Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.026,12
IPC: 0,20%
FMI: Chile puede crecer tras la crisis aun más que países considerados modelo de desarrollo

miércoles, 10 de junio de 2009

ALEJANDRO SÁEZ Y FRANCO VERA
Economía y Negocios

Nueva Zelandia, Irlanda o Singapur son, por sus características, un referente para la economía local. Aunque esta vez el alumno podría superar al maestro.

¿Qué velocidad recuperará Chile después de la crisis? Esa es una pregunta que se hacen numerosos expertos y que también está presente en otras partes del mundo. Como todo esta basado en proyecciones, la respuesta a esta inquietud no es fácil.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y JP Morgan son una de las pocas entidades que hacen estos ejercicios a más largo plazo. Y se puede ver una tendencia: Chile se recuperará incluso a una velocidad mayor que la de otros países que son modelo de desarrollo.

Lejos del 6%
Al compararse con estas naciones de referencia -por tratarse de economías relativamente pequeñas, abiertas al comercio y en muchos casos intensivas en recursos naturales- Chile sale bien parado, aunque lejos de los niveles de crecimiento de 6% de los noventa.

Uno de estos países de referencia es Nueva Zelandia y en menor medida Irlanda. En las proyecciones del FMI la economía local tendría incluso un mejor desempeño que dichas naciones y también que los Estados Unidos. Pero no todos están tan optimistas como el Fondo. Hay economistas locales que avizoran crecimiento, pero en rangos inferiores que la entidad multilateral. Su argumento: medidas para mejorar la productividad que no se han tomado y que estancarían el camino del país a los estándares desarrollados.

Las cifras del FMI cuadran con los números que anticipa el JP Morgan. De acuerdo con este banco norteamericano, Chile crecerá el próximo año 3,2%, por encima de Brasil, aunque por debajo de Perú. Nueva Zelandia, en cambio, crecería el próximo año 2,6%, después de una caída de 2,1% este año, mayor al -1,4% que proyecta el JP Morgan para Chile en 2009.

Irlanda vive serios problemas en su sistema financiero. De acuerdo con el FMI, en 2009 se contraerá 8% y en 2010 el retroceso del PIB será de 3%. Recién en 2011 escalará a números levemente azules y de ahí hacia adelante se estabilizará en 2,5%.

"El FMI está proyectando que se acabó el boom irlandés", dice el economista de la Universidad San Sebastián, Erik Haindl. En la fecha que Irlanda crezca del orden de 2,5%, los pronósticos del Fondo esperan que Chile se esté expandiendo al doble.

Mejor es el futuro de Singapur, una economía que "es casi perfecta", comenta Haindl. Sin embargo, su gran dependencia del comercio internacional le pegará con dureza. Según el FMI, este año caerá 9,9%, pero sus buenas políticas le permitirán repuntar hacia 2011, con tasas del orden de 5%.

¿Demasiado optimismo?
Así como Singapur es la estrella en materias de políticas públicas, en el caso de Chile hay más bemoles a la hora de evaluar si se están aplicando las medidas correctas.

Porque si bien el FMI proyecta tasas de crecimiento por encima de estos países modelos de desarrollo, aún nuestro ingreso per cápita es bajo como para que existan más oportunidades en orden a cerrar esa brecha, explica Erick Haindl, de la U. San Sebastián.

Rosanna Costa, del Instituto Libertad y Desarrollo, cree que la tasa potencial de crecimiento de Chile está más cerca de 4% y que ha venido bajando en los últimos informes del comité de expertos que convoca el Ministerio de Hacienda y del cual ella forma parte.

"Hay una serie de temas que detienen la velocidad de crecimiento de Chile", asevera. Y enumera entre ellos la modernización del Estado, el desarrollo energético, más competencia en telecomunicaciones, innovación tecnológica, las facilidades para abrir un negocio, modernizar la ley de quiebras.

