Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Chile es el país de la OCDE que más aumentó su PIB en los cinco años posteriores a la crisis

miércoles, 13 de marzo de 2013

Nicolás Marticorena y Pablo Kreuzig
Economía y Negocios

Durante este período, el tamaño de la actividad superó al de varios países europeos, como República Checa y Grecia.

El impacto del estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos y de la crisis de deuda en la Zona Euro ha cambiado la posición de Chile en el mapa económico global.

Un claro ejemplo es el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional -medido por paridad de poder adquisitivo (PPP), por sus siglas en inglés-, el que aumentó 24% entre 2008 y 2012.

Esa velocidad de expansión hizo que la actividad local superara a cualquiera de los 34 miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Tomando en cuenta datos de dicha entidad y del Fondo Monetario Internacional (FMI), sólo Israel, Turquía y Polonia se acercan a esos niveles de crecimiento. El PIB, medido por paridad de poder de compra, es el más utilizado por los especialistas para efectuar comparaciones entre distintas economías, ya que toma una canasta de divisas para un conjunto de factores. Además, su cálculo evita las distorsiones que genera el tipo de cambio para un año específico.

Debido al sólido crecimiento del último quinquenio, impulsado especialmente por la expansión cercana al 6% entre 2011 y 2012, la economía chilena superó en tamaño a varios exponentes europeos, como Grecia y la República Checa.

En 2008, el PIB de Chile corregido por PPP llegaba a US$257 mil millones, mientras que el griego era de US$324 mil millones. Al cierre del año pasado, la economía de nuestro país se encumbró hasta los US$319 mil millones, mientras que la helena bajó hasta los US$281 mil millones. La situación es similar con la tendencia que ha exhibido la actividad checa.

Con el cálculo también se aprecia un cambio con Noruega. El tamaño de su PIB en 2007 era superior al nacional pues llegaba a US$247 mil millones versus los US$244 mil millones de nuestro país. A partir de 2008 la proporción cambió.

Si se comparara en PIB nominal, Chile -con un producto a 2012 de US$268 mil millones- de igual forma superaría a Grecia (con US$254 mil millones) y República Checa (US$193 mil millones). No así Noruega, que cerró al año pasado con US$499 mil millones.

Débiles cifras europeas
Si se analiza cuánto crecieron individualmente las economías de la OCDE en tiempos de crisis, el panorama más pobre lo protagoniza Europa.

Alemania, el motor de la Zona Euro, sólo incrementó su PIB en 9%. Sin embargo, Irlanda, Hungría, España e Italia casi no avanzaron entre 2008 y 2012. La situación es más dramática si se considera que Grecia, Eslovenia y Portugal registraron tasas negativas en ese período.

Para Jinny Yan, economista del banco británico Standard Chartered, la situación del Viejo Continente continuará este 2013, incluso peor a lo esperado.

"El problema de Europa es que el consumo está deprimido por el alza de impuestos y el alto (y aún al alza) desempleo. Todo esto está manteniendo la confianza débil, lo que se traduce en menores niveles de inversión", indicó la experta.

Yan cree que la economía de la Zona Euro no se contraerá 0,2% este año, sino 0,5%.

El crecimiento tampoco ha sido tan fuerte en Norteamérica. La economía de Estados Unidos, por ejemplo, sólo avanzó 9,5% en cinco años. La tasa es más baja que la expuesta por Canadá (11,1%) y México (13,6%).

China, líder global
Fuera del grupo de la OCDE, el crecimiento de los países emergentes es notable. China, la segunda economía del mundo, se expandió 50,7% desde 2008.

India, otro gigante asiático, vio elevarse su PIB corregido por PPP en 38,5%. Por otra parte, Brasil -la economía más grande de América Latina- avanzó 18,5%, mientras que Rusia, el otro integrante de los BRICS, sólo creció un 10%.

Estimación de crecimiento para 2013 se eleva a entre 5% y 5,5% La encuesta mensual de expectativas económicas (EEE) que levanta el Banco Central arrojó un aumento en las proyecciones de crecimiento de 2013, desde 4,9%, que era el consenso del mes anterior, a un 5%. En el intertanto, las estimaciones de varios economistas están convergiendo hacia una expansión de 5,5% para el año.

El sondeo abarcó una muestra de 56 académicos, consultores y ejecutivos o asesores de instituciones financieras. Ellos prevén un alza de 5,4% en el Indicador de Actividad Económica (Imacec) de febrero en doce meses y la mantención de la tasa de interés de política monetaria (TPM) en un 5% anual al menos hasta diciembre, con un alza de 25 puntos base en enero de 2014.

También pronostican un alza mensual de 0,4% en el IPC de marzo y 0,2% en abril, y mantienen ancladas sus expectativas inflacionarias en un 3% hacia diciembre de este año y a diciembre de 2014, esto es, en el centro del rango meta que tiene el Banco Central en el horizonte de dos años.

A febrero pasado la inflación acumulaba una variación de 1,3% en doce meses, por lo que los cinco economistas que integran el Grupo de Política Monetaria (GPM), recomendaron que en la reunión de mañana jueves el Banco Central opte por mantener la tasa en su actual nivel. Esta recomendación también considera el bajo rango meta de inflación planteada por el Banco Central, y no acusa impactos del fuerte crecimiento de la demanda interna y del empleo en el país. Además, incorpora que las presiones inflacionarias externas están acotadas y las expectativas internas ancladas a la meta del instituto emisor.

Los expertos destacaron la pujanza de la economía y el hecho de que aún no se registran presiones inflacionarias, pero prevén que podría haber un aumento de la tasa de interés durante el segundo semestre, debido a la estrechez del mercado del trabajo que comenzaría a reflejarse en los precios internos. Integran el grupo: Manuel Agosín, Juan Eduardo Coeymans, Tomás Izquierdo, Guillermo Larraín y Gonzalo Sanhueza.

Al igual que otros economistas como Rodrigo Valdés, de Celfin-BTG Pactual, y Patricio Rojas, de Rojas y Asociados, Coeymans, Izquierdo y Agosín proyectan un incremento de 5,5% para la economía en 2013 y no descartan un alza de la TPM en el segundo semestre.

Izquierdo piensa que las presiones inflacionarias pueden estar un poco más allá de lo que recoge la canasta del IPC, particularmente en el caso de los arriendos, cuyos precios en su opinión no están siendo adecuadamente recogidos. La inflación en Chile suele dar sorpresas y si en el segundo semestre se produce un repunte preocupante, Izquierdo dice que es razonable pensar en un alza de tasa: "Hay que estar atentos, estamos en pleno empleo y con sesgo al alza tanto en PIB como demanda interna, y puede ser que las holguras por incrementos de productividad desaparezcan".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia