Dólar Obs: $ 676,60 | 1,73% IPSA -0,98%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,76
IPC: 0,00%
El expresidente de la UDI Ernesto Silva, de regreso en Chile

"Creo en una centroderecha diversa, pero con un límite: converger en un proyecto presidencial común"

sábado, 12 de enero de 2019

Gabriel Pardo
Política
El Mercurio

El exdiputado afirma que para proyectar a su sector en un segundo gobierno se debe promover una primaria en la que puedan participar la mayor cantidad de candidatos, incluido José Antonio Kast.



Hace pocos días, Ernesto Silva tuvo que desarmar -junto a su señora Jimena Álamos y sus seis hijos- 17 maletas más otros cuantos bolsos.

Regresaban de Palo Alto, California. Silva había concluido su año en la Universidad de Stanford como "Distinguished visiting fellow", estadía en la que se dedicó a investigar en el centro de estudios Hoover.

Todavía no terminaba de reordenar su casa cuando ya estaba poniéndose corbata para asumir su nuevo rol como vicerrector de Posgrados y Educación Continua de la U. del Desarrollo.

Ernesto Silva (43) fue diputado y presidente de la UDI, pero ahora -dice- quiere aportar desde su nueva posición académica para la formación de jóvenes. La política activa, por ahora, está fuera de sus planes. La reflexión sobre la centroderecha, no.

-¿Cómo analiza hoy la derecha en Chile luego de un año fuera del país?

-Veo que están pasando múltiples fenómenos en el mundo y hay que ser cuidadoso de querer importar diagnósticos simplistas. Por ejemplo, hoy se habla mucho de lo ocurrido en Brasil -y la elección de Jair Bolsonaro-, pero suele olvidarse que la sociedad brasileña es una sociedad en crisis y en colapso. Así que la situación electoral que ha enfrentado Brasil responde en parte importante a ese nivel de crisis y no tanto a un eje político que se esté articulando en el mundo.

-¿Cree que es muy distinto de la realidad chilena?

-Sí, es muy distinto de la realidad chilena. En Chile veo una política polarizada y una ciudadanía moderada. Y por lo tanto hay que mirar con atención lo que está pasando en el mundo. Un factor común es que suele haber una desconexión entre las élites políticas y los problemas de la ciudadanía. Y quienes mejor logran sintonizar con esos temas son los que logran tener éxito.

-¿Es posible que surja una derecha populista en Chile?

-Yo estoy convencido de que lo que Chile necesita es una centroderecha popular y no una centroderecha populista y la diferencia entre ambas está en las ideas. Una derecha popular es capaz de dar respuestas desde las ideas de la libertad, el mérito, la justicia y el emprendimiento. Y ofrece propuestas serias, creíbles y moderadas a la ciudadanía. No ofrece ilusiones ni promesas. No genera un ambiente de adversarios y un clima político de 'ellos' y 'nosotros'. El populismo suele definir un rival y un conflicto permanente.

-En la presidencia de la UDI fue reelegida Jacqueline van Rysselberghe. ¿Cómo interpreta ese resultado?

-Fue una elección muy estrecha con alta participación. Y cuando hay una elección así de estrecha eso invita a reflexionar a quienes están en la dirección sobre cómo conducir un partido que tiene miradas distintas y que requiere avanzar hacia el futuro. Tengo la impresión de que algunos van a enfatizar la defensa del pasado, mientras otros van a aspirar a conducir el futuro. Y creo que el futuro de la UDI se define si estos grupos son capaces de trabajar juntos.

-Van Rysselbergue visitó a Bolsonaro en su campaña y algunos criticaron que se pueda identificar a la UDI con una derecha populista. ¿Existe ese riesgo?

-Creo que los partidos tienen que estar conectados con el mundo, pero hacer los diagnósticos correctos. Brasil ha estado en crisis y en un fuerte colapso. Niveles de desempleo superando los dos dígitos por largo tiempo, un déficit fiscal de más de siete puntos, altos niveles de criminalidad y de corrupción que hacen que haya caído un gobierno y que haya un expresidente preso. Por lo tanto, la respuesta de Brasil hay que entenderla como una respuesta a una sociedad en crisis. Nosotros no podemos pretender la misma respuesta para un país que tiene mucho que mejorar, pero que ha logrado crecimiento, progreso y estabilidad.

-Hoy se habla de que habría dos derechas, una representada por Chile Vamos y otra por José Antonio Kast y su movimiento Acción Republicana.

-Hay que tener cuidado con las caricaturas y las categorías. La diversidad es un valor y en la centroderecha en Chile siempre ha habido diversidad. La diferencia es que a pesar de la diversidad se ha actuado en unidad. Y se resuelven las diferencias, se procesan y se debaten. Yo creo en una centroderecha diversa con distintas posiciones, pero con un límite: Hay que converger en un proyecto presidencial común y ganador.

-¿Cómo se puede lograr eso? Hoy se dice que presidenciables podrían ser Alfredo Moreno (ind.), Joaquín Lavín (UDI), Felipe Kast (Evópoli), o desde RN, Andrés Allamand, Manuel José Ossandón, Alberto Espina, Francisco Chahuán, Cristián Monckeberg. Y claro, José Antonio Kast...

-Años atrás teníamos problemas de escasez. Hoy tenemos muchas personas que ocupan posiciones de liderazgo. Creo que todos tienen claro que nadie puede ganar solo. En lo práctico, es importante tener una primaria presidencial lo más amplia posible, donde estén incluidos todos quienes tienen interés en liderar un proyecto de centroderecha.

-¿Eso incluye a José Antonio Kast?

-Me encantaría que todos estén incluidos, sí. Creo que todos deben estar incluidos para construir una candidatura común para enfrentar a la centroizquierda.

-¿Cómo?

-Hay que ver el momento y el mecanismo, pero creo que hay que promover la diversidad hasta el límite de permitir la convergencia en una propuesta única que permita ser una alternativa ganadora. La política hoy día está apostando a la diferenciación, pero tienen que seguir habiendo espacios de diálogo. En eso los centros de estudios y los liderazgos de los partidos tienen una tarea importante en generar convergencia y unidad. Para ser opción de mayoría, hay que generar convergencia.

''Es importante tener una primaria presidencial lo más amplia posible, donde estén incluidos todos quienes tienen interés en liderar un proyecto para la centroderecha".

''La situación electoral que ha enfrentado Brasil responde en parte importante a un nivel de crisis y no tanto a un eje político que se esté articulando".

 ''Los centros de estudios y los liderazgos de los partidos tienen una tarea importante de seguir generando espacios de convergencia y de unidad" 


 Imprimir Noticia  Enviar Noticia