Ejemplifica: "En los noventa fuimos pioneros en aplicar el multicarrier. Hoy aún está pendiente la norma de televisión digital".

"El problema del FMI es que son sólo proyecciones. Lo que pasa en la realidad está por verse", opina Haindl. Chile tiene un punto a su favor, dice, y es que tiene un sistema financiero sano: "Cuando este factor existe, la evidencia histórica es que los países salen más rápido de la crisis".

Haindl es menos optimista que el Fondo Monetario Internacional. A su juicio, el potencial de crecimiento de la economía chilena no supera el 3,5%. Eso serán los números en los que debería estabilizarse la economía después de la crisis.

El Hernán Frigolett es un poco más optimista: espera un PIB potencial de 4,5%. "Ha habido avances en el tema tecnológico. El problema está en la formación de capital humano que pueda aprovechar las oportunidades abiertas en esos sectores".

Brasil entra oficialmente en recesión, pero expertos creen que junto a Chile y Perú, será el que más rápido se recupere en la región
"Las economías de la región que están claramente mejor posicionadas hoy son las de Brasil, Chile y Perú", comenta el economista jefe para Latinoamérica del Deutsche Bank, Gustavo Cañonero.

Ayer la cifra de crecimiento brasileño sorprendió a los expertos. Entre enero y marzo registró una contracción de 0,8% respecto del último trimestre de 2008, mientras los analistas esperaban una baja en torno al 1,9%. La cifra confirmó la recesión para Brasil, que había caído 3,8% el trimestre previo. Y pese a ello, la noticia cayó bien.

El candidato que podría salir más rápido de la recesión en la región es Brasil, dice Alfredo Coutiño, economista senior de Moody"s Economy, quien comenta que la recesión que alcanzó este país es muy ligera. "Podría estar creciendo a tasas positivas durante toda la segunda mitad del año", asegura el experto, y proyecta que Brasil debería cerrar 2009 con un avance del PIB en torno al 1%.

Coutiño da tres claves por las que Brasil lideraría la salida de la recesión. Primero, por una baja dependencia con el sector exportador, a diferencia de otros como México, Perú y Chile. Eso implica que los golpes externos influyen menos en esta economía, en la que sólo el 13% del PIB depende del comercio exterior (a diferencia de Chile, que significa cerca del 40% del PIB).

Segundo, dice que Brasil ha utilizado de manera efectiva la política fiscal contracíclica, con un gasto fiscal que comenzó temprano en 2008. Y tercero, porque ese país depende más del mercado interno que del externo, lo que ha permitido al Gobierno poner un foco más acotado a la política fiscal, "dinamizando el consumo y la inversión en construcción", dice Coutiño.

Gustavo Cañonero coincide con Coutiño. Asegura que en Brasil "los factores domésticos de crecimiento permiten explicar mucho más de la situación económica que el comercio exterior o el contexto internacional".

Calentando motores
Brasil, Chile y Perú ya preparan sus motores para empezar a avanzar otra vez en 2010. Deutsche Bank proyecta que Brasil crecería 4,2% el próximo año, bastante más que el negativo 1% que espera para este año. En tanto, Cañonero dice que Perú debería crecer 5,5% el próximo año y proyecta un 3,8% para este año. Sería de los pocos que no entre en recesión. "Es lo que fue Chile en los años ochenta o noventa, con una tendencia de crecimiento del 7%, que desaceleró fuerte este año y empieza a recuperarse en 2010, dependiendo eso sí del comercio exterior".

En el caso de Chile, el Deutsche Bank espera un retroceso de 0,5% este año en el PIB, para volver a crecer en torno al 2,5% el próximo año. Cañonero ve en Chile la ventaja de tener una situación macroeconómica sólida desde el punto de vista fiscal y monetario, pero con el gran problema de ser una economía pequeña y muy abierta al mundo. "Por eso, de estos tres es el que más va a sufrir el lastre que impone el comercio internacional el próximo año", concluye el experto.




 Imprimir Noticia  Enviar Noticia