Dólar Obs: $ 685,81 | 0,37% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.953,42
IPC: 0,00%
El proyecto del Ejecutivo crea un plan único para el sector privado:

Reforma a isapres pone fin a diferencia de precio por sexo, pero seguirá por edad y enfermedades

martes, 23 de abril de 2019

Nadia Cabello y Judith Herrera
Nacional
El Mercurio

Aseguradoras tendrán libertad para fijar sus valores y solo una vez al año habrá una ventana para que los usuarios puedan cambiar su contrato.



Un sistema con cambios esenciales respecto del actual propone la reforma a las isapres del Gobierno, en uno de los dos proyectos de ley que firmó ayer el Presidente Sebastián Piñera -el otro es el del fortalecimiento al seguro público, Fonasa- y que ingresaría mañana al Senado con urgencia simple.

Con este se busca terminar con la multiplicidad de planes que ofrecen actualmente las aseguradoras, creando un Plan de Salud Universal (PSU), cuyas prestaciones a cubrir las determinará un comité técnico y donde los afiliados deberán hacer un copago máximo de 20% (ver nota secundaria).

"Esto es un cambio muy profundo porque el PSU, igual en todas las isapres, permitirá a los usuarios entender y elegir el mejor plan, el que más les conviene a sus intereses. Será dinámico y va a ir siendo mejorado permanentemente", afirmó el mandatario.

La reforma -calificada como una "cirugía mayor" por el ministro de Salud, Emilio Santelices- busca también introducir el concepto de solidaridad en el sistema, es decir, que con la cotización de los más sanos y jóvenes se ayude a financiar a la población más envejecida y enferma. Para ello se creará una fórmula de compensación entre las isapres que reúna y reparta parte de las cotizaciones de acuerdo con el riesgo de las carteras.

Lo anterior, según el Ejecutivo, permitirá que las isapres no puedan negar el acceso a un plan a personas con enfermedades preexistentes (se elimina la declaración de salud) ni hacer diferencias de precio entre hombres y mujeres en iguales condiciones de salud. Eso sí, se les permitirá cobrar primas distintas dependiendo de la edad y del estado de salud del afiliado.

"Es natural que existan personas sanas y enfermas", afirma el ministro Santelices, quien añade que "esas diferencias de acuerdo con los modelamientos que hemos hecho serán poco significativas".

Así, los hombres jóvenes y sanos que actualmente acceden a planes más baratos pagarán un poco más, mientras que los adultos mayores y enfermos, un poco menos, reconoce el secretario de Estado.

El proyecto mantiene la libertad que tienen las isapres para fijar sus precios, pero deberán hacerlo bajo ciertos parámetros e informar a la Superintendencia de Salud. Sus modificaciones se anunciarán a mediados de abril, y todos los años habrá seis semanas para que los afiliados comparen y decidan quedarse o cambiarse de plan. Será la única oportunidad al año para hacerlo.

Las estimaciones del Gobierno son que, en el promedio, no haya cambios sustanciales en lo que pagan las personas por un plan de isapre. Actualmente, la cotización promedio es de $140 mil, que se financia con poco más de 7% de la cotización de salud obligatoria.

El plan del Ejecutivo es que una vez aprobado el proyecto de ley, en cinco años todos los afiliados estén con el nuevo PSU. Si en ese período no han hecho el cambio voluntario, se hará el traspaso automático.

Desde la Asociación de Isapres, su presidente, Rafael Caviedes, dijo que reciben el anuncio "con optimismo", porque "lo peor que le puede suceder a cualquier sector es la incertidumbre. Y el sector isapres lleva casi 10 años de incertidumbre". Eso sí, dijo que debe conocer el texto del proyecto para estudiar el impacto que tendrán medidas como la eliminación de la declaración de salud o las coberturas del plan universal. Acerca de los precios de ese plan, afirmó que, "en la medida que el sistema sea más competitivo, yo espero que sean los más adecuados".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia