Dólar Obs: $ 672,83 | 0,69% IPSA -0,63%
Fondos Mutuos
UF: 27.639,18
IPC: 0,50%
El titular de Defensa visitó la localidad de Cariquima:

Ministro Espina aboga por más atribuciones para las FF.AA. en zonas extremas

lunes, 15 de abril de 2019

Gabriel Pardo Desde Cariquima
Nacional
El Mercurio

Detalló que eso ayudaría para poder "proceder a la detención, en delitos flagrantes, de bandas de traficantes".



El ministro de Defensa, Alberto Espina, se baja de un helicóptero militar y comienza a caminar rumbo a la localidad de Cariquima, cercana a la frontera con Bolivia, en la Región de Tarapacá.

Él mismo recomienda a quienes lo acompañan que no se agiten ni corran, porque pueden apunarse ante los más de 3.600 metros de altura.

Espina, junto al comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, llegan a las dependencias donde actúa la patrulla militar que resguarda la zona.

Se trata de 12 efectivos que se desplazan en vehículos blindados -Humvee-, llevan chalecos antibalas, visores nocturnos y fusiles Galil. Recorren el lugar como parte de su misión de resguardar la soberanía, con altas temperaturas durante el día y varios grados bajo cero durante la noche.

Mantienen un puesto de mando, cuentan con habitaciones, baños e instalaciones para cargar 12 mil litros de agua y combustible.

"Este lugar funciona como cualquier otro cuartel militar", afirma el subteniente Juan Navia, comandante de la patrulla de Cariquima.

Los militares están presentes desde 2015 y ello ha redundado también en una mayor seguridad para el poblado, donde viven unas 20 familias.

Así lo reconoce el ministro: "Antes de la llegada de los militares, los vecinos eran víctimas permanentes de traficantes de drogas, contrabandistas de autos y delincuentes que venían de otros lugares a robarles".

Así lo cree también Bartolo Mamani (58), de origen aimara, quien ha vivido toda su vida en Cariquima, y sentado en una esquina de la plaza espera que se inicie el Festival Andino.

"Acá había mucho robo, incluso entraban al pueblo y atacaban a los vecinos. Eso ha cambiado con la presencia militar", dice.

Detenciones

Más tarde, el ministro dirá a "El Mercurio": "Creo importante que en estas zonas se otorguen más atribuciones a las Fuerzas Armadas para poder proceder a la detención, en delitos flagrantes de bandas de traficantes, que muchas veces son denunciados por las Fuerzas Armadas, pero cuando llega Carabineros a detenerlos ya es muy tarde, porque son territorios muy extensos".

Según Espina, "es razonable que en las zonas extremas exista una mayor coordinación, establecida por la ley incluso, para que Carabineros y el Ejército actúen en conjunto".

El general Martínez detalla que en esa zona el Ejército mantiene cuatro patrullas: en Villa Industrial, Caquena, Cariquima y Olca.

"Si bien podíamos entrenarnos en otros lugares, quisimos hacerlo acá, porque era una zona alejada de los centros urbanos y la gente se sentía insegura", dice Martínez.

Cariquima forma parte del municipio de Colchane y cuenta con una añosa iglesia, una escuela y una posta. Los pobladores viven de la quinoa y la ganadería de llamas y alpacas.

Gran parte de los lugareños son de origen aimara. De hecho, reciben a las autoridades visitantes con un coro de niños que canta el himno nacional en esa lengua.

Cuando llega el momento de retirarse, no sin antes probar las sopaipillas de quinoa que una mujer prepara en una esquina de la plaza, el ministro felicita a los vecinos por "hacer patria" en una zona tan extrema.

Sin ir más lejos, los vecinos dicen con orgullo que Cariquima significa en lengua aimara "refugio de valientes".

12 efectivos
del Ejército se mantienen permanentemente en la localidad de Cariquima, en la Región de Tarapacá.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia