Dólar Obs: $ 713,22 | 0,52% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.976,85
IPC: 0,20%
Informe de la Fundación Generación Empresarial

El 30% de las denuncias en empresas y pymes son por relaciones laborales, acoso y discriminación

lunes, 11 de febrero de 2019

Carolina Undurraga B.
Economía y Negocios
El Mercurio

Estudio reveló que la práctica de reportar irregularidades en el trabajo sigue siendo poco habitual en Chile, pero ha crecido sostenidamente en los últimos años.



El financiamiento irregular de la política y la colusión del tissue son algunos de los ejemplos de malas prácticas que motivaron a las empresas a reforzar sus canales de denuncias, pero no solo para acusar este tipo de conductas, sino que también para reportar transgresiones en el ambiente laboral.

Desde 2016, la Fundación Generación Empresarial (FGE) tiene una línea de denuncias -conocidas en inglés como hotlines - que está enfocada en empresas y pymes del país. El objetivo es que puedan contar con un canal para que colaboradores, socios, proveedores y clientes de una compañía puedan reportar en forma anónima y segura posibles hechos de corrupción, fraude o cualquier irregularidad al interior de las organizaciones.

Una práctica que según la experiencia internacional tiene gran efectividad: el Global Fraud Study, sondeo anualmente realizado por la Association of Certified Fraud Examiners, reveló que un 40% de los fraudes corporativos en 2018 se detectó por la vía de denuncias, y más de la mitad de ellos fueron reportados por colaboradores de la empresa.

En Chile el panorama aún está lejos de ser similar al global, sin embargo reportar problemas a través de esta vía es una tendencia que ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Denuncias crecen en Chile

Actualmente, la FGE entrega este servicio a 105 grandes empresas y 29 pymes, las cuales, hasta noviembre de 2018, ingresaron 3.005 denuncias y consultas al sistema. Dentro de estas, el 30% de las denuncias más usuales fueron las referidas a problemas en las relaciones laborales, acoso y discriminación. Le siguen, con el 14%, denuncias no relacionadas con temas éticos -aquellas que no se ajustan a esta definición, como denuncias comerciales, y que son redireccionadas hacia otras áreas de la compañía-, luego vienen las acusaciones por fraudes, robo y malversación con un 10%, porcentaje similar al que obtiene el ítem consultas.

El 36% restante corresponde a otros tipos de denuncias como "temas éticos" o problemas con clientes, proveedores, comunidades y medio ambiente.

"El tema del trato es algo esencial dentro de una compañía, del cual se debe hacer cargo. Entre los principales problemas hay muchos menos casos de los que aparecen en las portadas que los relacionados a trato laboral", comenta Paula Valenzuela, gerenta general de FGE. De hecho, el uso incorrecto de recursos de la empresa, el cohecho y la utilización de información confidencial y privilegiada solo representan, respectivamente, el 2% de las acusaciones. La importancia de las relaciones en el entorno laboral también quedó reflejado en el Barómetro de Valores y Ética Empresarial, otro estudio que realiza la FGE que mide la cultura de integridad y cumplimiento en las empresas. En los resultados del primer semestre de 2018 los conflictos que más afectaron a los empleados fueron el abuso de poder (39%) y la atribución de méritos ajenos (34%).

A pesar del desarrollo que ha habido en el país, la práctica de reportar infracciones dentro del ambiente laboral sigue siendo poco usual entre los chilenos: solo una de cada tres personas denuncia las transgresiones que observa. De ellos, solo el 15% lo hizo a través de una línea de denuncias, señala la información de FGE.

Paula Valenzuela explica que el problema está en que a las personas todavía les falta "la certeza del anonimato y la confidencialidad con la que se administra la información que recoge". "Además de confiar en que la institucionalidad de la empresa va a resolver el problema", añade.

La poca difusión de la existencia de una línea de denuncias es otra de las causas, solo el 52% de los colaboradores de las empresas dice saber que existe esta forma de reportar una irregularidad. "Las empresas parten despacio en los procesos de difusión para que no venga una ola de denuncias, porque no saben con qué se van a encontrar. Es real que cuando se implementa el sistema hay un incremento de denuncias al principio, pero que luego se normaliza", finaliza la gerenta general de FGE.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia