se construirá en un terreno aledaño a la central termoeléctrica Santa María de Colbún y que su producción será de 700 mil toneladas anuales. En tanto, la de Quilicura tendrá una capacidad total de 1,9 millones, aunque en la primera etapa esta ascenderá a 600 mil toneladas. El ejecutivo indicó que este volumen es inferior al proyectado al principio, debido a la desaceleración económica que experimenta el país, sobre todo en minería e infraestructura. Pero agregó que el negocio cementero es de largo plazo y que las expectativas apuntan a una recuperación de la actividad. Ahí se evaluará la oportunidad para impulsar la segunda etapa por 1,3 millones de toneladas de cemento y una inversión superior a los US$ 60 millones.

Además, el plan para 2014 considera unos US$ 12 millones para habilitar un centro de descarga de clínker en el Puerto Central de San Antonio, insumo traído desde Asia para producir cemento.

Para este año, BSA estima ventas por US$ 200 millones, un 30% más que en 2012, mientras que para 2014 prevé unos US$ 250 millones. Una vez consolidadas las nuevas operaciones, la facturación llegaría a US$ 450 millones. Recién ahí evaluarán si suman a algún socio o abren la compañía a la bolsa.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia