Dólar Obs: $ 945,35 | 2,96% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 33.654,90
IPC: 1,40%
El atún de Isla de Pascua se une a la langosta de Juan Fernández al obtener sello de origen

domingo, 28 de octubre de 2012

Camila Albertini
Economía y Negocios

En Europa, los consumidores pagan hasta 20% más por productos con indicación geográfica.

Hay quienes pagan hasta 20% más por un producto de origen. Así sucede con el queso Brie, de la región Ile de France (centro); el queso parmesano, de la provincia Reggio Emilia (Italia), y con los más de mil productos registrados en la Unión Europea. Chile no es la excepción.

Si en 2010 fue el limón de Pica y en 2011 la langosta de Juan Fernández, este año es el turno del atún de Isla de Pascua. Los tres productos tienen en común el ser una marca registrada. Y es que el próximo 31 de octubre, el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi) presentará la Indicación Geográfica del atún pascuense.

"Esto permite distinguirlo de otros productos de la competencia y le sugiere al consumidor que ese producto, que tiene un sello de origen, viene de la zona geográficamente delimitada", dice Maximiliano Santa Cruz, director nacional de Inapi.

Los productos chilenos que tengan Indicación Geográfica (IG) o Denominación de Origen (DO) pueden acogerse a este sello. IG significa que la reputación, característica y cualidad de un producto se deben exclusivamente a su lugar de origen, y DO agrega intervención humana a su elaboración.

Jeannette von Wolfersdorff, emprendedora social, dice que la importancia está en la competitividad que agrega a Chile al entrar a la lista de productos que sólo existen en el país y que los consumidores valoran en dos dimensiones: la garantía de calidad y el respaldo económico a la zona respectiva.

Por ejemplo, un estudio indica que el 43% de los encuestados de la Unión Europea están dispuestos a pagar 10% más por un producto con DO o IG, y 8% de este mismo grupo pagaría 20% adicional por la calidad que asigna el saber que se trata de un producto de una región específica.

Aunque no hay un registro absoluto, en varios supermercados y almacenes del país se encuentra una diferencia de hasta 100% en el precio entre un limón corriente y un limón de Pica.

El Ministerio de Economía proyecta que, a septiembre de 2013, sean 50 los productos chilenos reconocidos, o al menos solicitados. "Se trata de una riqueza cultural y productiva que no podemos dejar pasar", dice Pablo Longueira, titular de dicha cartera.

La temperatura y calidad del agua más la dieta en la zona de Isla de Pascua hacen de este atún una especie única, según el informe técnico que presentó Von Wolfersdorff junto a Matías Platovsky al Inapi y que también se apoyó en encuestas a chefs y distintos gremios, como Fedetur.

Continúa la guerra entre artesanales e industriales
Los pescadores de Isla de Pascua venden el kilo de atún a $6 mil en promedio. Los intermediarios (que venden al sector turístico y al pueblo de Pascua) comercializan el kilo a $7.500. Y el consumidor paga en restaurantes un plato de atún a $13 mil. Sin embargo, Sarah Roe, presidenta de la Asociación de Pescadores de Hanga Piko, una de las cinco caletas de la isla, dice que al día se pescan sólo cinco o seis atunes que pesan entre 35 y 95 kilos, por la fuerte competencia de la pesca industrial. Y el sello de origen no pondrá fin a esta disputa.

"Cualquiera que se encuentre en la zona geográfica puede usar el sello automáticamente y no se le puede impedir", enfatiza Santa Cruz.

Según Roe, los pescadores ven con frecuencia a los barcos factorías -de España, China y Japón, en su mayoría- a 15 millas de la costa. Ante este problema, Santa Cruz aclara que Inapi "no pretende regular estos temas".

Aun así, Roe manifiesta su alegría por la indicación geográfica del atún, ya que el sello garantiza que la marca "Atún de Isla de Pascua" es exclusiva para este tipo de producto pescado en la zona delimitada.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia