Dólar Obs: $ 784,25 | -1,57% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.267,34
IPC: 0,10%
Se extiende por 1.135 km entre Puerto Montt, en Los Lagos, y el extremo sur de la Región de Aysén:

Carretera Austral suma nuevas barcazas y más frecuencias para la temporada turística

domingo, 06 de enero de 2019

SOLEDAD NEIRA FARÍAS
Nacional
El Mercurio

Operadores buscan revertir los números rojos del año pasado, cuando fueron golpeados por efecto del aluvión en Santa Lucía.



Nuevas barcazas y más frecuencias que buscan terminar con extensas esperas -de hasta días- para embarcar en Hornopirén, en la ruta Bimodal, y una recién estrenada lancha en lago O'Higgins, están entre las novedades que debutan esta temporada alta en la Carretera Austral, que se extiende por 1.135 kilómetros entre Puerto Montt y Punta Pisagua. Y aunque se asocia el fin de la ruta a su llegada a Villa O'Higgins, esta en realidad está al final de uno de los más emblemáticos caminos de la red que se ha ido tejiendo a partir de la Ruta 7, el nombre oficial de la vía.

Tras una temporada 2018 marcada por el duro golpe que representó la tragedia de Santa Lucía, que cobró 22 vidas e interrumpió la conectividad de la Ruta 7, disminuyendo en más de 50% la llegada de visitantes a la zona al sur de Chaitén, hoy impera el optimismo en la zona.

"Anda mucha gente", dice entusiasta el alcalde de Hualaihué, Fredy Ibacache, donde está Hornorpirén, puerto de las barcazas de la Ruta Bimodal, que suplen el tramo faltante de la ruta entre Pichanco y Caleta Gonzalo.

Este año, además de dos frecuencias subsidiadas, Somarco y Naviera Paredes, hay una tercera sin subsidio, con lo que suman tres alternativas diarias para el tramo (ver infografía).

Es difícil anticipar números "por el efecto del aluvión en 2018", asegura Christian Krebs, de Somarco, pero añade que "esperamos una excelente temporada". Optimismo que comparte Luis Paredes, de la naviera del mismo nombre, quien apostó por operar sin subsidio: "No daban abasto con dos barcos".

A ellas se suman trayectos entre Puerto Montt, Quellón, Chaitén y la zona norte de Aysén.

Otra novedad es la reapertura de la Reserva Llanquihue, al sur de Puerto Montt, a tres años de la erupción del Calbuco, que permite ver in situ los efectos de una catástrofe natural que cambió radicalmente el entorno.

Similar a Chaitén, donde las excursiones a la cima del volcán siguen siendo un imperdible si se tienen las condiciones para la caminata de un par de horas.

También producto de la naturaleza, la nueva fisonomía de Santa Lucía, que sigue con restricción para habitarla, está siendo un atractivo: "Estamos recibiendo mucha gente, los buses pasan con sus pasajeros, compran alimentos y eso ayuda a revitalizar el pueblo", comenta el presidente de la junta de vecinos, Patricio Ide.

En Aysén, una nueva lancha en el lago O'Higgins y el remozado muelle mejoran la experiencia de quienes llegan al extremo austral de la región, unos 500 km al sur de Coyhaique. En el camino, Cochrane es la base para visitar Parque Patagonia, con un museo recién abierto, o el Mirador del Calluqueo, a los pies del monte San Lorenzo.

Un poco más al norte, desde Puerto Tranquilo se pueden visitar las capillas de mármol, la catedral de mármol o Puerto Cristal, un antiguo campamento minero al que se llega tras cuatro horas navegando por el lago General Carrera.

Desde ahí es posible acceder a la laguna San Rafael por Bahía Exploradores mediante balsas, porque aún no se recuperan dos kilómetros de caminos arrasados por un aluvión.

FLUJO

Más de 50% crecía el tránsito de pasajeros antes del aluvión de Santa Lucía, cifra que se busca recuperar.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia