Dólar Obs: $ 658,75 | -0,31% IPSA 0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.548,06
IPC: 0,10%
Llegan a alimentarse tras recorrer miles de kilómetros:

Al menos tres especies de tortugas frecuentan las aguas de Rapa Nui

lunes, 11 de febrero de 2019

Richard García
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Hasta ahora se han observado a las verde, laúd y carey. Esta última fue recién descrita para el área hace tres años y no llega a Chile continental.



Desde ambos extremos del Pacífico llegan distintas especies de tortugas a las aguas en torno a Rapa Nui, lo que transforma al área en un importante sitio de alimentación de estos animales.

Es lo que investiga la veterinaria Rocío Álvarez, investigadora de la U. de Chile y del Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas-ESMOI.

Ella está estudiando en particular a la tortuga verde ( Chelonia mydas ), de la que llegan dos morfotipos o variedades a la isla: una más oscura y otra más amarillenta.

"Se ha visto por estudios genéticos que las más oscuras se reproducen en el Pacífico oriental, es decir Las Galápagos (Ecuador), Costa Rica y México, mientras las más amarillas lo hacen en la zona Indo-Pacífico (Australia, Fidji y otras islas).

La más oscura es también común en las aguas costeras del norte de Chile, entre Arica y Atacama, donde llega para alimentarse, al igual que a Rapa Nui. En cambio la variedad más clara no está presente en el territorio continental.

Hace unas semanas, Álvarez concluyó el primer monitoreo de tortugas marinas realizado en la isla, para el cual contó con el apoyo de pescadores, buzos locales y la comunidad indígena. Lo hizo para estudiar el origen natal y la estructura genética de las poblaciones de tortuga verde de la isla, en el contexto de su tesis doctoral.

La investigación permitió obtener muestras biológicas e información de la forma del caparazón, cabeza y cola como también del peso de cada ejemplar capturado.

Además, cada uno fue marcado en las aletas delanteras con una placa metálica identificatoria. Estas permitirán realizar un seguimiento de los animales en el tiempo para confirmar sus rutas migratorias en caso de que sean recapturadas en otros lugares del Pacífico.

Durante la campaña se capturaron 20 individuos, 16 fueron juveniles y 4 adultos. De ellos, quince correspondieron al morfotipo melánico u oscuro y cinco al claro.

El análisis también reveló que casi el 50% de los individuos presentó lesiones y fracturas en el caparazón que fueron asociadas a la colisión con embarcaciones.

Si bien mostraron buena condición corporal y ausencia de parásitos, una tenía una malformación en el caparazón posiblemente asociada a malnutrición y otro ejemplar había perdido la visión del ojo izquierdo a causa de un anzuelo.

Uno de los ejemplares presentó lesiones asociadas a la contaminación marina y a las altas temperaturas.

La amenaza principal que enfrentan hoy las tortugas en el planeta es la pesca incidental, ya que son atrapadas dentro de las redes y mueren asfixiadas. Además también son perseguidas por su carne, especialmente la tortuga verde. Es parte de la dieta de las culturas tradicionales de las islas del Pacífico occidental, aunque en Isla de Pascua esta práctica fue abandonada hace años.

Otras visitantes

Si bien la tortuga verde es la más abundante en la isla, en los últimos años también se han observado representantes de otras especies que llegan a la zona a alimentarse.

Es así como al menos se han visto cuatro individuos de la tortuga carey ( Eretmochelys imbricata ), los que se han encontrado en las zonas coralinas en torno a la isla. "Son muy asustadizas y territoriales, por lo que si ven una persona se arrancan muy fácil, en cambio la verde está acostumbrada a ver buzos", cuenta Álvarez, quien en 2015 publicó un estudio que identificaba la especie por primera vez para Chile.

En 2011 la investigadora supo por pescadores de un encuentro cercano con una tortuga laúd ( Dermochelys coriacea ), la más grande de los mares y que también ocasionalmente llega a las aguas continentales. Este animal tiene un caparazón que puede medir más de dos metros.

"Esa es una especie más oceánica, por lo que los pescadores son los que más tienen la oportunidad de verla", cuenta Álvarez.

Revela que hace dos años también varó una tortuga cabezona ( Caretta caretta ), pero venía enferma, por lo que no se puede decir con certeza si está normalmente en esta aguas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia