Dólar Obs: $ 724,26 | 1,22% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 29.098,42
IPC: 0,30%
Instituto Chileno Norteamericano adeuda casi US$13 millones y síndico ve su continuidad

miércoles, 08 de febrero de 2012

C. Salamia, M. Gutiérrez y C. Olmos
Economía y Negocios

La entidad tiene pendientes obligaciones por unos US$4 millones con sus trabajadores. En estudio está la venta de sus activos.

A cerca de US$13 millones ascienden las deudas que el Instituto Chileno Norteamericano mantiene con sus acreedores. Esta situación, entre otros factores, lo llevó el pasado 10 de enero a solicitar su propia quiebra ante el 12° Juzgado Civil de Santiago. A fines de ese mes, el tribunal aceptó la petición de la corporación y ayer se oficializó tras su publicación en el Diario Oficial.

En su escrito presentado en Tribunales, el instituto explicó que su intento por conseguir un socio estratégico -asesorado por BL Financial Advisors- para darle viabilidad a la entidad, no prosperó. Ese factor, unido a la alta competencia en el mercado de cursos de inglés y también las obligaciones financieras ligadas a inversiones por $1.000 millones en sedes, obligaron a la institución a optar por la quiebra para enfrentar las deudas que tiene con bancos, trabajadores y proveedores, como la Librería Inglesa, uno de sus mayores acreedores.

De acuerdo con el síndico titular de la quiebra, Herman Chadwick Larraín, de los casi $6 mil millones (unos US$13 millones) que adeuda la empresa, un poco más de $2 mil millones -casi US$4 millones- corresponden a obligaciones pendientes con sus trabajadores, entre las que se encuentran sueldos y pago de cotizaciones. Se trata de 200 profesores y 100 administrativos.

Entre las medidas que ha adoptado Chadwick, destaca la solicitud de continuidad de giro de la empresa, para que el Instituto siga impartiendo sus clases y operando con normalidad. Al menos, hasta que se reúna la primera junta de acreedores a mediados de abril próximo.

En esa instancia se decidirá si vende la totalidad de los activos de la institución, como un conjunto, o si será por partes, señaló el síndico. Entre éstos, se encuentran las sedes de la entidad en Providencia, calle Moneda y en la comuna de La Florida. También la marca y los cursos que ofrece. "El valor del Instituto es su negocio, su marca y los servicios que da. Para que eso no se desvalorice pedí una continuidad de giro", acotó el abogado.

Pese a que en los últimos días el síndico despidió al personal de la entidad, recontrató a un grupo de 20 personas para que impartan los cursos de verano.

El presidente del sindicato de profesores del Instituto, Alejandro Padilla, señaló que la entidad les debe los sueldos de diciembre y enero.

El sindicato interpuso una medida precautoria sobre la sede de Providencia, como una forma de asegurar el pago de sus remuneraciones y cotizaciones previsionales. "Hace años que esa deuda venía creciendo y que los sueldos de los funcionarios se pagaban con préstamos. Es extraño que empresarios connotados de nuestro país no se hayan dado cuenta antes de esta situación", comentó el dirigente.

Fallida búsqueda
Durante 2011, el Instituto Chileno Norteamericano buscó un socio estratégico que le inyectara dinero a la entidad. En Aninat Schwencke & Cía., firma de abogados que asesora al centro educacional en la quiebra, comentaron que después de que fracasaran las negociaciones con potenciales interesados -entre ellos la Universidad Santo Tomás-, la corporación se vio obligada a asumir su quiebra.

El abogado de dicho estudio Cristián Gandarillas señaló que la petición de quiebra tenía tres objetivos: seguir impartiendo los cursos para los alumnos, mantener la mayor cantidad de trabajadores posible y recaudar el dinero suficiente para solventar las deudas pendientes.

Previo a la solicitud de quiebra del instituto, en diciembre de 2011, la Librería Inglesa había pedido la quiebra de la entidad. Pero ese proceso no prosperó.

Cifras$156 millones
fueron las pérdidas que registró la entidad entre enero y octubre de 2011.

300
trabajadores aproximadamente posee la institución, a los que adeuda unos $2 mil millones.

74 años
de existencia tiene el Instituto Chileno Norteamericano. Fue fundado en 1938.


Tradicional plantel de inglés El Instituto Chileno Norteamericano de Cultura -corporación de derecho privado sin fines de lucro- fue fundado en 1938. La entidad ha sido clave, entre otras cosas, porque allí se rinde el English Test Adaptive for Academic and Professional Purposes (ETAAPP), examen de inglés necesario para acceder a determinadas Becas Chile.

Según consta en su petición de quiebra, presentada en Tribunales, su directorio está integrado por Gonzalo Jiménez (presidente), Gary Keith, Rafael Guilisasti, Ana María Illanes, Jennifer Tsang, Angela Emerson, Gonzalo Miranda y Rodrigo Núñez.

Antes integraron su directiva personalidades como el fallecido empresario Ricardo Claro, el diplomático Octavio Errázuriz, el ex ministro Hacienda Eduardo Aninat y Mario Agliati.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia