Dólar Obs: $ 692,79 | 0,02% IPSA -1,05%
Fondos Mutuos
UF: 27.725,01
IPC: 0,50%
Esquema de fraude por US$25 millones:

El escándalo por pago de sobornos para el ingreso a universidades que conmueve a EE.UU.

jueves, 14 de marzo de 2019

Amanda Marton Ramaciotti
Internacional
El Mercurio

La trama, que gestionó la admisión irregular de al menos 800 jóvenes, duró más de ocho años.



Pruebas de admisión adulteradas, fotografías arregladas con Photoshop, entrenadores deportivos corruptos... No es una película de Hollywood: se trata de una trama de sobornos por US$ 25 millones que ayudaba a padres ricos a conseguir cupos para sus hijos en algunas de las mejores universidades de Estados Unidos.

En total, 50 personas fueron acusadas de participar en el fraude más grande de este tipo en la historia del país y deberán enfrentar cargos por ello.

Ayer se informó que el expresidente ejecutivo de la firma de inversión Pimco, Douglas Hodge, será procesado en una corte federal en Boston; que el presidente ejecutivo de la compañía financiera Hercules Capital, Manuel Henriquez, renunció a su cargo, y que la actriz Lori Loughlin (famosa por la serie noventera "Full House") quedó bajo custodia de agentes del FBI en Los Angeles. Los tres recurrieron a técnicas tramposas para que sus hijos ingresaran a universidades, con el apoyo del cerebro de la trama, el asesor de admisiones William Singer.

Singer, quien se declaró culpable de asociación ilícita, dijo que desde 2011 hasta febrero de este año gestionó el ingreso de al menos 800 estudiantes en centros de estudio, como la Universidad del Sur de California, Yale, Georgetown, Stanford, UCLA y la U. de Texas. Para ello, creó una empresa de fachada de "asesoramiento universitario" -conocida como The Key ("La llave")- y manejó los fondos a través de una organización de caridad, lo que le permitía a los padres deducir los sobornos de sus impuestos.

Ante la justicia, Singer sostuvo que actualmente existen dos formas legales de entrar a la universidad: por la "puerta de enfrente", cuando los estudiantes se preparan para la prueba de ingreso, o por la "puerta de los fondos", como las admisiones de hijos de exestudiantes y atletas, o las donaciones de por vida. "Pero ninguna de esas posibilidades garantizaban que los niños ingresarán a las universidades. Yo lo que hice fue crear una 'puerta lateral' que sí lo hace", comentó.

Los padres pagaban miles -y a veces millones- de dólares para el acceso por la "puerta lateral". Con el dinero, Singer sobornaba a administradores de los exámenes de ingreso para permitir que las respuestas erróneas de los jóvenes fueran corregidas, y a los entrenadores deportivos universitarios para que quedara registro de que eran atletas dotados, incluso si no lo eran. En algunas instancias, Singer contrató a expertos que cambiaron fotografías médicas para hacerlos lucir más atléticos, y falsificó las etnias de los estudiantes u otros detalles biográficos para aprovechar la discriminación positiva.

"Puede que en la mayoría de los casos los jóvenes beneficiados no sepan que su futuro fue favorecido por un soborno... Pero las verdaderas víctimas de este caso son los estudiantes que se quedaron fuera del proceso para que entraran jóvenes mucho menos cualificados, porque sus familias pagaron por su acceso", sostuvo el fiscal a cargo del caso, Andrew Lelling.

"Los sobornos de admisión a la universidad son síntomas de un sistema más grande en EE.UU., en el que los padres adinerados utilizan sus privilegios para beneficiar a sus propios hijos a expensas de las familias más pobres, negras y menos conectadas. Es un sistema de acceso a la universidad desigual que es totalmente legal y generalizado", comentó a "El Mercurio" Richard Kahlenberg, del think tank Century Foundation y autor de varios libros sobre la educación superior.

"Las preferencias heredadas son acciones afirmativas para los ricos que dan margen para ese tipo de prácticas ilegales que se dan a conocer ahora, y es hora de eliminarlas", añadió.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia