Dólar Obs: $ 588,67 | 0,65% IPSA 0,55%
Fondos Mutuos
UF: 24.097,20
IPC: 0,20%
Chile es el país que más incrementa su PIB per cápita en Sudamérica desde 1990
lunes, 22 de abril de 2013
Economía y Negocios

Lina Castañeda y Elisa Villalobos
Ocupa el lugar 18 entre los 20 países con mayor crecimiento de este indicador a nivel mundial, alcanzando en 2012 un monto de US$18.419 ajustado por paridad de compra. Chile ocupó el lugar 18 entre los veinte países con mayor crecimiento del PIB per cápita en 1990-2012 tras alcanzar el año pasado un monto de US$18.419 ajustado por paridad de compra, con un incremento de 268,7% en el período. Según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), si se considera el período 1990-2018 se situaría en el lugar 19 entre los 20 países con mayor expansión.

Al tomar un lapso mayor, entre 1980 y 2012, Chile pasa a ocupar el puesto 23 de las economías con mayor incremento, de un total de 135 países.

Luego de la crisis de los 80 vinieron años de bajo crecimiento en la economía chilena y un período más corto con términos de intercambio -especialmente el precio del cobre- con valores históricamente elevados, explica Matías Madrid, economista jefe del Banco Penta. Pero independientemente de esos factores, destaca que Chile tiene fundamentos que lo diferencian del resto del mundo, entre ellos, una economía abierta al comercio internacional y un excelente manejo de política económica, con una política fiscal responsable y una política monetaria manejada por un Banco Central autónomo.

En 1990, el PIB per cápita de nuestro país era un 20% del que tenía Estados Unidos y hoy en día es de un 40%, con lo cual ha ido acortando la brecha, señaló Gonzalo Sanhueza, socio de Econsult RS.

Antes de sobreentusiarmarse con las cifras, el economista jefe del Banco Santander, Pablo Correa, hace dos consideraciones. Primero, que tuvimos una sorpresa demográfica más allá de lo que recoge el FMI, porque de acuerdo al censo, la población es menor y eso tiene efecto. Otro impacto es el que proviene del tipo de cambio, el peso se ha apreciado y al medir el PIB en dólares esto tiene efecto.

¿Cómo sostener el ritmo de expansión?
No obstante, no hay duda que ajustado por la paridad de compra, este indicador se duplicó en los últimos diez años y para mirar si es sostenible o no a futuro, Correa apunta a las fuentes de crecimiento: en los últimos tres o cuatro años, el crecimiento proviene de un aumento importante en la productividad que no se estaba dando en el pasado.

Como la economía chilena aún está en un período de convergencia hacia tasas de crecimiento del PIB más parecidas a las de países desarrollados, en su opinión todavía queda un quinquenio en que la economía chilena puede tener tasas de crecimiento por sobre los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). No obstante, advierte que tarde o temprano la acumulación del trabajo y el capital van a tender a disminuir por lo que una forma de mantener la tasa de crecimiento del PIB per cápita a mediano y largo plazo es mediante aumentos de productividad.

"No podemos confiar simplemente en un aumento de la participación en el mercado laboral o en el incremento de la inversión, ellos por sí solos no van a garantizar la sostenibilidad de la expansión del PIB per cápita. Tenemos que considerar reformas que cambien la combinación de trabajo y capital y en ese sentido hay dos temas pendientes: modernización del Estado y educación asociada a la productividad del trabajo", enfatiza.

A modo de ejemplo, señala que una empresa minera internacional hizo un estudio para analizar la productividad y uno de los datos fue mirar cuánto demoraba un trabajador en soldar un tubo y en construir un andamio. La medición arrojó que la productividad era un tercio de la que tiene Canadá.

Si más allá de 2018 el país avanza o se estanca, eso dependerá de si somos capaces de dar el salto siguiente de productividad, remarca Correa.

Las proyecciones del FMI hacia el futuro asumen un crecimiento en términos reales en torno a 4,6% para la economía chilena, situación que según Matías Madrid es perfectamente factible e incluso estaría levemente por debajo del crecimiento potencial estimado para la economía que en la actualidad se ubica algo por debajo del 5%.

Los términos de intercambio constituyen en su opinión un elemento relevante para alcanzar niveles de PIB per cápita sobre los US$22.000 a paridad de poder adquisitivo, lo que permitiría al país acercarse a niveles de desarrollo. Considera importante que el valor del cobre se mantenga sobre US$3 la libra, lo que estima probable en el mediano plazo, dado que en este escenario China mantiene un crecimiento sobre 7%.

Pero Madrid ve riesgos que dicen relación con la incertidumbre política y tributaria y en el ámbito externo, el ritmo de recuperación de la actividad mundial. Lo que se asume es que el crecimiento mundial inyectaría un impulso adicional a la economía local en los próximos años permitiendo alcanzar el nivel de PIB per cápita asociado al desarrollo cerca de 2017.

Y a nivel estructural, coincide en que "para mantener un crecimiento per cápita sostenido, es indispensable generar aumentos en la productividad, situación muy relacionada a la calidad de la educación".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia