Dólar Obs: $ 716,40 | 0,45% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.978,65
IPC: 0,20%
Fed iniciaría retiro de estímulos a fines de este año y finalizaría programa en 2014

jueves, 20 de junio de 2013

Mariana Penaforte
Economía y Negocios Online

Wall Street cerró ayer con fuertes descensos tras el anuncio del organismo: Dow Jones, su principal indicador, perdió 1,35% y el S&P 500 cayó 1,39%.

El presidente de la Reserva Federal de EE.UU., Ben Bernanke, entregó la señal más clara que el mercado estaba pidiendo desde el 22 de mayo, cuando hizo mención a que el organismo podría poner fin a sus medidas de estímulo a la economía en las “próximas reuniones”.

Ayer, en la conferencia de prensa que marcó el término de la reunión de dos días del Comité de Política Monetaria de la Fed, Bernanke puso una fecha estimada para el fin del programa de compra de bonos QE3 por US$ 85 mil millones mensuales: espera desacelerar el ritmo del programa a fines de 2013 y finalizar la adquisición de bonos alrededor de mediados del 2014. Eso, si la economía mantiene el esperado ritmo de crecimiento.

Bernanke dijo que el mercado laboral seguirá mejorando, apoyado en un crecimiento económico moderado que se fortalecerá los próximos trimestres, a medida que disminuya la política de restricción fiscal a corto plazo y “otros vientos en contra”.

También sostuvo más de una vez que la Fed ve la inflación regresando hacia el objetivo del 2%. Además, el comité decidió que mantendrá la tasa de interés entre 0% y 0,25% y que el primer aumento se realizaría solamente en 2015.

Respecto al crecimiento de la economía estadounidense, el banco central recortó su estimación de crecimiento del PIB para 2013 a un rango de entre 2,3% y 2,6%, desde el 2,3% al 2,8% previsto en marzo. No obstante, bajó su proyección para la tasa de desempleo a entre 7,2% y 7,3%, desde un 7,3% al 7,5% estimado hace tres meses.

El ex vicepresidente del Banco Central chileno, Jorge Desormeaux, señala que la visión de Bernanke sorprendió por lo optimista para la economía de EE.UU. y que las proyecciones de crecimiento para 2014 quedaron por encima del consenso del mercado.

Para el próximo año, la Fed subió la estimación de crecimiento de la economía a un rango de 3% a 3,5%, desde el 2,9% al 3,4% previsto en marzo. También para 2014, la entidad recortó la tasa de desempleo a un rango de 6,5% a 6,8%, desde el 6,7% al 7,0% previsto en su último informe.

Marcos Buscaglia, economista jefe para Latinoamérica de Bank of America Merrill Lynch, señala que el crecimiento para el tercer trimestre será más débil de lo que está estimando la Fed. “Nuestros economistas creen que el impacto del ajuste fiscal se va a reflejar en los números de empleo, básicamente en una menor creación de empleo en los próximos meses”, señala.

Reacciones del mercado


 Wall Street cerró ayer con fuertes descensos tras conocerse el anuncio de la Fed. El Dow Jones perdió 1,35%, mientras el S&P 500 descendió 1,39%. Las bolsas de Europa, que cerraron antes de los dichos de Bernanke, terminaron con bajas ante las expectativas de lo que sucedería con el QE3. El Ibex de Madrid lideró las pérdidas con una caída de 1%.

Mientras que en el mercado local, el IPSA siguió la tendencia y cayó 0,68%, mientras que el tipo de cambio cerró con una leve baja. No obstante, Fernando Soto, economista senior de BBVA Research, agrega que “deberíamos ver un menor financiamiento en dólares en la economía local y eso generaría una menor presión a la apreciación del tipo de cambio”.

“El mundo emergente ahora descubre que había beneficios en esas entradas de capitales, porque caen nuestras bolsas por el hecho de que suben nuestras tasas de interés de largo plazo y las condiciones financieras para las empresas se deterioran. El único aspecto que probablemente las empresas van a agradecer es la depreciación de las monedas, naturalmente”, señala Desormeaux, quien agrega que Chile no sufrirá grandes consecuencias por haber conducido una política monetaria y fiscal “muy prudente”.

Programa QE3: la polémica iniciativa que ocupó la Fed para fortalecer el empleo en Estados Unidos
El programa de flexibilización cuantitativa, denominado QE3, empezó a operar en Estados Unidos en septiembre de 2012, como una herramienta clave para mejorar la economía local y, especialmente, fortalecer el empleo. En esa fecha, el Banco Central estadounidense definió compras por US$ 40 mil millones en bonos inmobiliarios por mes. El programa marcó una diferencia con las otras rondas de compras de bonos por parte de la Fed, las cuales tenían un límite temporal.

Los bonos inmobiliarios —el sector de la economía más afectado por la crisis subprime— fueron adquiridos por la Fed para entregar mayor liquidez a los tenedores de estos instrumentos, beneficiando a bancos, corredoras y entidades de retail, entre otras, que recibirán recursos frescos.

En diciembre del año pasado, el organismo decidió ampliar el programa y anunció un paquete de estímulos adicional, con más de US$ 45 mil millones mensuales en compra de bonos a largo plazo emitidos por el tesoro de EE.UU. A partir de eso, la Fed pasó a aportar los US$ 85 mil millones actuales y dijo que iba mantener el programa hasta que el mercado laboral del país mejorara.

El programa QE3 sustituyó las “operaciones twist”, que buscó mejorar el flujo de crédito en el país, en la que la Fed vendió bonos públicos estadounidenses con vencimientos a corto plazo para financiar la compra de bonos con vencimiento a largo plazo. La iniciativa duró hasta diciembre de 2012 y era una decisión que la Reserva Federal no tomaba desde hace más de medio siglo. La cantidad canjeada en todo el programa era inicialmente de US$ 400 mil millones.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia