Dólar Obs: $ 668,19 | 0,64% IPSA -0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.634,59
IPC: 0,50%
¿Llegó la Disrupción a Chile?

martes, 19 de marzo de 2019

Economía y Negocios Online


Luis Hernán Paúl F. Director del Centro de Gobierno Corporativo UC y Miembro del G100

En Chile todavía hay muchas empresas tradicionales cuyos directorios están funcionando como si la revolución tecnológica fuera algo que no va a tener mayor relevancia para sus negocios o al menos no todavía.

La disrupción no debe asociarse sólo con empresas que desarrollan nuevos productos o servicios que reemplazan o desplazan los convencionales. También debe verse como la amenaza que generan las nuevas empresas y la forma en que las tradicionales desplazan a estas últimas, aprovechando nuevas tecnologías digitales que les permiten aumentar la eficiencia, mejorar la experiencia de clientes y/o ofrecer nuevas líneas de comunicación en tiempo real para la venta de productos y servicios tradicionales. Esta es la preocupación que creo debieran tener las empresas de retail, mineras, forestales y otras de las compañías chilenas tradicionales más importantes del país.

Ahora, hay además empresas en Chile que están enfrentando la competencia de grandes compañías tecnológicas extranjeras que ofrecen productos y servicios que caben dentro de la primera acepción de disrupción antes mencionada. Me refiero a casos como los de Netflix con los canales de televisión abierta y cable, WhatsApp con las empresas de telecomunicaciones y Uber con los taxis tradicionales.

Pero independiente de si se trata de la llegada de nuevos productos o servicios o bien de la mejora en la forma en que se ofrecen los existentes, lo fundamental es entender que lo que está pasando con la revolución tecnológica es tan relevante para el futuro de las empresas, que los directorios requieren ver cómo se suben al carro.

En este contexto, la medida que han adoptado en algunos directorios de incorporar un miembro con experiencia en temas tecnológicos puede ser valiosa, pero dudo que baste por si sola. Se requiere además que los directores entiendan, no tanto desde el punto de vista tecnológico, sino que más desde el estratégico, lo que está ocurriendo con la digitalización en su industria, para lo cual puede ser útil contar con visiones y diagnósticos de especialistas libres de conflictos de interés y capacitarse un poco en el tema.

Un camino adicional que puede resultar útil para las empresas tradicionales es relacionarse con startups que están innovando en sus industrias y explorar las opciones que existen para trabajar buscando espacios de colaboración mutua. Esto puede materializarse vía el ingreso a la propiedad del startup, el apoyo con recursos a emprendimientos y quedar como contrapartida con algún tipo de derechos si las cosas se dan bien, la conformación de joint ventures u otras vías.

Este es el camino que han tomado en el extranjero empresas tradicionales líderes como J.P. Morgan, Walmart, Bayer, Unilever y BMW. También es el que utilizan grandes empresas tecnológicas como Apple, Amazon, Google y Facebook, las cuales establecen relaciones con startups con potencial para permanecer siendo competitivas. En Chile, en cambio, son pocas las empresas que han hecho operaciones de este tipo a la fecha. Están los casos de Falabella, BCI, Telefónica y no muchos más.

En el G100 queremos hacer un esfuerzo para crear un espacio de encuentro y facilitar a más empresas tradicionales y startups la posibilidad de explorar esta posibilidad. Pensamos que ello es clave para hacer sustentable el desarrollo a futuro del sector empresarial y de los startups en Chile.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia